Fútbol

‘Acaba cuando termina’

The Strongest hizo suyos los últimos minutos y consiguió el gol del triunfo

Unidos. Méndez, Escobar y Chumacero abrazan a Ramallo, autor del gol, y celebran la victoria atigrada.

Unidos. Méndez, Escobar y Chumacero abrazan a Ramallo, autor del gol, y celebran la victoria atigrada. Foto: Ángel Illanes

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

05:12 / 16 de febrero de 2012

Esa frase que en el fútbol es tan conocida, “el partido acaba cuando termina”, se adapta justo y cabal a lo que sucedió ayer en el Hernando Siles, y el mérito es para el Tigre que buscó hasta el final y halló el justo premio.

Los últimos minutos fueron de The Strongest. A los 85’ Santos desperdició su última oportunidad cuando, luego de un magnífico pase de Neymar, Alan no pudo alcanzar la pelota con el arco a su disposición.

A partir de ahí el Tigre sacó fuerzas de flaqueza: a los 86’ González se dejó caer e inventó un tiro libre, que un minuto después cobró Escobar, un magnífico disparo que encontró una mejor respuesta del joven golero Rafael.

La presión no terminó y The Strongest forzó otros tres tiros de esquina, los dos últimos tuvieron la marca de Escobar, primero al intentar un gol olímpico que por poco le sale, pues un zaguero sacó casi de la línea; y luego vino ese centro, justo para la cabeza de Ramallo. Para celebrar.

Ochenta victorias paceñas

Ante extranjerosEl de ayer fue el triunfo número 80 de un equipo nuestro en La Paz: sobre 140 partidos por el torneo de la Libertadores de América, frente a elencos extranjeros, los equipos nacionales consiguieron 30 empates y sufrieron 30 caídas.

Van 24 del TigrePor varias razones, este partido número 42 de The Strongest en condición de local, ante equipos de otros países, será inolvidable. Los atigrados ganaron 24, empataron nueve y perdieron otros nueve. Esto significa que los gualdinegros cosecharon desde 1965 —cuando debutaron en la Copa— el 68% de las unidades disputadas en La Paz.

Ante brasileñosFinalmente: fue el noveno triunfo como local obtenido por un equipo paceño ante otro brasileño en la historia de la Copa Libertadores de América. Sobre 19 confrontaciones, otros cinco cotejos terminaron empatados y en cinco oportunidades se impusieron los conjuntos de Brasil.

Memorable

Muchas veces (más de 100) los equipos bolivianos ganaron como locales ante rivales  extranjeros de diverso calibre. Pero el de ayer, además del resultado, fue el mejor que he visto este año por la Copa Libertadores, y uno de los más lindos —porque sí, hay cotejos lindos y de los otros— en escenarios nacionales.Y fue obra de los dos. De un equipo local que pasó momentos de gran apuro y de un elenco visitante, verdadero campeón deportivo, con una encomiable actitud, comenzando por su figura famosa, Neymar, que hizo un “teatro” inocente y nada que fuese reprochable.

Hay que recordar, para ir paso a paso, que The Strongest empezó perdiendo, pero tuvo la virtud de no sentir el impacto. Dentro de sus posibilidades —y anoche fueron abundantes alimentadas por ese fogonero incansable que se llama Pablo Escobar— buscó el empate y lo consiguió en la jugada que había intentado varias veces: centro desde la derecha, muchos desairados y a contrapié, y Cristaldo que remató con pierna zurda para el uno-uno.

Pero si el primer tiempo había sido llamativo, el segundo fue para coleccionarlo en video y volverlo a ver. Y una vez más, por obra y gracia de los dos.The Strongest tuvo un rival muy difícil. Velocísimo en el contragolpe. Casi siempre sereno en defensa, en la que el uruguayo Fucile hizo un trabajo inmenso de marca y ataque.

Es cierto que los blancos visitantes aparecieron por momentos partidos en dos (los contragolpes atigrados los obligaban a descuidar el medio campo), pero cuando la pelota llegaba a Ganso, Neymar, y luego Elano, había que agarrarse. Santos tuvo por lo menos tres ocasiones de gol, incluyendo el disparo de Elano en el travesaño.

Pero The Strongest —que no quiso ser menos, que mantuvo una sensación de equipo durante los 90 minutos— no aflojó nunca. Tanto que el gol de la victoria llegó, en el minuto final, tras un córner de Escobar que Ramallo cabeceó de gran manera.

Santos olvidó la altura y aceptó el reto atigrado. Y The Strongest jugó como siempre imaginamos que debe hacerlo un dueño de casa.

Lorenzo Carri es periodista y estadístico.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia