Fútbol

Armando Escobar - ‘El San José de 1955 era cosa seria’

Armando Escóbar es uno de los tres integrantes del famoso equipo de “Los húngaros” que viven en Oruro. Los otros son Desiderio Montaño y Luis Peláez. Integraron el plantel que se coronó campeón por vez primera en el profesionalismo, en 1955.

Nació en Santa Rosa (Cochabamba) el 11 de julio de 1931.Es viudo. Estuvo casado con Esther Alarcón. Tiene tres hijos: Gladys, Ana María y Armando. Llegó al Santo en 1953.

Nació en Santa Rosa (Cochabamba) el 11 de julio de 1931.Es viudo. Estuvo casado con Esther Alarcón. Tiene tres hijos: Gladys, Ana María y Armando. Llegó al Santo en 1953.

La Razón / Jorge Asturizaga / Oruro

01:40 / 19 de marzo de 2012

— ¿Cuánto tiempo estuvo en el club San José?

— He estado 20 años en el plantel, llegué en 1953 y nunca más me moví. Esa vez había fidelidad, ahora se pasa de un lado a otro como si nada. La mentalidad ha cambiado, la cuestión económica es lo principal a la hora de decidir y lo entiendo.

— ¿Quién los bautizó como ‘Los húngaros’?

— El periodista Tito de la Viña, el comentario llegó desde La Paz. Recuerdo que en esa época se conocía mucho de la selección de Hungría y lo que hacía en Europa. Nosotros jugábamos como ellos, ganábamos con goleadas.

— ¿Qué tipo de fútbol practicaba ese equipo?

— Siempre vistoso. Me atrevo a compararlo con el Barcelona de este tiempo. Éramos incontrolables, jugábamos al toque, de memoria, era difícil marcarnos, ganábamos por goleadas. Ese San José era cosa seria.

— ¿Cómo obtuvieron el título de 1955?

— Era admirable porque en el segundo año de ingreso al profesionalismo salimos campeones. Se jugaba contra equipos de La Paz y Cochabamba en el Integrado. Cito a Bolívar, The Strongest, Ferroviario, Always Ready, Universitario, Wilstermann y otros que ahora se me escapan de la memoria. 

— ¿Hubo partido final?

— No. En La Paz frente a Bolívar hicimos un partidazo. Víctor Agustín Ugarte anotó dos goles, pero en ese partido tuve suerte también de marcar dos. Empatamos y sacamos una diferencia inalcanzable de cinco puntos sobre el segundo. Ahí dimos la vuelta olímpica.

— ¿Cómo fue el recibimiento en Oruro?

— Llegamos en tren, la gente vino a recibirnos, hubo una caravana hasta la plaza 10 de Febrero, se hizo una fiesta. Son recuerdos grandes que los tengo en mi mente.

— ¿Por qué le decían a usted el ‘Maestrito’?

— Porque Ugarte era el ‘Maestro’, el mejor jugador que ha dado el fútbol boliviano. Por mis condiciones creo que me dieron ese apodo.

— ¿Jugó con Ugarte?

— Estuve en la selección de 1957 a 1963.  También en la gira a Chile de 1962 reforcé a un combinado de Always Ready y Bolívar. Nos entendíamos como si siempre hubiéramos jugado juntos.

— Pero no estuvo en el Sudamericano de 1963...

— Me preparé con el grupo, pero me sacaron. Tenía los méritos bien ganados, sin embargo había jugadores que no debían estar, pero por cuestión de muñeca se quedaron. A Milton Flores y a mí nos sacaron.

— Dice que Ugarte fue el mejor, ¿usted vio jugar a Aragonés, Romero o Etcheverry?

— A todos los he visto jugar, pero el ‘Maestro’ no tiene comparación, era muy ágil. Todos los que me menciona fueron buenos jugadores, quizá Etcheverry se acercaba a Ugarte porque tenía picardía; pero como Ugarte, ninguno.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia