Fútbol

Bianchi, en su léxico no está el ‘no puedo’

Camilo Bianchi Reque —comunicador y exdeportista— dice que no hay nada que le impida salir adelante. Apasionado por el deporte, llegó a ser un arquero especial: un desgraciado accidente inutilizó una de sus piernas, aún así jugaba y hacía tapadas extraordinarias.

Camilo Bianchi, la historia de un periodista discapacitado que no supo de obstáculos a lo largo de su trayectoria.

Camilo Bianchi, la historia de un periodista discapacitado que no supo de obstáculos a lo largo de su trayectoria. Foto: Ángel Illanes

La Razón / Rafael Sempértegui / La Paz

00:48 / 27 de febrero de 2012

Nació en el departamento del Beni, vivió décadas en La Paz y actualmente radica en Cobija.

Bianchi es presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Pando y mantiene a la niña de sus ojos, Latitudes del deporte, programa deportivo que fundó hace 32 años. “Ahora va por Canal 45 en Pando Visión y en Radio Internacional”, sostiene.

La irremediable lesión, cuando aún era adolescente, no lo alejó del deporte. Así como siguió luciéndose en los “picados” con los amigos, y a veces con jugadores profesionales que también admiraban sus condiciones, incursionó en el periodismo deportivo y se transformó en relator no sólo de fútbol.

“Mi dificultad física nunca fue obstáculo para nada en mi vida. Será porque Dios lo quiso así y asumí mi situación con valentía. Trabajé con normalidad y los amigos me trataron igual. Además no tienes otra que salir adelante. Ahora, cuando te haces mayor, sí es más complicado, porque ya no tienes la misma vitalidad”.

Bianchi cuenta que sus inicios fueron gracias a las tapacoronas de los refrescos. De niño jugaba al relato, de ahí pasó a la cancha para permanecer en la Cuarta División del Club Municipal; cuando quedó lisiado de una pierna, pasó al micrófono para encarar el periodismo deportivo. “Tras la operación ya no pude hacer deporte en el ámbito competitivo, así que me dediqué a relatar. De chico ya lo hacía con las tapitas con los rostros de los jugadores. Formaba equipos y me imaginaba partidos”.

A fines de los años 70 fue a un concurso de relato en Radio Agricultura, en Chulumani, ganó entre 17 participantes y comenzó su vínculo con la radio que se hizo eterno.

Bianchi participó en diversos programas como Narrativas, Círculo deportivo, Equipo deportivo y finalmente Latitudes del deporte. Con el afán de profesionalizarse, se fue a Córdoba, Argentina, al Instituto Fioravantti —nombre del famoso relator argentino del siglo pasado— donde se especializó.

En La Paz trabajó con Oswaldo Roca, Saúl Abdelnur Sare, los hermanos Remberto y Grover Echavarría y el legendario mentor del periodismo Julio Borelli Viteritto, de quien recuerda que aprendió mucho más.

 “Considero que la época del romanticismo por el deporte y por el periodismo nunca más se repetirá. Se dio un cambio radical. Ahora todo pasa por la economía. El deporte, los medios de comunicación, los deportistas, nosotros los periodistas nos movemos con base en la economía”.

Lamenta que el deporte nacional haya retrocedido en vez de equipararse con los tiempos modernos.

“Me parecía mejor que de la Copa Simón Bolívar se fuera a la Copa Libertadores de América, porque la Liga no significó el avance que se dijo. Antes se promocionaba más, ahora ¡cómo cuesta sacar un jugador!”.

También se apena porque Cobija no tenga un equipo profesional y que Pando sea excluido. “Si no estás en el fútbol profesional, lo probable es que te borren de todo lo demás”.

Dice que vivió el periodismo deportivo en “una época dorada en la que se apelaba a la imaginación y creatividad. Nos tocaba conocer no solo de la parte periodística, sino de la técnica y muchas otras. Eso implicaba grandes esfuerzos, pero se lo hacía con gusto. Ahora las cosas se facilitaron mucho”.

Se frustra el futbolista y surge el periodista

Desde los 12 años, cuando con su familia se trasladó de Reyes (Beni) a La Paz, Camilo Bianchi formó parte del Club Municipal, jugó en la Cuarta especial, con gran perspectiva de llegar al primer plantel.

Pero se rompió la rótula a los 14 años, luego le practicaron una mala cirugía que de por vida lo dejó sin utilizar una de sus piernas, pero su gran fortaleza hizo que siguiera adelante.

De cuando vestía la guinda paceña recuerda a compañeros y rivales como Eduardo Angulo, los hermanos Artieda, los Oropeza, los Fanola y varios otros que prosiguieron, y jugaron en la Liga del Fútbol Profesional.

Incluso, cuando una prótesis fue el remedio para que pudiera caminar, continuó jugando y fue un temido arquero al que no se le podía encarar fácilmente y al que costaba hacerle goles por sus ágiles desplazamientos.

“Me dediqué a jugar fútbol de salón con los amigos periodistas y con muchos jugadores, por la amistad que teníamos”.

Transmitió fútbol en toda Sudamérica, excepto Chile que no tuvo la oportunidad de conocer; y quienes lo conocen destacan su gran conocimiento para relatar con propiedad boxeo, tenis y básquetbol.

Bolivarista de cariño, también cuenta que incluso llegó a boxear con un púgil profesional. Ahí se dio cuenta de que no tenía brazos, sino poderosas tenazas que se formaron por sus desplazamientos en silla de ruedas.

Actualmente tiene una productora propia en Cobija.

Nació en Reyes y se hizo paceño

Camilo Bianchi Reque nació en la localidad de Reyes, en Beni, el 28 de febrero de 1956.

Es viudo y tiene cuatro hijos: Camilo, Ítalo, Carlos Alberto y Bruno, con éste último radica hace años en la capital pandina.

Actualmente, Bianchi es el presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Pando y vocero de los discapacitados de Cobija.

Quienes lo conocen, sostienen que debe ser uno de los pocos periodistas que relata boxeo, tenis y básquetbol como debe ser.

Asegura que al margen del periodismo deportivo, el dibujo y la infografía son sus otras sus pasiones.

Fue testigo del arranque de otra generación

Entre sus gratos recuerdos Bianchi destaca que vio nacer en la profesión a una generación de periodistas como David Heredia, Rubén Rojas, Orlando Linares, los hermanos Rafael y Carlos Rivera, César y Ramiro Siles, entre otros.

“Esto del periodismo y otras actividades es así, de formarte y formar. En mi caso trabajé y aprendí mucho con don Enrique Rivera Sánchez y luego me tocó hacer el trabajo con sus hijos. Lo bueno de esta profesión es las amistad”.

“Camilo nos metió a muchos de nosotros en esta pasión llamada periodismo. Fue quien nos guió en los primeros pasos”, recuerda Rubén Rojas, director de Mundo deportivo, uno de los programas de radio más antiguos de Bolivia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia