Fútbol

Blooming arruina la fiesta de Oriente

Con tres goles en el segundo periodo, dio vuelta el marcador y superó los dos que su rival había anotado en el primero

Celebra Pablo Salinas, autor de dos goles en el clásico cruceño de ayer contra Oriente Petrolero.

Celebra Pablo Salinas, autor de dos goles en el clásico cruceño de ayer contra Oriente Petrolero. AFP.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

01:30 / 24 de noviembre de 2014

Blooming no solo cortó una racha de tres años y siete meses sin vencer a Oriente Petrolero, lo hizo por 3-2 dando vuelta el marcador de manera magnífica, sino que lo bajó de la punta y quién sabe que le haya cortado a su tradicional rival, al de toda la vida, las alas para impedirle alcanzar el título del torneo Apertura de la Liga.

El vibrante clásico cruceño jugado anoche en el estadio Tahuichi Aguilera terminó de la forma más imprevista, con una victoria celeste después de que su rival albiverde tenía —o parecía tener— los tres puntos en el bolsillo con la ventaja de dos goles obtenida en la primera parte. Es cierto que en los clásicos nunca se sabe, pero por cómo se dio el periodo inicial, Oriente parecía que lo tenía resuelto, y que difícilmente Blooming podía hacer lo que al final hizo.

No había duda alguna: el albiverde, bien parado atrás, manejando de forma adecuada la pelota y creando más claras opciones de gol, era el mejor de los dos, y como tal abrió la cuenta a los 13’ mediante un contragolpe y a los 24’ fue letal ante un mal despeje de la zaga celeste, ambos tantos convertidos por Mojica. El mismo mediocampista pudo, un poco después, conseguir el tercero, pero el golero Suárez respondió bien.

Cuando terminó el primer tiempo daba la impresión de que difícilmente las cosas cambiarían, menos que sería de forma radical. La diferencia parecía mucha. No había sido así. Blooming fue otro en la segunda mitad, atacó de forma incesante, además Oriente retrocedió muy temprano creyendo que con cuidar la diferencia le iba a alcanzar. En ese sentido, el mejor del partido pasó a ser otro y como tal dio no solo la sorpresa, sino el batacazo.

Las cosas se pusieron al rojo vivo cuando a los 9’, Salinas convirtió el descuento mandando la pelota, tras un pase, por encima del golero Arias. El partido se calentó, hubo dos expulsados, uno de cada lado con diferencia de solo un minuto (Mercado, de Oriente y Hurtado, de Blooming), y en medio de eso, el celeste tuvo más fortaleza.

Morales estrelló la pelota en el travesaño, en la jugada que pudo haber sido la del empate, que finalmente llegó a los 40’ con otro tanto de Salinas. Ahí ya no hubo forma de agarrar a Blooming, que envalentonado como estaba se llevó por delante a Oriente, hasta que en el segundo minuto de adición (47’), Minadevino, a pase de Salinas, colocó la pelota y puso el tercero (3-2).

Estalló la parcialidad de Blooming. No era para menos. Habían pasado tres años y siete meses después de su anterior victoria sobre Oriente. Y ésta los celestes la gozaron más, porque no solo se sacaron ese clavo, sino que frenaron a su tradicional rival y, de paso, se metieron de nuevo en la lucha. Es que no está muerto quien pelea.

Los datos

La figura

Quién sabe qué anduvo haciendo Pablo Salinas en el primer tiempo. En el segundo fue la otra versión de este experimentado jugador: hizo dos goles y la asistencia para el tercero. ¿Qué más?

Era de Mojica

Si el partido hubiera tenido solo 45 minutos de juego, la figura habría sido Gualberto Mojica, autor —en esa primera parte— de los dos goles de Oriente. Además, fue el cerebro.

El árbitro

José Jordán llevó bastante bien, con personalidad, un partido caliente. Algún rato le tembló la mano para sacar una roja, pero luego mostró dos seguidas, ambas bien puestas. 

Ha vuelto

Joselito Vaca está recuperado. Para quienes consideraban que ya no tenía cuerda, por algo Soria lo llamó a la selección hace unas semanas, y ayer lo confirmó con un juego muy atildado.

Soria le gana a Villegas un duelo que puede ser clave

Eduardo Villegas tiene fama de ser más defensivo que ofensivo y ayer les dio la razón a los que piensan así tratando de cerrar el partido un poco temprano, retrocediendo en el segundo tiempo a su equipo y dejándole espacios al rival. No contaba con lo que al frente terminó proponiéndole Mauricio Soria, que mandó a su equipo a ser más frontal, mucho más ambicioso, y que con esos y otros argumentos fue capaz de dar vuelta un marcador y llevarse las tres unidades.

Si de la mano del entrenador se trata, no es lo mismo ganar un partido equilibrado, dentro de lo normal, que hacerlo como lo hizo Soria anoche, primero viendo cómo iba perdiendo su equipo por dos goles de diferencia al cabo de la primera parte; segundo, cambiándole el espíritu en el entretiempo para volverlo todo un guerrero; y, tercero, ajustando clavijas en todas las líneas —en especial de mitad de cancha para atrás— con hombres —por ejemplo Salinas— que le cambiaron la cara y fueron verdaderos protagonistas de esta notable hazaña en la cancha.

Puede que haya sido, además, un triunfo que vaya a incidir en la decisión final de los dirigentes de la FBF, quienes están viendo aún si Soria o Villegas será el próximo seleccionador.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia