Fútbol

Boca Juniors liquidó sobre la hora pleito ante Palestino y abre la posibilidad de un 'superclásico' con River

Boca terminó su serie en la Libertadores con 18 unidades, ocho más que Wanderers. Palestino, con siete puntos, vendió cara su derrota con un planteo agresivo y de lucha sin cuartel, pero le faltó puntería en la definición. Zamora cerró sin puntos.

La Razón Digital / AFP / Buenos Aires

22:49 / 16 de abril de 2015

Dos goles sobre la hora en un vibrante final le dieron a Boca Juniors de Argentina la victoria 2-0 el jueves frente a un aguerrido Palestino de Chile, eliminado de la Copa Libertadores 2015, y facilitaron su salto a octavos de final invicto y con puntaje ideal en el Grupo 5.

Por la sexta y última fecha los chilenos dijeron adiós a la Copa con su derrota y también por el triunfo de Wanderers de Uruguay, que atrapó la segunda plaza vacante de la zona, al superar 3-0 al último de la tabla, Zamora de Venezuela.

El primer gol de los boquenses fue marcado por Leandro Marín de cabeza a los 82 minutos y el segundo por Jonathan Calleri, con un remate rasante dentro del área a los 90+3.

Un colmado estadio La Bombonera, con 55.000 almas, alentó sin pausa a un equipo que no despertaba frente a un adversario dominante, hasta que estalló en la celebración al filo del tiempo reglamentario.

Boca terminó la serie con 18 unidades, ocho más que Wanderers. Palestino, con siete puntos, vendió cara su derrota con un planteo agresivo y de lucha sin cuartel, pero le faltó puntería en la definición. Zamora cerró sin puntos.

Se abrió además la posibilidad de que Boca deba eliminarse con River, el superclásico argentino, aunque dependerá de resultados en otras llaves.

Aluvión tricolor

Los Árabes tricolores se habían lanzado desde el primer minuto a presionar a los 'xeneizes' en su propio campo. Se jugaban la vida a suerte y verdad.

Mientras el banco de suplentes chileno seguía minuto a minuto el desarrollo de Wanderers-Zamora en Barinas, el DT argentino Pablo Guede mandó a sus hombres a luchar a brazo partido por controlar el balón y atacar.

Marcos Riquelme no fue un delantero solitario en el esquema táctico 4-3-2-1. Lo acompañaban Leonardo Valencia y Mathias Vidangossy. La idea era desbordar por las bandas a Leandro Marín y Fabían Monzón, o perforar por el centro la trinchera de Marcelo Meli y Andrés Cubas.

La generación de juego, la creación, quedaba en los botines sabios de Agustín Farías. Más atrás Germán Lanaro, Jason Silva y Diego Torres se convertían en gladiadores para la recuperación de la pelota.

Boca, con un andar anodino, era una sombra de la escuadra rápida y dominante de los últimos tiempos. Jonathan Calleri no lograba conectar una maniobra de ataque con Andrés Chávez. Ni Franco Cristaldo ni el exquisito Juan Manuel Martínez podían hilvanar una jugada profunda, ni tomar el timón de las acciones en el medio juego.

No fue extraño ver al arquero boquense Orión tambalear tres veces. Le tapó una entrada a quemarropa de Riquelme, vio pasar un tiro de esquina que era gol olímpico si Marín no lo salvaba sobre la línea y Márquez casi lo bate con un formidable tiro de media distancia al ángulo.

Final emotivo

Despertó sólo un rato Boca en la segunda fase. Meli dominó una pelota fuera del área grande y amenaza al portero Darío Melo con un zurdazo cruzado que pasó besando el poste izquierdo. Melo le tapó luego un tiro franco pero débil de Meli pisando el área chica.

El aluvión azul y oro lo frenó insólitamente un apagón eléctrico. El encuentro estuvo suspendido ocho minutos por un corte en las torres de iluminación. Palestino no se rindió, pero sin poder de gol, sin puntería en la definición.

En el fondo había perdido a Matías Escudero, lesionado a los 7 minutos, pero su reemplazo, Paulo Díaz, se asoció con eficiencia en la marca a Esteban Carvajal y Germán Lanaro.

"íHay que ganar!", se desesperaba a los gritos Guede detrás de la banda lateral. Casi lo marca Guido Vadalá pero su remate se estrelló en el travesaño. Y Jorge Guajardo se lo perdió solo frente al arco.

El final ofreció emociones en un electrizante ida y vuelta. Melo le atajó un remate furibundo a Chávez. Pero Marín desató la locura y el festejo con su cabezazo. La cuenta la cerró Calleri con un derechazo rasante.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia