Fútbol

Bolívar, descolorido, va a la final

Jugó su peor partido en esta Copa y soportó una goleada impensada. Wilster le devolvió con la misma moneda y lo puso en jaque. Los penales salvaron al celeste

La celebración de los jugadores de Bolívar ni bien Romel Quiñónez le atajó el penal a Hugo Suárez. Foto: Pedro Laguna.

Festejo. La celebración de los jugadores de Bolívar ni bien Romel Quiñónez le atajó el penal a Hugo Suárez.

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

01:48 / 19 de julio de 2013

Si hubo un superhéroe anoche en Miraflores, un “hombre de acero” al tapar tres penales, fue Romel Quiñónez, a quien Bolívar —después de pasar una vergüenza en la cancha al caer goleado (0-4) en los 90 minutos por Wilstermann— le debe la clasificación a la final de la Copa Cine Center, una definición soñada ante el archirrival The Strongest para reeditar el clásico paceño y nacional.

Lo que sucedió en la definición, donde el arquero estuvo fantástico, no borra la imagen descolorida que ofreció la Academia en el lance. Fue un equipo desconectado, una síntesis del desconcierto que se volvió desesperación con el paso de los minutos cuando vio que sus intentos de por lo menos empatar se quedaban, una y otra vez, en las manos del juvenil Denis Cartagena, el golero del valluno.

El visitante salió a jugar como debía. Sabía que un triunfo, aunque fuera por la mínima diferencia, le permitía igualar la serie, pero terminó dándose el gusto de devolverle a Bolívar la misma moneda, los cuatro goles que había recibido hace unos días en el estadio Félix Capriles.

Tácticamente Wilster cumplió, se paró bien en la cancha y en el control del medio campo fue superior. La novedad en esa línea fue la presencia de Augusto Andaveris, quien dejó su habitual puesto de delantero para convertirse en un tapón. También fue clave la presencia de los españoles Quero y García, que con toques precisos abrieron enormes huecos en la desesperada defensa académica, que no logró encontrar la fórmula para controlarlos.

Con una jugada simple se encargaron de abrir la cuenta, Quero habilitó a García y éste definió con clase pisando el borde frontal del área grande, a un costado del arquero Quiñónez cuando apenas transcurrían cinco minutos de iniciadas las acciones.

El celeste nunca terminó de salir de su ofuscación, más allá de los intentos de Flores y Ferreira, quienes poco a poco —al ver que las cosas no salían— se fueron contagiando del resto y bajaron su producción.

Antes del segundo gol valluno, Ramallo se perdió dos situaciones inmejorables; sin embargo, en la tercera se redimió y a los 47’ alcanzó a tocar un fuerte remate de Quero y desvío el curso del balón para el 0-2.

En la segunda parte, Bolívar cambió cuatro jugadores de entrada, pero poco pudieron hacer para romper el muro defensivo y cuando lo lograron apareció la figura de Cartagena, quien con su magnífica actuación hizo olvidar sus errores del juego de ida. En la recta final, el aviador dio dos estocadas más: Mainz marcó un golazo a los 44’ y  Gianakis Suárez cerró la cuenta a los 47’, también con una buena definición. En los penales, la historia sería diferente.

La figura - Romel Quiñónez

No tuvo nada que hacer en los cuatro goles recibidos en el partido. Pero en la definición atajó tres penales y le dio a la Academia el pase a la final.

El árbitro - bien

Tuvo complicaciones por dejar pasar acciones bruscas de jugadores de los dos bandos. Después corrigió y estuvo acertado la mayoría de las veces.

Los datos

Como en 2012

Se repitió una parte de la historia: Bolívar ganó en Cochabamba y Wilstermann, en La Paz, tal como había ocurrido el año pasado. Lo que cambió fue la definición en los penales, aquella vez a favor del aviador, mientras ahora beneficiaron al celeste.

Exigente

Una vez más Bolívar comprobó que su público se enoja rápido. Los gritos en contra, desde las tribunas, no tardaron en llegar ayer, algunos convertidos en insultos. Los jugadores no disimularon su enfado por lo ocurrido.

La opinión de:

William Ferreira: ‘Por él (Romel) vamos a la final’

“Con bronca por el partido que perdimos, pero se ganó en los penales. Ahora nos espera un clásico que todos queremos jugar. Quiñónez estuvo fantástico, por él vamos a la final. Lo importante es que demostró que está a la altura y si estamos en la final es por él. Salimos rápido porque todos queríamos irnos a casa, nos sentíamos mal”.

Eduardo Moya: ‘Lo valioso es la clasificación’

“Me siento cada vez mejor. Hoy se dieron diferentes situaciones, pero tenemos que ser positivos, porque en el fútbol todo puede pasar. Nos golearon, eso no tiene que volver a pasar. Lo valioso es la clasificación, estamos en la final. Es normal que el público se enfade si las cosas no salen bien, eso es en todos lados”.

Néstor Clausen: ‘Me quedo con el partido’

“Me voy tranquilo porque cobramos revancha del 4-0 que nos hicieron. Ellos tienen un plantel numeroso, fuerte, pero nosotros fuimos superiores en la cancha, por eso me quedo con el partido, con lo hecho en la cancha. En cuanto a los penales, es suerte y es cuestión de patearlos bien. Tengo un buen grupo”.

Quiñónez se tomó la revancha

Perdido el partido por goleada, Bolívar encontró un bálsamo en los penales y, sobre todo, en la actuación de su segundo golero, Romel Quiñónez. Cuando el encuentro terminaba, una parte de la gente que estaba en las graderías pidió el ingreso de Marcos Argüello, en una señal de desconfianza en Quiñónez, quien había soportado los cuatro goles con los que Wilstermann igualó la serie semifinal.

Por eso para el guardameta tapar tres de los cinco disparos de los aviadores fue una revancha. De esa manera le demostró a la gente que se había equivocado al pedir que el técnico Portugal lo reemplazara para las ejecuciones.

Primero paró el tiro de Zenteno lanzándose a la derecha; Gianakis Suárez y Tordoya lo vencieron; pero en los dos últimos estuvo estupendo, al rechazar el balonazo de Romero y después el de su colega Hugo Suárez, quien había ingresado al final en reemplazo de Cartagena sólo para tratar de tener una buena tanda de penales.

Ferreira, Yecerotte y Arrascaita convirtieron para la Academia, falló Valverde y ya no fue necesario el quinto tiro, encargado a Miranda. Después de contener por tercera vez, Quiñónez ni siquiera celebró, corrió directo a la boca del túnel y se fue al vestuario en señal de protesta con la gente que no había confiado en él.

El domingo será la final de ida

A las 16.00

El primer clásico por la final de la Copa Cine Center está programado para el domingo a partir de las 16.00. La revancha será el próximo miércoles desde las 20.00. Igual que en las fases anteriores, si hay empate en puntos habrá definición por penales.

Un invicto

The Strongest llega invicto a la disputa del título. Jugó cuatro partidos, empató tres y ganó uno. Bolívar, en cambio, perdió esa condición anoche (dos empates, un triunfo y una derrota) al caer goleado a manos de Wilstermann.

Primera vez

Nunca antes el clásico paceño se disputó en una final de un torneo de pretemporada (ni cuando era la Copa AeroSur). Bolívar llegó a esta instancia por segunda vez consecutiva (el año pasado cayó ante Wilstermann). Atigrados y celestes igualaron en los dos cotejos de la primera fase (2-2 y 1-1).

Van 30 goles

Esta segunda edición de la Copa Cine Center tiene más goles que la anterior (2012) cuando faltan aún los partidos por el título. El año pasado fueron convertidos 25; en cambio, en este 2013 van 30, con los cuatro registrados anoche en el Siles.

Goleadores

Dos jugadores son los máximos anotadores hasta el momento: William Ferreira, de Bolívar y Yasmani Duk, de Oriente Petrolero, cada uno con tres tantos. Otros cinco jugadores tienen a dos tantos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia