Fútbol

Bolívar, nunca tan humillado

Bolívar escribió anoche la página más negra de sus participaciones en la Copa Libertadores de América, humillado por el vigente campeón, el brasileño Santos, que le asestó una avasallante goleada de 8-0 y lo eliminó del torneo.

Neymar. El astro se vengó después de haber sido maltratado en Miraflores. Anoche hizo un buen partido y dos goles, que se los ofreció a su hinchada. Los brasileños disfrutaron.

Neymar. El astro se vengó después de haber sido maltratado en Miraflores. Anoche hizo un buen partido y dos goles, que se los ofreció a su hinchada. Los brasileños disfrutaron.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

04:06 / 11 de mayo de 2012

El sueño que tenían los celestes, la ilusión que se habían hecho de seguir en carrera y pasar a cuartos, se transformó en pesadilla en la medida que llegaban los goles del adversario y al no poder hacer frente ni contener la notable exhibición futbolística de Santos, con jugadores —sobre todo Ganso, Neymar y Elano— completamente inspirados que se llevaron por delante a los celestes.

En cambio no apareció el Bolívar que en la fase de grupos, poniendo en práctica un fútbol equilibrado y exhibiendo una faceta diferente a la habitual de los bolivianos (con sólido juego, manejando bien la pelota y siendo frontal incluso como visitante), había conseguido la clasificación rompiendo la mala racha —de 12 años continuos— que perseguía a los equipos bolivianos sin pasar esa barrera.

Todo eso con lo que Bolívar fue capaz de encandilar (quizás se pueda entender que fue conseguido ante rivales de menor fuste que el Santo), lo tiró por la borda (incurrió en lo que tanto el técnico Hoyos había cuidado que no ocurriera) en un dos por tres, pasando al fútbol-desastre y protagonizando —tal vez sin que esos muchachos que saltaron anoche a defender la camiseta celeste lo merecieran- la mayor vergüenza de los últimos años sufrida por un equipo boliviano.

Hay dos elementos que confluyen para intentar explicar el resultado de anoche, si es que hay algo que explicar: la absoluta superioridad de Santos, de sus individualidades por sí solas y cuando querían del colectivo como tal —a partir del tempranero gol de Elano, a los 5 minutos— y las evidentes ventajas defensivas (sin contención en el medio sector y peor en la última línea) que dio Bolívar, que no supo —ni pudo— en ningún momento pararse bien para defender su portería, quizás porque no calculó el poderío con el que iba a enfrentarse.

Dio la impresión que Bolívar entró a la cancha con un plan que le duró escasos minutos (apostar lo que se pudiera al cero y tener la pelota lejos de su arco lo más posible), y no tuvo un plan B para rebatirle al Santos, que orquestó un verdadero show e hizo lo que quiso, mientras se lo propuso. Lujos incluidos, el brasileño no tuvo compasión de un rival desfigurado, de un Bolívar que esta vez no estuvo a la altura y salió por la ventana.

La figura - Paulo Henrique Ganso

Por una parte, destacó por su simplicidad; por otra, por sus lujos. Fue una de las varias figuras de Santos. Hizo un golazo de taco y otro de tiro libre.

El árbitro - bien

El uruguayo Vázquez estuvo preciso, siguió bien las acciones y cobró sin dudar. Nada que discutirle, ni siquiera en el claro penal de Argüello.

La goleada

Primer tiempo

Elano abrió la cuenta (5’). Aumentó Neymar, de penal (22’). Ganso puso el 3-0 con un lujoso taco (28’). El cuarto fue de Alan Kardec con un tiro rasante (30’) y el quinto de Neymar (36’), que hizo pegar la pelota en Valverde.

Segundo tiempo

Elano puso la media doce (50’) tras un pase de Neymar. Ganso, de tiro libre (53’), colocó un zurdazo maravilloso. Y Borges (61’), culminó tras toque de Elano en una jugada iniciada por Neymar tras un regalo de Frontini.

El ocho a cero es el peor resultado de la Academia

El 8-0 que anoche soportó Bolívar quedó en el tercer lugar de los resultados más dolorosos de nuestros equipos en la Copa Libertadores. Aparecen por delante las caídas que en 1970 sufrió Universitario de La Paz ante River Plate, en Argentina; y en 1971 The Strongest ante Peñarol, en Uruguay, ambas por 9-0.

Al mismo tiempo fue el peor resultado internacional de Bolívar, superando el 7-0 que le infligió Boca Juniors cuando se midieron en Argentina en la temporada 2007.Además, Santos le goleó por segunda vez, tras el 6-0 de 2005.

En la Academia había crecido la ilusión de superar la etapa de octavos de final, sin embargo quedó frustrada esa esperanza en la vigésimo octava participación celeste en la Copa, que se resume de la siguiente manera: Dieciséis eliminaciones en la primera fase, ocho en la segunda etapa y cuatro en la tercera fase, lo que ahora conocemos como cuartos de final.

Números finales de la campaña

Ocho partidos

Los números del equipo celeste son muy similares a los que logró hace una docena de años (2000) cuando también avanzó: Ocho cotejos, cuatro ganados, uno empatado y tres perdidos; 11 goles a favor, 16 en contra, y  13 unidades. En el 2000, la diferencia de goles (15 a favor y 12 en contra) fue mejor que la actual.

Con 19 jugadores

Bolívar empleó 19 futbolistas de los 25 de su lista oficial presentada ante la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). Y nueve de esos jugadores fueron titulares o ingresaron en los ocho cotejos disputados.

Los tres del país

En esta edición 2012 de la  Libertadores, nuestros equipos —Real Potosí, Bolívar y The Strongest— acumularon estos números totales:16  partidos jugados, siete victorias, dos empates y siete derrotas; 18 goles a favor y 30 en contra. Puntos: 23 entre los tres.

Una fea goleada - Lorenzo Carri

A veces uno quisiera tener un poco menos de memoria y no recordar las frustraciones en campo ajeno y algunas derrotas que dejaron huella. Volvió a suceder anoche, en Vila Belmiro, y justamente pagó los platos rotos el plantel, Bolívar, que había creado una (para muchos) casi novedosa ilusión al superar la primera fase. Fue tanta nuestra estridencia después de años y años de sequía, que la esperanza resultó demasiado grande, y ruidoso el desencanto.

A Santos le resultó fácil ganar, golear y desalentar al visitante, pese a que tuvo dos caras distintas en el primer tiempo: una defensa que maltrataba el balón y concedía licencias (aunque no tantas como para que Bolívar llevara peligro) y un grupo de creadores y rematadores que sacudieron a una desordenada defensa celeste.

Hay que admitir que el equipo nacional reeditó muchos de los defectos advertidos en el cam-  peonato doméstico y no tuvo oportunidad de mostrar sus virtudes. Trató de ser ordenado y de manejar el balón, pero Santos lo derrumbó con el contragolpe.

Y así se fueron sumando el formidable remate de Elano desde 30 metros; el gol de penal de Neymar (empujón del arquero Argüello contra Edu Bracena), el lujo de Ganso tras un pase de Neymar, la decisión de Alan Kardec que tomó el balón, penetró sin problemas y remató adonde quiso; y finalmente un gol seguramente adjudicado a Neymar, pero que fue desvío de Valverde.

En resumen: una goleada sin oposición ni remedio. La segunda parte empezó con peor cara, porque el equipo blanco embocó tres en un cuarto de hora y flotó en el aire la amenaza de una diferencia nunca vista.

Pero después de las conquistas de Elano, Ganso y Borges, Santos puso freno, sus ataques se hicieron esporádicos —casi ninguno con sello de gol— y otra vez reapareció el equipo local del principio: Bolívar tuvo entonces la oportunidad de tocar y retener la pelota, y  pasar a terreno contrario —sin verdadero peligro para Rafael— y al cotejo, como hemos dicho tantas veces, le sobró media hora.

Lorenzo Carri es periodista y estadístico.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia