Fútbol

‘Bolívar tenía unos monstruos en el arco’

Mauricio Adorno Gutiérrez

En familia. Mauricio Adorno en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, acompañado por sus hijos Gabriela y Mauricio.

En familia. Mauricio Adorno en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, acompañado por sus hijos Gabriela y Mauricio. Foto: Fernando Cartagena

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

00:00 / 28 de febrero de 2014

Llegó a Bolívar muy joven. Cuando tenía 15 años el club compró su pase y en la Academia pasó gran parte de su carrera como arquero. Como en ese tiempo los clubes no tenían preparadores específicos de goleros, cuenta que aprovechó la llegada a Tembladerani de buenos jugadores en su puesto y aprendió de ellos.

Mauricio Gabriel Adorno Gutiérrez dejó su Cochabamba natal y se enroló a la Academia aquella vez, donde estuvo por varias temporadas.

“Considero a Bolívar como mi casa, fue el primer equipo que me permitió jugar en la Liga. Allí he compartido camarín con grandes como Luis Galarza, Marco Barrero, Mauricio Soria, el argentino Víctor Hugo Civarelli, el camerunés Thomas N’kono y el uruguayo Javier Zeoli. El club tenía unos monstruos en el arco que influyeron en mi formación y me dejaron muchas enseñanzas”.

Como debía competir con jugadores de talla mundialista no tuvo muchas oportunidades para demostrar sus condiciones, aunque recuerda que el director técnico ruso Vitaly Schevchenko le dio la posibilidad de jugar.

Se quedó en la Academia hasta 2000, porque después de los partidos contra el América de México por la Copa Libertadores (Bolívar llegó hasta cuartos de final) decidió comprar su pase para buscar otros destinos para tener mayor continuidad dentro de la cancha.

Un partido que no olvida es aquél  que siendo ya golero de Unión Central le ganó a la Academia en La Paz, y él fue gran protagonista. “Veníamos de seis derrotas seguidas y todos decían que Bolívar nos iba a golear, pero ese día atajé hasta las pelotas que se iban afuera”.

Fue un habitual en las convocatorias de selecciones menores en los tiempos en que las goleadas en contra eran el común denominador. “Una mala época porque no se daba importancia a los jóvenes y soporté muchas caídas”.

Reconoce que cometió varios actos de indisciplina, pero dice que está arrepentido; por tanto ahora trata de dar el mejor ejemplo a sus hijos y también a sus alumnos en su escuela de goleros.

“Considero que podía ser titular en cualquier equipo y la indisciplina me privó de llegar más lejos. Fue una mala experiencia en mi carrera”.

Se retiró de la actividad en 2013. Pero en 2008 una lesión lo sacó de las canchas, y cuando se aprestaba a regresar se volvió a lesionar y tomó la decisión de dejar la competencia de Liga. Dedicó mucho tiempo a la recuperación y el año pasado volvió para jugar en Municipal de Tiquipaya y despedirse.

Radica en el valle y es técnico egresado de la Escuela de Entrenadores. Hoy dirige una escuela de arqueros.

Perfil

Nombre: Mauricio Gabriel Adorno Gutiérrez.

Nacimiento: Cochabamba, 10 de febrero de 1973.

Familia: Contrajo matrimonio con Cecilia Patiño Amaya y tienen dos hijos: Carlos Mauricio y Gabriela.

Ocupación: Técnico de fútbol y entrenador de arqueros.

Trayectoria: Jugó en Bolívar, Aurora, Real Potosí, Wilstermann, San José y Unión Central. Con el cuadro tarijeño también disputó la Copa Simón Bolívar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia