Fútbol

Bolívar sufre hasta el final

Se impuso a Real Potosí —que se defendió bien— con un tanto en el último minuto del español Juan Miguel Callejón

Henri Lapczyk, el golero de Real Potosí, va en busca de un balón aéreo ante la arremetida de Juan Carlos Arce, jugador de Bolívar.

Henri Lapczyk, el golero de Real Potosí, va en busca de un balón aéreo ante la arremetida de Juan Carlos Arce, jugador de Bolívar. Foto: José Lavayén

La Razón (Edición Impresa) / Marcos Bonilla / La Paz

00:00 / 31 de agosto de 2015

Sufriendo hasta el final, Bolívar le ganó ayer a Real Potosí (3-2) en el estadio Hernando Siles, en el partido con el que se inició la quinta jornada del torneo Apertura.

El español Juan Miguel Callejón, que ingresó un rato antes, fue el héroe de la Academia al marcar el tanto de la victoria en el minuto 90.

El equipo de Eduardo Villegas brilló en los primeros 15 minutos del compromiso de mitad de cancha para adelante, porque la defensa hacía aguas en las pocas veces que los delanteros de la visita se acercaban al arco de Diego Zamora.

En ese tiempo, Rudy Cardozo  fue una pesadilla por la banda derecha para la defensa lila.

Fue precisamente el “10” de Bolívar que con un cabezazo, tras el centro de José Luis Sánchez desde la izquierda, anotó el primero a los 5 minutos.

A los 13’, Carlos Tenorio marcó el segundo, también de cabeza, después de que Cardozo enloqueció al lateral Luis Garnica y mando el centro preciso.

El buen trabajo que hacía el ataque de la Academia era estropeado por el desempeño de la línea defensiva. Así llegó el descuento de Real, a los 16’, con otro golpe de cabeza. Rodrigo Ávila superó en el salto a los estáticos  defensores del local.

Los hombres de ataque parecieron contagiarse de sus compañeros y aunque bajaron el ritmo de juego, aún llevaban peligro al arco de Henri Lapczyk. Varias fueron las oportunidades desperdiciadas, incluso a los 38’ Cardozo fue bajado en el área por un defensor, pero el árbitro Raúl Orosco prefirió no cobrar la falta. Si los hizo dos minutos después, luego de una evidente falta de Tenorio sobre un delantero del lila.

El golero Lapczyk fue el encargado de cobrar el penal, fusiló a su colega Zamora, y decretó la igualdad a los 40’.

Real con poco conseguía un gran resultado. Sin embargo, el cotejo parecía ponerse otra vez cuesta arriba tras la expulsión de Garnica, quien pateó sin balón a Cardozo, vio la segunda amarilla y luego la roja.

En la segunda parte, Real, con un hombre menos, se dedicó a defenderse y Bolívar estaba decidido a llevarse por delante al rival; pero faltaron los argumentos.

Antes del minuto cinco tuvo chances de descontar, con dos cabezazos de Nelson Cabrera que salieron desviados.

El local era dominador absoluto, pero era poco profundo, sin sorpresa y para colmo de males empezó a mandar pelotazos y centros. Se encontró con una defensa rival bien parada, y los dos marcadores centrales: Pablo Pedraza y Jorge Toco, que se encargaban de alejar el peligro de su área.

Cuando la desesperación era presa de los celestes llegó el gol salvador de Callejón a los 45’. Fue precisamente el español que inició la jugada tras un tiro libre, del rebote el balón pasó por los pies de Juan Carlos Arce y Wálter Flores hasta que Callejón volvió a tomar el esférico en el borde del área grande y fusiló a Lapczyk.

Los hinchas gritaron fuera y fuerza Villegas

Los hinchas de Bolívar, unos pocos es cierto, volvieron a protestar por el desempeño del plantel y una vez más el técnico Eduardo Villegas fue el blanco de las críticas; aunque hubo otro sector, reducido también, que alentó el trabajo del entrenador.

¡Fuera Villegas!, le gritaron los seguidores celestes, aquellos que se ubican en la bandeja baja de la preferencia, al técnico cuando se retiraba al vestuario; pero prácticamente a lado de los detractores, hubo otro grupo que respaldaron su tarea y le dijeron ¡fuerza Villegas!.

El equipo mostró una mejora respecto del clásico, cuando cayó 2-0 con The Strongest.

Ayer, en el primer tiempo la Academia exhibió dos caras distintas. De media cancha para adelante se observó un equipo sólido, con peso ofensivo y con individualidades para destacar, Rudy Cardozo fue uno de ellos.

La otra cara —la mala— mostró un sector defensivo poco solvente, con deficiencias en la marca y poca coordinación entre sus integrantes, quienes eran superados por los delanteros de la visita en las pocas veces que se acercaban sobre la portería de Diego Zamora.

Al final, los futbolistas sin excepción, cuando concluyó el encuentro, fueron ovacionados por los fanáticos.

Dos días de descanso para celestes

Jaime Ayllón - La Paz

Tras el triunfo de ayer sobre Real Potosí, el plantel de Bolívar gozará de dos días de descanso, aprovechando la pausa en el que el torneo ingresa a partir de hoy, para permitir la preparación de la selección nacional que el viernes jugará un encuentro de preparación con Argentina, en Houston, Texas.

La intención del cuerpo técnico es que el plantel encuentre un respiro después de la seguidilla de partidos de los últimos días, y, además, permitirles a los integrantes del plantel que puedan compartir con sus familias.

Los entrenamientos se reanudarán el miércoles por la mañana —obviamente sin los cuatro jugadores convocados a la Verde—, de acuerdo con lo programado por el entrenador Eduardo Villegas.

Se anticipó que cuando se restablezcan las tareas está previsto planificar jornadas de trabajo en doble turno, además es poco probable que se juegue algún encuentro de preparación, considerando que el compromiso que debía jugarse el jueves frente a Blooming, ha sido reprogramado para el miércoles 9 de septiembre.

Para el golero Romel Quiñónez, sin embargo, no habrá pausas, porque continuará con su etapa de rehabilitación del esguince en la muñeca derecha.Loayza se fue molesto, pese al triunfo

El presidente de Bolívar, Guido Loayza (foto), se retiró ayer molesto del estadio Hernando Siles, anticipó que la producción del equipo debe analizarse con los jugadores y también con el cuerpo técnico, no obstante de que ayer le ganó a Real Potosí.

“Lo que vimos y observamos durante el desarrollo del juego tenemos que hablarlo muy bien”, dijo Loayza.

Desde su perspectiva, Bolívar se complicó solo “en un partido que era tan fácil y que había empezado bien”, aunque se mostró aliviado tras la victoria.

“El equipo tuvo contundencia, en diez minutos hicimos dos goles, tuvimos buen ritmo; pero después nos dormimos y dejamos jugar al rival, ese es el problema. Tiene que haber continuidad en nuestro futbol”, señaló.

También manifestó que la producción mejoró respecto del clásico y Bolívar demostró que puede jugar bien, “porque un equipo que no puede jugar, no juega bien como lo hicimos al principio; tuvimos contundencia, pero lo que a mí me sorprende es que juega bien 15  minutos y después ya no se juega más. Eso es lo que me preocupa”.

Al final apuntó que “nos creemos autosuficientes y bajamos nuestro nivel, porque perdimos ritmo. Ellos se quedan con diez hombres, pero nosotros empeoramos en nuestro desempeño y jugamos peor, y eso no puede ser”. Insistió por eso en que “hay que analizar la situación”.

La producción en la cancha de varios no convenció

Jaime Ayllón - La Paz

La autoevaluación de The Strongest al final del partido tuvo como conclusión que el rendimiento de algunos jugadores no estuvo a la altura, ese fue un factor que incidió en el empate.

Después de anotar hace una semana frente a Petrolero, Carlos Neumann quedó en blanco, tanto en el clásico como en el lance de ayer frente a San José, en ambos fue reemplazado en el segundo tiempo. El técnico justificó el bajón porque acusa un desgaste por una contractura muscular.

También Jair Torrico no está en la plenitud de sus condiciones por una molestia en la pantorrilla que le obligó a salir del terreno.

Se notó un bajón en la producción de Raúl Castro (figura en el clásico), Wálter Veizaga y Pablo Escobar.

Caballero fue crítico con dos de los tres jugadores que ingresaron en el segundo tiempo: Freddy Abastoflor y Julio César Pérez, dijo que tienen que ponerse a la altura en cuanto a su rendimiento para volver a jugar.

San José hizo lo suyo para neutralizar al Tigre, en el medio tuvo a dos incansables en la batalla como Mario Ovando y Mario Parrado, la última línea mantuvo el orden y la tranquilidad, Josimar Prado defendió y atacó. Del medio hacia arriba hubo sintonía entre Ronald Puma, Iván Zerda y Augusto Andaveris.Mario Ortega tomó un equipo irregular, pero con pocos días de trabajo le cambió la cara y aprovechará el receso para mejorar su condición física.

Los atigrados se confiaron

Jorge Asturizaga - La Paz

Después de haber ganado el clásico con una buena producción, The Strongest pareció confiado en la cancha, que tenía el partido de ayer contra San José ganado de antemano y terminó salvándose de perder los tres puntos.

En varios pasajes del encuentro su juego careció de sorpresa, no fue contundente y poco a poco ingresó al ritmo de juego que propuso el Santo que lució ordenado en la marca.

Esa parece ser la fórmula para maniatar al Tigre, sucedió hace unas semanas contra Blooming y ayer los dirigidos por Mario Ortega aplicaron correctamente el libreto, cerraron bien los espacios por los laterales y los centrales no dejaron nunca tranquilo a Carlos Neumann.

El técnico Pablo Caballero lo reconoció al hacer un balance del compromiso. “Hubo exceso de confianza, después de haber ganado el clásico pensamos que con entrar a la cancha podíamos ganar y aquello no es así. La lección que nos dio San José es que ya no hay equipos chicos, tenemos que estar a la altura”, comentó.

El Tigre jugó cuatro partidos en La Paz, ganó dos (Petrolero y Bolívar) y empató otros dos (Blooming y San José).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia