Fútbol

Iván Brun: ‘Mi sueño es jugar en un club grande’

Arquero goleador. Es un especialista en rematar tiros libres. En el Apertura ya tiene dos goles.

Alejandro Brun en lo que más le apasiona, atajar balones

Brun en lo que más le apasiona, atajar balones Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

20:01 / 23 de mayo de 2017

El fútbol moderno les exige a los arqueros no solo atajar, también que sean un líbero más, que sepan manejarse no solo con las manos, sino también con los pies y que, incluso, tengan la chance de hacer goles. En ese sentido, un especialista en el fútbol boliviano es el argentino Iván Brun, golero de Petrolero, buen arquero y de magnífica pegada: ya tiene dos tantos lanzados de tiro libre en el torneo Apertura de la Liga.

Desde las divisiones inferiores ya ensayaba rematar tiros libres y aprendió también otros secretos de cómo pegarle a la pelota.

— ¿Cuándo comenzó tu afición por patear tiros libres?

— A los 10 años ya estaba pateando tiros libres y los compañeros me miraban. En divisiones inferiores los técnicos no siempre autorizan a los arqueros a pegarle al balón.

— ¿Quién te dio las primeras lecciones de técnica?

— Siempre fue mi estilo crear una forma y trato de perfeccionarla. A nivel internacional he visto mucho al inglés David Beckham y al exarquero brasileño Rogerio Ceni.

— ¿Eres arquero desde siempre?

— Sí, esa es mi vocación. Algún rato jugué en el medio campo, pero lo mío es atajar.

— ¿Cuántos goles tienes en Petrolero de Yacuiba?

— Cuatro: tres en torneos oficiales y uno en Copa Cine Center. Dos tengo en este certamen (a The Strongest y San José) y uno a Guabirá en el anterior.  Recuerdo bien que la primera vez que me animé en Bolivia fue en el estadio Federico Ibarra contra Bolívar, la pelota pasó cerca del travesaño. En clubes por los que pasé en Argentina también hice goles de tiro penal, debo tener unos 13.

— ¿Eres de ubicar la pelota o de ponerle potencia a tus remates?

— Siempre me preguntan eso. Considero mi golpe es como con raqueta de tenis, de abajo para que la pelota suba y baje rápido cuando está por llegar al arco. Es un golpe seco que le doy, me dijeron que es estilo brasileño.

  • El golero con sus hijos en la previa a un partido en Yacuiba. Foto: Iván Brun

— ¿En Petrolero eres el número uno a la hora de rematar tiros libres?

— No. Cuando estoy seguro voy y pido la pelota. En cuanto a penales, el número uno es Enzo Maidana.

— La afición reconoce tus tiros, ¿cómo recibiste esa reacción por ejemplo en La Paz y Oruro?

— Agradecido con la gente más allá de los resultados adversos. En uno y otro lado, cuando acabó el partido me felicitaron por el gol, me dijeron que siga para adelante. El fútbol es así. Siempre hay un gesto bueno que significa algo muy importante.

— ¿Haces apuestas con tus compañeros en las prácticas en tiros libres?

— Seguido hacemos eso, nos quedamos al final de los entrenamientos y disfrutamos practicando los remates. Es que hay que estar cada día eso. Gano y pierdo, con Maidana es con quien jugamos.

— ¿A qué estás apuntando en el fútbol boliviano?

— Quiero jugar en un club grande, trabajo para eso, apunto a llegar a la Libertadores, es un sueño grande que en principio era muy lejano, pero en el

fútbol boliviano pienso que está cerca. Con Petrolero tuve una sensación única en la Copa Sudamericana y creo que tengo condiciones, ojalá que el día de mañana pueda estar con más frecuencia en torneos internacionales.

— ¿Te contactaron?

— Sí, pero nada concreto. Hubo consultas de clubes de Bolivia y de uno de Ecuador, pero veremos qué pasa. Mi contrato es hasta el 31 de mayo y luego veré mi futuro. Petrolero es como mi casa, pero la idea es seguir creciendo y dejo las cosas en manos de Dios, creo que estoy preparado para lo que venga.

Me tocó la posibilidad de venir a Bolivia en 2015 y no dudé, tenía contrato con el club Colegiales de la B Metropolitana de Argentina, me la jugué y rescindí porque era el último tren que tenía para llegar a un grande.

— ¿Quién te convenció para venir a Bolivia?

— Un representante se contactó con Petrolero y me vine. El inicio en un país nuevo no fue sencillo, sentí que no me tenían en cuenta. Hubo un tiempo en que querían rescindir, pero a esos directivos les redoblé la apuesta y les dije que iba a terminar jugando e iba a aparecer en un grande. Lo dije por orgullo y bronca y ahora hay gente que reconoció el esfuerzo que hice.

  • Iván Brun. Foto: APG

— ¿Qué clase de arquero consideras que eres?

— Soy rápido de piernas, manejo bien el juego aéreo, además la ubicación es uno de mis fuertes bajo los tres palos, creo que me adapto a cualquier tipo de juego. Debo mejorar el juego con los pies, los arqueros de los grandes clubes de Europa ya los utilizan para salir a cortar jugadas, lo hacen como un líbero y a uno le toca hacer eso. De chico me hacían jugar de líbero en línea de tres, me tuve que acostumbrar, le tomé la mano y en el fútbol de hoy me sirve; el arquero debe estar metido en la cancha.

— ¿Admiras a algún arquero en particular?

— Siempre he admirado al colombiano Óscar Córdoba, a (los argentinos) Franco Costanzo, Roberto Abbondanzieri y en Bolivia a Daniel Vaca por la personalidad que tiene y la seguridad que transmite a sus compañeros, les da tranquilidad.

— ¿Observas a los jugadores que ejecutan tiros libres en el fútbol boliviano?

— Siempre, la otra vez me tocó una difícil de Pablo Escobar, me moví un poco porque sino no llegaba; uno debe saber leer las jugadas, hay que anticiparse siempre.

— ¿También miras lo que hacen algunos colegas arqueros en los tiros libres?

— Continuamente veo a los rivales de la Liga cuando ejecutan tiros libres, los analizo también en los penales y siempre saco algo, me ayuda a corregir mis defectos.

Siempre estoy con el video, no solo es entrenamiento sino hay que ver mucho la parte psicológica al estudiar a los adversarios.

— ¿Por qué Petrolero está mal?

— Futbolísticamente estamos en deuda con la gente y con nosotros mismos. El cuerpo técnico trabaja mucho y bien y no se merece resultados adversos. Hacemos un esfuerzo grande, pero nos deben dos meses y medio de sueldo, todavía no cobramos el premio por la clasificación a la Copa Sudamericana, sigue el trámite y nos complica.

Tampoco entrenamos con normalidad porque no tenemos cancha de césped natural, trabajamos en sintético porque el Federico Ibarra no está listo.

— ¿Entonces están mal?

— Hay chicos que pasan por una situación complicada por la cuestión económica. Ahora no queda otra que estar aquí y mostrar nuestro juego como si fuera una vidriera. En mi caso aspiro a jugar la Copa Libertadores y pienso en un futuro en naturalizarme boliviano para poder llegar a la selección.

Perfil

Nombre: Iván Alejandro Brun.

Lugar y fecha de nacimiento: Ciudad de Lobos (Provincia de Buenos Aires), el 19 de enero de 1984.

Su esposa es Erika Müller, con quien tiene dos hijos: Juan Francisco y Juan Bautista.

Antes de vincularse a Petrolero de Yacuiba jugó en varios clubes del ascenso de Argentina.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia