Fútbol

CONRADO JIMénez: ‘El fútbol de mi época era romántico’

Estuvo en La Paz a comienzo de la semana pasada, invitado por Bolívar,  que le hizo un reconocimiento —como también a otros exfutbolistas— por su contribución a los éxitos deportivos del club. Carlos Conrado Jiménez, uno de los notables arqueros que tuvo el fútbol boliviano, hoy es ‘vicepresidente eterno’ —como él mismo señala— de Real Santa Cruz. Además, ejerce con pasión su profesión de odontólogo.

El exarquero Conrado Jiménez

El exarquero Conrado Jiménez Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

05:13 / 07 de mayo de 2012

— ¿Va al fútbol?

—  No. Pero es simplemente por comodidad, no me gustan las aglomeraciones, hacer filas no es para mí.

 — ¿Pero está al tanto de lo que pasa en las canchas?

— Claro que sí, lo veo por televisión, estoy atento a lo que publican los medios, sin embargo físicamente nadie me encuentra en el estadio porque no asisto a los partidos. Sólo voy cuando juega mi club, Real Santa Cruz, en la Asociación Cruceña de Fútbol.

— ¿Qué cargo tiene en Real Santa Cruz?

— Me gusta decir mi cargo y lo digo siempre entre risas, soy vicepresidente eterno del club.

 — ¿Eso es porque no le nace ser algún día presidente de Real?

— No, primero es por falta de tiempo, tengo demasiada actividad profesional y mi carrera me impide tener otras obligaciones como la de ser dirigente y estar haciendo un seguimiento constante. En segundo lugar no tengo los medios económicos como para solventar a mi club, esa es una gran verdad.

—¿Está trabajando Real Santa Cruz para volver algún día a la Liga?

— En estos últimos años la dirigencia ha tomado la determinación de hacer primero la institución. Real Santa Cruz es el único club de esta ciudad que tiene estadio propio, eso hay que remarcar sobre todas las cosas. En un futuro podremos pensar en el equipo  para conseguir el ascenso, pero ahora no hay esas posibilidades sobre todo en lo económico; no es lo mismo preparar un equipo con un presupuesto de ocho o diez mil dólares que hacer una inversión mayor.

— ¿Qué piensa de la dirigencia de nuestro fútbol?

— Que no se ha movido, no hace las gestiones que debería hacer. La FIFA siempre ayuda en los emprendimientos, pero falta hacer gestión.  Para salvar al fútbol hay que involucrarse más, de otra forma será muy difícil encontrar futuros cracks.

— ¿En su época de jugador era diferente?

— Posiblemente era más dramático. Recuerdo a dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol de ese entonces que inclusive empeñaban su propio patrimonio para obtener créditos y de esa manera solventar las concentraciones de la selección. Hubo gente que puso dinero de su bolsillo. Se necesitaba por lo menos 100 mil dólares para garantizar la concentración de tres meses, La diferencia es que antes no había televisión ni otros derechos, hoy hay mucho de eso. Y antes se jugaba con otro sistema, 90 días y listo, y había más chance. Con el actual sistema es muy difícil que lleguemos al Mundial. Bolivia no anda bien económicamente, por tanto no va bien en lo futbolístico.

—  ¿Entonces no cree que Bolivia vaya al Mundial?

— Lastimosamente esta selección no tiene peso, hay que reconocerlo. No hubo aparición de jugadores, no hay esa camada con siete u ocho de un buen nivel que puedan ser la base y brindar a la hinchada opciones reales de obtener la clasificación. Todos somos hinchas pero quienes entendemos de fútbol no podemos estar mintiéndonos, pues sabemos que si no tenemos los jugadores es imposible lograr el pasaporte.

—  ¿Cómo ve a los que juegan en el exterior?

— Hay más jugadores en clubes del exterior que antes, pero no están en grandes equipos, no son titulares  como sucede con futbolistas de Perú y Venezuela, nosotros no tenemos jugadores de esa capacidad.

—  ¿No es muy fuerte lo que dice?

— Es fuerte, pero en conclusión nosotros tenemos cuatro o cinco jugadores de calidad y los demás vienen a ser un poco relleno para nuestra selección.

—  ¿Es cierto que usted dejó de jugar siendo que todavía podía estar unos años más en el fútbol?

— Me retiré a los 33 años y lo hice porque creí que había logrado todo lo que se podía lograr en ese momento. Jugué una década en la selección, llegué a ser capitán, me convocaron al Resto de América de esa época, gané varios títulos con Bolívar. Fui el primer jugador boliviano que militó en un club de Brasil.

Entonces dije, ‘de qué voy a vivir de aquí en adelante’ y me dediqué a mi profesión.

—  ¿Y ser odontólogo fue la mejor elección?

—  Es lo que me gusta hacer y también desde ahí ayudo. En el Colegio de Odontólogos fui presidente 10 años en diferentes periodos, he ayudado a crear el primer centro de postgrado en el país, fui decano en una Universidad privada. Son ciclos que uno cumple, cerré la página y no vuelvo atrás.

—  ¿La lesión de Cali le marcó su vida? Hubo gente que no creyó en ella...

— Me diagnosticaron rotura de ligamentos, me enyesaron y faltando una semana para ir a Cali me retiraron el yeso. Era grave tenía rotos los ligamentos  interno, externo y el cruzado, también estaba lastimado el menisco. Indudablemente que hubo controversias, pero nadie se acuerda de que cuando me sacaron el yeso previne que no podía jugar, en realidad yo fui la víctima, fui sacrificado porque me consideraron un jugador importante a pesar de que se me podía salir la rodilla en cualquier momento.  

—  ¿Cuál es la diferencia entre el fútbol de antes y el actual?

— En mi época el fútbol era más romántico, más técnico, más vistoso, aunque también hay que reconocer que no se marcaba a presión como ahora. En la actualidad los jugadores tienen mucho tiempo para perfeccionar sus técnicas, hay más tecnología.

Antes había más jugadores para la Selección, el sistema era diferente. Cada asociación tenía entre 10 y 12 equipos y entonces se podía encontrar alternativas.

Con la Liga se redujo el número de clubes y de jugadores. Es fácil hacer el cálculo, ahora tenemos 12 clubes, con un promedio de 20 jugadores son 240 para la  selección. Antes esa cantidad de gente se encontraba en una sola asociación.  Era más romántico porque no había la plata de ahora. Jugar en la Selección era un privilegio, era el mayor orgullo que podía tener un futbolista.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia