Fútbol

Caída y gol en contra complican al atigrado

A The Strongest le queda un partido como local, frente al Inter

Lejos. Pablo Escobar, el mejor jugador del Tigre, estuvo perdido en todo el partido. Sólo al final casi anota.

Lejos. Pablo Escobar, el mejor jugador del Tigre, estuvo perdido en todo el partido. Sólo al final casi anota.

La Razón / R.S. / La Paz

03:15 / 14 de marzo de 2012

El 5-0 lo dice todo. The Strongest deambuló en la cancha del Internacional de Brasil. En el minuto 89 del partido un remate de Pablo Escobar ingresó en los apuntes como la única jugada con real sensación de peligro en el arco del cuadro brasileño.

A falta del juego entre Juan Áurich y Santos, que se medirán mañana en Chiclayo para completar la tercera fecha, Inter y el Tigre comparten el primer lugar de la tabla de posiciones del Grupo 1, con mejor gol diferencia para el brasileño.

Anoche se dieron las dos cosas que los gualdinegros más temían: perder y por goleada. De tener más dos (+2) de gol diferencia antes de ese encuentro, ahora tienen menos tres (-3) y cuesta arriba, porque les quedan dos salidas más, ante el Juan Áurich peruano y frente al brasileño Santos, el favorito —y más temido— del grupo. El gol diferencia puede dilucidar la clasificación a la próxima fase en caso de que dos equipos empaten en uno de los puestos de clasificación.

A The Strongest le queda solo un encuentro como local, la próxima semana ante su rival de anoche. Su objetivo es llegar a nueve puntos, todos en casa, y después intentar buscar un punto más en Chiclayo (Perú), porque pensar en poder lograrlo ante el Santos es utópico.

Al Inter también le queda un partido como local, pero frente al Santos —que le ganó en la ida 3-0—, lo que no le garantiza una victoria como las conseguidas ante el Áurich y anoche frente a The Strongest.

De manera que tendrá que jugársela afuera y desde ayer mismo los “gaúchos” ya se fijan en obtener esos puntos necesarios cuando visiten Miraflores. Anoche quedó establecido que la diferencia entre el fútbol brasileño (el Inter es uno de los seis mejores equipos de aquel país) y el boliviano es grande, por eso los jugadores se hacen a la idea de sumar en La Paz.

Nada que añadir - Lorenzo Carri

Anoche, en Porto Alegre, hubo un favorito que ganó por goleada y sin discusión. Hubo un equipo nuestro golpeado duramente al principio que correteó mucho en la tibia noche (22 grados) de Rio Grande Do Sul, aunque no llegó casi nunca hasta el arco rival. Hubo un dueño de casa que fluctuó entre la indolencia y la suficiencia, aparente candidato junto a Santos, pero que deberá rendir exámenes en La Paz y Chiclayo. Al fin de cuentas, un cotejo previsible por ambas partes.

Ahora sabemos, con las transmisiones de anoche y el diario de hoy, que Internacional ganó el partido en los siete primeros minutos. Los goles de Dagoberto que picó (nunca supimos si estaba en posición correcta cuando salió el pase) y definió a los cuatro; y de    Leandro Damiao que cabeceó a los siete minutos cuando vino un centro desde la derecha, fueron el principio del fin.

Sabemos también que después de esa ventaja inicial, el equipo brasileño volvió a ser el inexplicable conjunto que vimos durante tantos minutos ante Áurich y Santos. Incomprensible cuando insistía en tocar cualquier cantidad de veces sin salir a ninguna parte, como si estuviese en el Siles y no en el Beira-Río. Equivocado (pero ganaba cómodamente) porque le dio a The Strongest la oportunidad de serenarse, de tener más terreno y llegar a campo adversario, aunque sin molestar al arquero Muriel. En esa primera etapa soporífera, hubo un remate de Escobar, desde lejos, que se fue desviado.

Ahora sabemos que Inter salió de otro modo en la segunda etapa, dio algunas lecciones de desbordes y pases al vacío, y aprovechó el visible cansancio de los atigrados. Poco a poco, llegaron los otros tres goles del local (dos de Leandro Damiao y uno de Jo), y ahí quedó el marcador mientras al partido le sobraban minutos. (Sería injusto no mencionar el único remate notable de nuestro representante —salió de los pies de Escobar, cuando no—, desviado por el arquero Muriel, aunque ya era tarde para toda esperanza.

Lorenzo Carri es periodista y estadístico.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia