Fútbol

Campos volvió a mostrar su clase y tuvo su mejor noche

El mediocampista fue la figura del partido, tuvo la llave para abrir la defensa rival y convirtió los dos goles, ambos de tiro libre

Preciso. Campos saca un zurdazo para anotar el primer tanto de la Academia.

Preciso. Campos saca un zurdazo para anotar el primer tanto de la Academia.

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

04:28 / 26 de abril de 2012

Jhasmani Campos está devolviendo con creces la inversión que ha hecho Bolívar para tenerlo en sus filas. Los dos goles de tiro libre  —el primero en complicidad con el arquero Rafael— y lo que hizo en la cancha en el resto del partido lo pintan como la figura de la noche.

Fue el eje sobre el que funcionó el juego de la Academia para su triunfo sobre el Santos. Al margen de la potencia de sus remates, fue  incisivo, miró siempre al frente, buscó el arco adversario y tuvo por lo menos tres situaciones, aunque la pelota no quiso entrar.

Ni bien comenzó el lance, a los 2 minutos, su pierna izquierda mandó un misil que estremeció el palo izquierdo de Rafael, la pelota pegó en la espalda del golero y se metió en el arco. Con Rudy Cardozo y Damián Lizio formó el trío de buen pie celeste, los dos fueron sus mejores socios en la cancha y cuando se juntaron le dieron velocidad al partido, el arma que utilizó la Academia para presionar.

Esa presión y la marca comenzó adelante, los jugadores con vocación ofensiva fueron a buscar y no le dejaron pensar al Santos. Wálter Flores mandó en el mediocampo, cortó el circuito del brasileño, que muy raras veces pudo conectarse con sus delanteros.

En todo caso, con futbolistas talentosos que trajo la visita no hay que descuidarse y en una de las pocas desatenciones de la última línea, Pablo Frontini cometió falta a Neymar; Elano ejecutó el tiro libre, tapó Argüello, pero  Maranhao aprovechó el rebote a los 34’. Durante gran parte del encuentro, el marcador estuvo empatado, sin embargo, fue Bolívar el que controló el juego, a ratos fue veloz, en otros bajó el ritmo.

Para rubricar su noche, Campos marcó el gol del triunfo, también de tiro libre, esta vez fue todo de él, porque puso la pelota pegada a la parte baja del palo de Rafael a los 74 minutos. Golpeado como estaba, Santos salió a buscar el empate y estuvo cerca de obtenerlo, pero Marcos Argüello protagonizó la atajada de la noche al sacar con una mano el tiro de Neymar.

Por líneas

El arquero

Santos no le dio mucho trabajo; en el gol que recibió el palo impidió que su rechazo saliera al tiro de esquina. Al final tuvo otra gran atajada.

Defensa

Se hizo fuerte, controló bien a Neymar y Borges. En pocos pasajes fue superado por el adversario.

Medio campo

Lo mejor de la Academia, Flores implacable en la marca. Cardozo, Lizio y Campos fueron desequilibrantes, pero también ayudaron a defender.

Ataque

Juan Carlos Arce estuvo movedizo por la derecha. Ferreira aportó poco en los 21 minutos que estuvo en  la cancha y Cantero aún no se afirma.

Cumplió el primero de los objetivos - Óscar Dorado Vega

En un partido cuyo desenlace lo decidió de veras la pelota parada, Bolívar fue superior. Si no logró mayor diferencia es otra cosa. Entonces, el resultado no admite discusión. Conclusión inicial. Y hay que repetir lo escrito tras la victoria que en febrero logró The Strongest. El rival de anoche es el campeón, acaba de ganar su grupo y no es simplemente Neymar. Aparte, en todo lo que va de la campaña, sólo se doblegó en el Siles, por segunda vez. A no perder de vista, por ello, el calibre del adversario.

Quedó flotando la sensación de una victoria disfrutada a medias debido a la diferencia mínima, en razón al gol sufrido. Y en este plano no deja de ser interesante el análisis de Ángel Guillermo Hoyos acerca de la tempranera ventaja, que —por más que suene a paradoja— relajó al equipo. Por ahí la euforia restó un ápice de concentración. Y hubo más, porque la exclusión de Ferreira   —tema no sólo preocupante sino digno de estudio detenido, habida cuenta que es una lesión que no termina de ser superada— obró como mazazo anímico en el conjunto, que vio partir al referente en el juego interior y por ello lo bien que se trabajaba en los costados perdió horizonte de finiquito. Fue en la medianía del lapso inicial cuando el cotejo se trabó, cayó en un pozo, y el visitante llegó a emparejarlo por la única vía posible: un tiro libre de Elano ante el que la respuesta de Argüello fue excelente, pero la defensa mostró tardanza de reacción, falla que Maranhao capitalizó.

No cabe duda que el tanto impactó en el alma de la Academia, que sin embargo volvió del descanso munida de la decisión que correspondía. Y eso condujo a que Santos retrocediera más y más. El nuevo desnivel pudo registrarse en un balón que Arce no alcanzó a empalmar o en un frentazo de Frontini, pero como era la noche de Campos provino, para variar, del cobro de otro impecable tiro libre.

Bolívar irá a la revancha del 10 de mayo dotado de ventaja y eso implica escribir de un primer propósito conseguido. Lo suyo, sin ser brillante, no puede dejar de apreciarse; sería injusto. Todo lo demás sí es opinable.

Óscar Dorado Vega es corresponsal en Bolivia de Fox Sports.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia