Fútbol

Dejadez y falta de apoyo

Bolivia acaba de completar, precisamente en Perú, una de sus más pobres actuaciones en unos Juegos Bolivarianos.

La Razón (Edición Impresa)

02:02 / 02 de diciembre de 2013

La selección nacional Sub-15 de fútbol, última —sin puntos— en el Sudamericano llevado a cabo en Tarija y Santa Cruz —donde Perú obtuvo el título—, no es el único ejemplo de lo mal que el país marcha en la formación de deportistas.

Bolivia acaba de completar, precisamente en Perú, una de sus más pobres actuaciones en unos Juegos Bolivarianos y lo ha hecho, sin embargo, con una de sus más nutridas delegaciones  —355 deportistas— para una competición fuera del país.

No hace falta examinar mucho para llegar a la conclusión —una vez más— de que la falta de políticas de atención al deporte sigue pasando factura, y va a seguir así mientras la situación no cambie y quienes son los responsables se nieguen a hacer verdaderas inversiones para lograr formación.

Es inútil —aunque algunos lo siguen haciendo— echarle la culpa a la dirigencia del fútbol, esta vez por el “fracaso” de la Sub-15, cuando en realidad lo que no hay es una buena estructura de trabajo físico y técnico, por ejemplo en los establecimientos educativos, que es donde debería comenzar todo, como tampoco en los principales clubes de fútbol, responsables de las divisiones menores.

Siete medallas de oro, siete de plata y 18 de bronce dejan al deporte boliviano realmente retrasado, en unos Juegos donde tanto Perú y Ecuador, países con los que podríamos compararnos medianamente (no pensemos ni en Colombia ni en Venezuela, que ya nos llevan años luz), han obtenido entre 60 y 70 doradas.

La mejor deportista boliviana en los Bolivarianos de Trujillo 2013, la billarista Nátaly Camacho (dos medallas de oro, dos de plata y una de bronce), fue capaz de ese logro a pesar de entrenarse y jugar en el país con material, en la mayoría de los casos obsoleto, lejos de cómo se mueven profesionalmente en otros lados, siendo uno de los ejemplos de esfuerzo propio para la obtención de algún rédito.

Las malas campañas son el resultado de la eterna dejadez, de la falta de apoyo a la formación y la preparación, y una demostración inequívoca de que no basta con sacar la billetera y pagar cierta cantidad de dinero con tal de llevar a centenares de personas, si antes no se ha hecho nada para darle por lo menos a un puñado de ellas calidad competitiva.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia