Fútbol

Edemir Rodríguez: ‘Mis hijas me ayudaron a no dejar el fútbol’

El zaguero de Bolívar estuvo parado cerca de un año por una lesión. Ahora volvió con fuerza

Edemir Rodríguez junto a su familia

Edemir Rodríguez junto a su familia Foto: Alejandra Rocabado

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Ayllón / La Paz

00:00 / 13 de abril de 2015

Edemir Rodríguez está de regreso en el fútbol y en Bolívar. Estuvo casi un año fuera por culpa de una lesión. Confiesa que, incluso, en algún momento pensó en dejarlo todo y retirarse.

Desde hace unos partidos juega como titular. Se está afianzando otra vez y tiene como objetivo lo de todos los jugadores: en su caso, volver a la selección.

— ¿Pasó el peor momento de tu carrera?

— La verdad es que fue una lesión muy complicada (rotura del ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha), un jugador quisiera que nunca le pasara, pero me pasó y fueron momentos difíciles que pude superar con la ayuda de mi familia, el aliento de mis compañeros, el trabajo de los médicos del club, gracias a todo eso logré salir de esta etapa.

— ¿Se puede decir que ahora es como empezar de nuevo tu carrera?

— Sin duda alguna. Siento ansiedad, trato de rendir al máximo en cada partido para agradecerle al técnico la continuidad que me está dando y esa confianza solo se puede devolver con buenas producciones. En mi caso estoy tratando de volver en lo futbolístico a ser el de antes, es verdad que me falta en la parte física porque estuve casi un año parado y no hice pretemporada, sin embargo la fuerza de voluntad y los deseos de seguir suplen en este momento cualquier otra dificultad.

— ¿Qué piensas del momento en el que te toca volver, cuando a Bolívar futbolísticamente les está yendo muy bien?

— Es un gran momento el que estamos atravesando, el grupo está motivado, se lleva una buena diferencia de puntuación y las condiciones están dadas como para lograr el bicampeonato. En mi caso es algo especial porque el año pasado vi el festejo del título desde las tribunas y eso es algo diferente. En cambio, ahora quiero sentirme parte de él si es que se da y dar la vuelta olímpica en la propia cancha, sería para mí un premio aparte por todo lo que estoy haciendo.

— Tu lesión truncó también tu carrera en la selección, ¿ahora planeas hacer las cosas como para volver?

— Por lo pronto quiero recuperar mi nivel, mejorar en algunos aspectos. Falta un mes todavía para la Copa América y un jugador siempre piensa en poder estar en la selección, más aún cuando no logré ser parte de ella en la etapa eliminatoria; por ello la parte de voluntad individual se fortalece día a día pensando también en aquella posibilidad, porque en el fútbol todo se puede dar; entonces uno debe estar preparado y listo si se dan las condiciones, y sobre todo no debe perder la esperanza .

— ¿Es verdad que en algún momento pensaste en dejar el fútbol?

— Sinceramente sí, porque habían transcurrido ocho meses desde la operación que me realizó el doctor Alejandro Ranalleta en Argentina y cuando iba bien la recuperación incluso pensé en que se acercaba el tiempo para retornar, pero vino la segunda lesión del menisco en la misma rodilla, entonces dije “acá se termina”, hablé con mi esposa, me sentía resignado. Sin embargo, una tarde en la casa mis niñas me preguntaron el por qué no jugaba y cuándo lo volvería a hacer, aquello me hizo reaccionar, ellas me ayudaron a no dejarlo y a volver, me motivaron para en principio acudir nuevamente al quirófano a la operación del menisco y luego volver a empezar con mayor fuerza la etapa de recuperación hasta lograr volver.

— ¿Sería un premio salir campeón y jugar la Copa América?

— Sin duda alguna el ser nuevamente campeón con Bolívar sería una gran satisfacción y un premio a la perseverancia que tuve en mi rehabilitación, a la ayuda de mi familia; y si fuera convocado a la selección sería un premio el poder ser parte de la Copa América, pero como siempre en la vida todo está en manos de Dios, a quien le agradezco por esta bendición de volver a jugar; y lógicamente de los técnicos, que son los que determinan y evalúan. Trabajo con esa voluntad, ojalá se pueda dar.

— ¿Como es Bolívar internamente? ¿Te ayudó?

— Es un grupo muy solidario, unido, al interior del mismo nos ayudamos todos, porque todos demostramos que cuando hay que jugar o ingresar en reemplazo de otro nos alentamos, no hay mala leche, todos peleamos el puesto en forma leal, existe mucha conversación al interior del mismo y ello es bueno porque nos fortalece dentro y fuera de la cancha

— ¿Seguirás en este club?

— El deseo es de continuar en Bolívar, si se va a dar me sentiré contento, pero si hay que irse lo haré contento porque retirarse logrando otro campeonato siempre es importante, sobre todo ingresar en la historia de un club de tanto historial y trascendencia en el país y en el exterior; ahora si no me quedo me voy a sentir feliz por todo el tiempo que permanecí y lo di todo, estoy tres años y medio y si no se da buscaré otros horizontes.

Cuatro mujeres son parte de su vida

Su familia

Edemir Rodríguez nació en El Carmen, Santa Cruz, el 28  de octubre de 1984. Es casado con Karina. Sus hijas son Bruna, Raiza y Cisa. “Mi esposa manda en casa, cuida de mis hijas”, admite.

Su trayectoria

Empezó su carrera en Fancesa de Sucre, jugando en la asociación; pasó a Real Potosí, donde estuvo cinco años; de ahí fue primero a Oriente y después a Bolívar, donde se consolidó. Asimismo actuó en la selección.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia