Fútbol

Erwin Sánchez: ‘Fue como un curso intensivo en varios aspectos’

El DT boliviano salvó al Boavista del descenso

Erwin Sánchez.

Erwin Sánchez. Foto: José Pomacusi.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

00:04 / 08 de mayo de 2016

Erwin Sánchez aseguró que salvar del descenso al club portugués Boavista fue volver a demostrar que, a quien trabaja bien, le tiene que ir bien, y dijo que en los meses que dirige allá sintió como si hubiese hecho un curso intensivo en todo aspecto. Éstos y otros criterios forman parte de la entrevista lograda por el periodista José Pomacusi, del programa No mentirás, que se emite por la red PAT, y que ahora reproducimos en parte.

—Un hincha escribe en el Facebook de Boavista: ‘educado, humilde, lejos de intrigas, honra al club, respeta y se hace respetar’. ¿Ese es un retrato suyo buscado, forzado o natural?

—Creo que es natural, nunca es forzado ningún tipo de situación. Nosotros no tenemos tiempo para estar metidos en cosas que no sean las concernientes al equipo y mucho más en la situación en la que Boavista se encontraba.

—El desafío era complicado con la zona del descenso. ¿Cuál es la palabra que mejor define en estos momentos la situación suya?

—Yo creo que si no tuviéramos la serenidad adecuada para enfrentar todo esto, este desafío que no ha sido fácil, por ahí nos hubiéramos complicado la vida. Pero como cuerpo técnico creo que supimos transmitir eso a nuestros jugadores, al público, y ellos comenzaron a crear una identidad, una identidad que nosotros la teníamos años atrás cuando jugábamos, y eso se fue forjando, y en estos últimos partidos se vio un equipo diferente.

—Cuando viene acá (Porto), ¿cuál es el riesgo que asume?

—Yo creo que a cualquiera le asusta, también a mí, no puedo negar eso. En algún momento no quería que mi nombre pudiera estar relacionado con el club como uno de los mejores jugadores, pero sobre todo como uno de los entrenadores que bajó de división con su equipo.

—¿Cambiaron muchas cosas?

—Algo así, pero en estos cuatro a cinco meses mi crecimiento como persona, como entrenador, como líder de un grupo, fue bueno. Fue como hacer un curso intensivo en varios aspectos. Me quedo con la idea de tranquilidad, de serenidad, de paz y de haber conseguido el gran objetivo que fue por el que vinimos acá.

—Desde que llega Erwin hacen el doble de puntos, ¿qué cambio?

—Yo creo que el convencimiento de nosotros mismos, de todo el plantel. Por ahí los primeros partidos yo venía convencido con la idea que tengo de fútbol, pero siempre pienso que si uno no se ajusta a las veintitantas personas, y si esas veintitantas personas no se ajustan a la idea que uno tiene, es mejor buscarle la vuelta. Nos ajustamos a ellas, fue lo que hicimos. Entonces cambiamos el sistema de juego, los jugadores se sintieron más cómodos, esa misma idea pudimos transformarla a un sistema diferente, donde los futbolistas estaban tranquilos y se sentían capaces de ejecutarlo todo. Nosotros les dimos confianza y así pudimos salir adelante y lograr lo que nos planteamos.

—¿Dirigir en Europa es un desafío, motiva enfrentar a jugadores de otro nivel, o eso no le dice nada?

—La verdad que no, no. Porque de qué me sirve a mí enfrentar a Casillas, Ronaldo, si no estoy cumpliendo con lo que tengo que hacer, que es ganar. De repente los mejores resultados que hemos conseguido fueron de visitante, y eso nos demuestra que no nos equivocamos en la manera de cambiar el rumbo que tenía el equipo, pero bajo los principios que siempre me motivan que es estar siempre más cerca del arco, de darle una vistosidad diferente al juego en el mismo partido, siguiendo un riesgo menor, porque la situación no daba para arriesgar.

—¿Para salvarse del descenso, cuáles fueron los triunfos claves?

—Empatamos aquí con Éstoril, después tuvimos una serie bien negra con cuatro derrotas, tres lesionados en un partido, entre ellos el capitán, uno de los centrales y un lateral y por ahí fue cuando entraron muchas dudas en cuanto al plantel que nosotros teníamos a mano. Llegaron cinco refuerzos, de los cuales uno está fuera por lesión, pero los otros cuatro sí le dieron otra dinámica, soltura, solidez al equipo, son jugadores de medio campo para arriba y eso nos permitió sumar puntos en los partidos de visita.

—¿En algún momento pensó en que no debió venir?

—No me pasó por la cabeza eso. Es normal que la ansiedad de la tribuna se traslade al equipo. Enero fue un mal mes, un mal comienzo, pero una de las cosas que siempre les digo a los jugadores es que, a quien trabaja bien, le tiene que ir bien, puede demorar y tardar un poquito más para que las cosas salgan bien, pero al final salen bien.

—¿Los mejores partidos fueron?

—Nosotros vamos a Madera y le ganamos a un rival directo que era Tondela, donde tuvimos una gran cantidad de gente boavisteros, yo creo que en ese partido fue el comienzo de creer y pensar en que el equipo sí podía quedarse en primera división.

—¿Qué le dice el reconocimiento que Ud. tiene aquí y que en Bolivia sería hacer lo mismo?

—Primero es reconfortante, por las cosas que uno consiguió y que tiene que estar tranquilo porque se trabajó bien, ese trabajo termina por dar sus frutos, que es de lo que estábamos hablando. Las condiciones de trabajo uno se las tiene que buscar. No se puede estar llorando sobre la leche derramada, porque uno sabe dónde se está metiendo.

—¿Jugadores de qué países tiene en su plantilla?

—Tenemos jugadores de Nigeria, Congo, Senegal, Brasil, Argentina, hay un español, otro de Inglaterra, es toda una mezcla importante de cultura e idiomas. Cuando llegué de jugador fue acaso una obligación hablar el idioma del lugar. Creo que mi portugués es razonable, me dejo entender, entiendo perfectamente. Lo aprendí de escucharlo, de leer y obviamente a la fuerza también.

—¿Hay una relación romántica con Boavista, y eso puede ser ventaja y desventaja?

—Puede ser, pero yo lo veo desde el punto de vista profesional; yo creo que cuando uno abraza una profesión tiene que dejar los colores de lado; obviamente que si uno está en el club por el cual siente, por ahí será como los chicos de la formación, que tienen otro sentimiento al club que están representando. Pero a este nivel, la relación con Boavista es buena, pero no tiene por qué ser mala con otros clubes. Hoy estoy aquí y mañana no lo sé.

—¿Prefiere seguir en Portugal o volver a Bolivia?

—Estoy pensando en eso, estamos conversando con el presidente y quedamos en que quiero tener todo definido hasta antes de finalizar el campeonato, porque el tiempo es corto para preparar al equipo para el otro campeonato que viene, ya sea aquí o en otro club. Quiero prepararme bien y eso pasa por tener un equipo conformado, con la idea consolidada de uno y no estar en el camino con dudas.

Perfil

Nombre: Erwin Sánchez Freking

Nacimiento: Santa Cruz, 19 de octubre de 1969

Cargo: DT de Boavista (Portugal).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia