Fútbol

España juega y gana sin esforzarse

Los grandes candidatos al ‘Bi’ generaron hasta hoy la mayor goleada

La Razón / Julio Peñaloza Bretel / La Paz

00:46 / 15 de junio de 2012

Con goles del “Niño” Torres, su control de pelota con margen mínimo de error, España pasó por encima a Irlanda y promete ir para arriba, lo mismo que Alemania, la única de las selecciones que ha hecho seis puntos en esta primera fase de la Eurocopa. Todo hace pensar que los grandes partidos se producirán recién a partir de cuartos de final.

Un equipo provisto de tan significativo catálogo de variantes en ataque expuso ayer un desempeño monocorde debido a la extrema debilidad del adversario a vencer. En ese contexto, España goleó sin sobresaltos y a media fuerza a una Irlanda muy floja, nada rigurosa para marcar y recuperar, y sin ambición para pensar en respuestas que por lo menos ayudaran a disimular la sideral diferencia entre rojos y verdes. Esto sucedió porque los irlandeses sólo inquietaron a Casillas con un disparo de fuera del área al segundo minuto de iniciado el juego, para después depender de la iniciativa y el manejo absoluto que hicieron del partido los últimos campeones de este llamado “minimundial”.

Criticado por una prensa que quiere siempre grandes niveles de rendimiento, al no haber alineado un delantero neto en el debut contra Italia, Vicente del Bosque puso esta vez desde el minuto cero al “Niño” Torres que engranó muy bien con sus compañeros de gestación y de área —Silva e Iniesta que actuó varios metros más adelante que lo habitual— que anotó con gran suficiencia dos de los cuatro goles con los que los grandes candidatos al “Bi” generaron hasta hoy la mayor goleada que hayan podido conseguir en toda su historia en un certamen de estas características.

España hace de la elaboración triangular y de la rotación su principal característica con el armado de jugadas que tienen gran sustento en el control de pelota que consigue como ninguna otra selección del planeta —ni  siquiera Brasil— haciendo del toque su principal recurso, ese que puede tornarse en interminable hasta encontrar el resquicio para la maniobra definitoria, ejecutando la desaparición de adversarios flojos como el de ayer, que ante el orden y la precisión inalcanzables terminan resignados y extenuados.

Vale decir que entre lo que hacen el Barcelona y esta selección hay pocas diferencias, pues los dos Xavi, Busquets y el siempre inspirado Iniesta que ocupa toda la zona izquierda del campo para jugar por adentro y por afuera con la misma efectividad, le permiten contar con un muy sólido medio terreno, bien conectado, además, con quienes defienden, generando siempre la ilusión óptica que con tan perfecta ocupación territorial la cancha parece más pequeña. Imagínemonos nada más por unos segundos si Messi fuera español, esta escuadra se convertiría en una involuntaria pero inevitable abusadora de sus rivales.

No obstante las grandes facilidades ofrecidas por Irlanda, hubo momentos en que se produjeron atoramientos para las maniobras ibéricas de penetración en las áreas, más producto de momentáneas descoordinaciones que de la eficacia defensiva rival, factor que podría convertirse en una limitante cuando las exigencias se dupliquen en cuartos de final, no sin antes tener muy en cuenta que el lunes, estimulada por el empate arrancado a los italianos, Croacia, siempre tan guerrera e incansable, le plantará cara, pues tendrá que depender de sí misma porque a los azules les toca enfrentar a la débil Irlanda que en dos partidos ya ha soportado siete goles. Si España consigue un rendimiento como el de ayer, frente a los croatas, querrá decir que de su fortaleza quedarán muy pocas dudas.

Por todo lo visto hasta aquí, junto con España, Alemania vuelve a erigirse en la más consistente candidata —es la única que ha ganado sus dos primeros partidos—, luego de batir a Portugal (1-0) y empequeñecer a una descolorida Holanda (2-1) que en determinado momento pudo haber sufrido más contrastes, gracias al tan proverbial empecinamiento germano de ganar en la posesión de balón y contar con la puntería de Mario Gómez que está haciendo lo que no pudo con su equipo, el Bayern Munich, en la final de la Champions, anotando con clase y sin perdonar como tiene que ser en los goleadores de sello indiscutible.

A España y Alemania, hay que agregar en el ámbito de las buenas performances a Inglaterra, pero especialmente a Francia que cuenta con un plantel de inspirados entre los que destacan Nasri y Ribery, esperando siempre tal como lo hacen Torres para España y Gómez para Alemania, a Benzema, que ha tenido una gran temporada como anotador del Real Madrid. En esta línea, debería considerarse a Cristiano Ronaldo, pero la también implacable prensa portuguesa evalúa que está cansado, razón por la que su aporte en el triunfo de su selección frente a la danesa (3-2) no hubiera sido significativa, considerando que del “astro” se espera siempre por lo menos un gol por partido cuando su equipo lleva las de ganar.

España, Alemania y Francia encabezan la lista de las buenas actuaciones, Inglaterra la sigue un poco más abajo y no hay que descartar a Rusia que goleó en su debut a República Checa (4-1) y a Ucrania, esta última, con la soberbia reaparición de Schevchenko que asestó dos cabezazos perfectos para el 2-2 conseguido frente a la Suecia de Ibrahimovic.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia