Fútbol

Eugenio fue el perfecto amigo

Fue un periodista apasionado por el deporte. Una persona llena de valores humanos

Miraflores. Desde hace meses, Aduviri (der.) hacía la cobertura del club Bolívar. Entrevistó varias veces al titular de BAISA, Marcelo Claure.

Miraflores. Desde hace meses, Aduviri (der.) hacía la cobertura del club Bolívar. Entrevistó varias veces al titular de BAISA, Marcelo Claure.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

02:09 / 15 de mayo de 2012

Le gustaba que le llamaran Euge, un buen compañero en Marcas, más que eso un amigo, muy leal y humilde, integrante —hace muchos años— de esta familia formada a través del camino que junta periodismo y pasión por el deporte.

Trabajador, hombre de mil batallas, inquieto en su labor, responsable, perseverante, jamás se rendía; no había barrera que lo detuviera, siempre se daba modos para sortearla. Su convicción por informar —por escribir y llevar la mejor información— era más fuerte que todo.

Nuestro Eugenio Aduviri ya no está con nosotros. El sábado por la noche —sin saberlo— puso el punto final. El último título de su cosecha fue el que ayer publicó Marcas Plus: “Gemy, el campeón más joven”. Ese sábado se fue de la redacción después de escribir la que fue su última entrevista —realizada un par de días antes— al flamante monarca absoluto del ajedrez boliviano.

Eso era lo que a él más le llenaba dentro de su labor periodística, interiorizarse del deporte amateur, de sus actividades y sobre todo de sus necesidades, y de las figuras que de ese ámbito emergen. Por eso, durante muchos años estuvo ligado, por intermedio de la cobertura informativa, a las disciplinas menos escuchadas y atendidas, procurando darles atención y que al mismo tiempo tuvieran su lugar.

Sin duda que fue sino el mejor, uno de los periodistas más destacados dedicados  al deporte amateur, pero como él solía decir, no fue de la noche a la mañana, porque la constancia de seguir a tantas disciplinas durante mucho tiempo hizo que de ellas emergiera un reconocimiento constante como retribución.

El domingo lo esperamos; extrañamente —porque jamás faltaba— no llegó; ayer, desgraciadamente, nos enteramos lo peor.  Fue, más que un compañero, un perfecto amigo, lleno de valores humanos; un hombre, un periodista, de ideales y de lucha.

Su lugar —de siempre— ya está vacío. Nuestros corazones, también. Se ha ido el compañero de laburo y el amigo, pero no hay motivo para creer que esa amistad se pueda deshacer, pues sólo se nos ha adelantado un trecho en el camino más común de todos los caminos.

Los datos

Duelo

Eugenio Aduviri fue socio del Círculo de Periodistas Deportivos de La Paz. En su homenaje, esta entidad declaró 30 días de duelo.

Su labor

Hace años se especializó en las disciplinas del deporte amateur. Y desde hace unos meses tenía a su cargo también la cobertura informativa del Club Bolívar.

Se va un hermano de vida - Rafael Sempértegui

Eugenio, desde que saliste de casa, de tu pueblo, muy jovencito, y buscaste nuevos rumbos, fuiste el ejemplo de superación que     —como alguna vez tú decías— es natural en las personas que nacimos en cuna humilde. Sin que expusieras cómo fue tu formación en el colegio, en la universidad y en el trabajo, quienes te conocimos nos dimos cuenta de que superaste muchas barreras, desde el mismo idioma nativo que heredaste de tus padres y que jamás abandonaste.

Durante tu formación qué labor no desempeñaste, trabajaste en muchas cosas para sustentar tu alimentación, tus estudios y luego comenzar a forjar tu familia. Alguna vez comentaste los apuros y las privaciones que pasaste, pero seguiste adelante. Tenías esa visión para progresar porque siempre le encontrabas la perspectiva de buenos resultados a todo, creías que siempre te iría bien.

Tu gran apego por el deporte fue lo que te llevó a estudiar esta profesión. Tu entusiasmo por jugar al fútbol no sólo te llevó a practicarlo los fines de semana, más allá de las duras jornadas que te esperaban. En esos tus afanes deportivos, fuiste hasta dirigente del club de tu barrio, el Real Madrid de Villa La Merced, y te entusiasmabas por adquirir camisetas, balones y todo lo necesario para que a tu equipo no le faltara nada.

Fuiste un gran compañero y mejor amigo, un ejemplo por las actitudes de vida que demostraste, el apego al trabajo, la lealtad y sobre todo   el deseo de superación. Cuánto dolor genera tu partida. Al igual que cuando se va un hermano de vida, un hermano del alma. Eugenio, que Dios te tenga en su gloria.

Rafael Sempértegui es periodista de La Razón.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia