Fútbol

La FBF dejó en el olvido al fútbol

Han pasado poco más de seis años desde que Carlos Chávez asumió la presidencia de la Federación Boliviana de Fútbol, en este tiempo, el presidente ha tenido, como es costumbre en el cargo, más detractores que seguidores, producto de los miles de inconvenientes que conlleva el cargo.

PRESIDENTE. Carlos Chávez, titular de la FBF, con una camiseta de la selección nacional.

PRESIDENTE. Carlos Chávez, titular de la FBF, con una camiseta de la selección nacional. Foto: Víctor Gutiérrez

La Razón (Edición impresa)

23:59 / 24 de diciembre de 2012

Pero entrando en un análisis más profundo y real de las cosas, habrá que poner en la balanza lo bueno y lo malo de la gestión que, como todas, tiene luces y sombras. Porque estamos acostumbrados al análisis según los resultados que deja la selección, que al fin y al cabo es, en lo deportivo, lo único que realmente maneja la federación, y como en esta materia estamos aplazados, volcamos la mirada a una gestión federativa que en sí, sus funciones deben ir mucho más allá que el simple manejo del equipo nacional.

No podemos negar que Chávez y compañía tienen un gran mérito en la administración económica del ente mayor de nuestro fútbol, porque supieron manejar una deuda heredada en materia impositiva y además pudieron bicicletearla para no perder su edificio en Cochabamba. Hoy, aunque la deuda sigue, está bien manejada.

Tampoco podemos olvidar el gran mérito que tiene Chávez en el tema de la negociación de los derechos de televisión, que permitirá a la federación recibir el doble de lo que recibió antes de esta eliminatoria. Es mayor el mérito si vemos que producto de esa negociación la Liga también amplió sus posibilidades de mejorar su contrato televisivo.

Pero la federación se olvidó de un aspecto importante, fundamental, que es la administración de su producto, de espíritu mismo de su esencia, que es el fútbol, por que lo dejó en el olvido , y permitió que la Asociación Nacional de Fútbol y la Liga, entes autónomos, caminen sin rumbo, ese que debió ser trazado por la cabeza del fútbol, la Federación.

Por un lado está la Liga que parece andar en una nebulosa cada vez más espesa, sus dirigentes se han encargado de hacer de ella una institución poco seria. Los intereses están por encima de las normas, porque los pecados son negociables. No podemos abstraernos de esta realidad que muestra que su documentación normativa es pisoteada cada que se requiere acudir a ella. En 2012, los códigos y las normas a los que deben estar sometidos se han hecho a un lado, para beneficio de tal o cual y en desmedro del mismo fútbol. Es simple, las reglas se hacen para cumplirlas y no para negociarlas.

En este análisis, no podemos dejar de lado a la Asociación Nacional de Fútbol, la tercera cabeza que, casi siempre, entra en discordia. Porque hasta hoy, uno se pregunta para qué está, cuál es su función real y qué aporte hace al fútbol nuestro. La ANF se ha encargado de matar al fútbol desde las bases porque no produce, ni deja producir. En tantos años, los asociacionistas sólo se han encargado de mal organizar torneitos de menores que no tienen competencia, porque se lleva a los chicos a una especie de circo romano, donde los que sobreviven a una semana de intenso ajetreo, son convocados a una selección nacional, que normalmente va a hacer bulto en los torneos sudamericanos.

El famoso Nacional “B” es una burla, desde el mismo momento en que se permite que el segundo torneo en importancia a nivel clubes en el país se juegue en una cancha fuera de reglamento, como se lo hizo en la “Bombonera” tarijeña.

A partir del nacimiento de la ANF, las asociaciones han dejado de ser quienes nutran al fútbol mayor en Bolivia y lo peor de todo es que la ANF se ha convertido en el perro del hortelano, porque no hace, ni deja hacer, cuando se opone a que los ligueros tengan su torneo de menores.

Ha concluido 2012 y la Federación deberá hacer un análisis de todo lo que ha ocurrido en nuestro fútbol, porque Carlos Chávez y compañía han sido elegidos por el fútbol, para resolver sus problemas y no sólo para manejar un equipo que, producto de aquellos problemas irresueltos, ha tocado fondo y no encuentra la manera de salir del pozo.

La columna de Gary Áñez  Director revista Dale

Etiquetas

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia