Fútbol

Fernando Ochoaizpur: ‘Competir desde niño es fundamental’

Entrenador.  Volvió al país para dirigir a Guabirá. Como futbolista se naturalizó y jugó en la selección nacional.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

00:15 / 10 de noviembre de 2014

Está de vuelta en el fútbol boliviano, ahora como director técnico, con la misión de lograr el ascenso y el regreso de Guabirá a la Liga.En su época de futbolista, Fernando Néstor Ochoaizpur Iturain (Argentina, 18 de marzo de 1971) llegó por primera vez al país para lucir la camiseta de San José, después pasó a Oriente y Bolívar. Se naturalizó boliviano y jugó para la selección las eliminatorias para Francia 98 y también dos ediciones de la Copa América.

— ¿Pensó mucho para venir a dirigir en Bolivia?

— Hace dos o tres años ya se manejaba la posibilidad de volver a trabajar en el país, pero las condiciones o las propuestas no convencían y por una cosa u otra no se llegaba a un acuerdo. Me llamó  Rafael Paz (presidente de Guabirá) antes de que viniera Celso Ayala y cuando se fue me volvió a hablar, así que nos pusimos de acuerdo rápido. Estoy muy contento por regresar en esta otra faceta y siempre con la misma ilusión de cuando vine por vez primera.

— ¿Qué hizo después de marcharse del país?

— Caí en México y en Perú, pero Bolivia me dio mucho y  con mi familia siempre quisimos volver. Por eso, ésta es una oportunidad, un desafío muy grande y agradezco por haber confiado en mi persona, Dios quiera que no se arrepientan de habernos traído para ascender a este equipo que merece estar en primera división.

— ¿Después de cuántos años regresó?

— Son 15 años. Me fui en 1998. Vine otras veces a visitar a los amigos, pero esta es mi primera vez con algo relacionado con el fútbol, que he seguido constantemente.

— ¿Qué tipo de técnico es?

— Con mucha disciplina, tuve entrenadores que me dejaron cada uno sus enseñanzas, sus cosas en lo deportivo y fuera de la cancha. Junto con Roberto Settecase (su asistente) pregonamos mucho que el trabajo es clave para acercarse al éxito, somos muy fanáticos de esta actividad. Me gusta jugar al ataque, trabajar con tres delanteros, físicamente mi equipo debe estar impecable, exigimos mucho al jugador.

— ¿El despliegue físico le ganó a la técnica?

— Ya no existen más los que juegan en puestos determinados, hoy cualquiera puede defender y atacar. En ese sentido el físico le sobrepasó a la técnica. Equipo que corra no significa que juegue mal, pero es una obligación.

— ¿Qué experiencia tiene como entrenador?

— Trabajé mucho en el ascenso de Argentina, dirigí en Primera B Metropolitana, en el Argentino A y B, y en las juveniles de San Lorenzo y Boca Juniors. Vine a Bolivia  con todas las ganas, con las pilas cargadas para hacer las cosas bien, espero que lo asimilado lo pueda plasmar en una cancha.

Uno sabe que le falta aprender y estoy en constante aprendizaje, miro fútbol seguido. La experiencia es relativa hoy por hoy, sin trabajo no sirve mucho, eso es fundamental para el fútbol y espero hacerlo bien.

— ¿Vio partidos de la Liga en directo?

— La semana pasada jugaron  Blooming y Sport Boys en Montero, también estuve en otros partidos y creo que hay jugadores interesantes. Eduardo Villegas hace un gran trabajo, Mauricio Soria también, eso para nombrar a algunos técnicos. Sé que Bolivia está en fase de transición y por ahí le está costando mucho. Todos debemos ir juntos en esto, para que la selección tenga reconocimiento y esté en primeros planos otra vez.

— ¿Sabía que en Bolivia hay ideas para trabajar con juveniles?

— Hay muchos chicos que tienen ganas de jugar, de hacer sus primeras armas, pero aquí no existe competencia, es complicado tener roce. Se debe hacer competencia desde temprana edad para que cuando lleguen a equipos de primera cuenten con una base y mentalidad diferentes. Un club se nutre con jugadores formados desde abajo, no a los 19 años, a esa edad las falencias son complicadas de corregir. Competir desde niño es fundamental. Este deporte es uno de los más lindos del mundo y en él se mueve mucho dinero. Todo eso lleva sacrificio, conducta personal, inteligencia y sobre todo amor y pasión por esta disciplina.

— ¿Guabirá es el punto de inicio para algo más grande en Bolivia?

— La meta próxima es seguir aquí, quiero formar futbolistas, cambiar su mentalidad. Hay técnica, solo falta disciplina y no dejar que nada se interponga. Como objetivo central en el plano deportivo está el ascenso con Guabirá.

— ¿Qué recuerda de su paso por la selección?

— Jugué dos Copas América, también estuve en la selección subcampeona de América de 1997, pero me lesioné en la rodilla y no tuve acción en ese torneo.

Poco después de mi naturalización recuerdo que jugué contra Argentina y marqué un gol, y eso despejó cualquier celo de la gente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia