Fútbol

Freddy Cossío: ‘Antes el jugador era más ambicioso’

Hace unas semanas reapareció en el fútbol, tomó las riendas de San José y trata de sacarlo de atrás

Freddy Cossío

Freddy Cossío Foto: APG-archivo

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Ayllón / La Paz

00:00 / 14 de diciembre de 2015

Fue zaguero, entre otros equipos, de San José. Cuando se fue del fútbol profesional poco o nada más se supo de él hasta que hace unas semanas comenzó a dirigir, de manera interina, al equipo santo en el torneo Apertura.

No es un improvisado. Se formó como entrenador en el Centro de Alto Rendimiento de Cataluña, en España, volvió al país hace un año y medio, y empezó a trabajar en las escuelas de fútbol del club orureño.

— Cuando dejaste el fútbol, ¿a qué te dedicaste?

— Dejé de jugar al fútbol profesional a mis 31 años en San José por una lesión que tuve en la rodilla derecha (desgaste de cartílago), me operaron y no pude recuperarme. Tras dejar de jugar, adquirí volquetas y me dediqué a trabajar con la empresa Minera Inti Raymi y otras. Aunque traté de recuperarme para volver a jugar, no se pudo. Elegí como actividad los negocios y fui a China y posteriormente a Estados Unidos.

—¿Eres director técnico titulado?

— Aprovechando que en 2003 mi esposa fue a España a hacer su especialidad en implantología, en el área de Odontología, viajé con ella y, a modo de acompañarla y estar juntos, aproveché para hacer un curso en el Centro de Alto Rendimiento de Cataluña (Barcelona); hice los cursos de primero, segundo y tercer nivel, y luego dirigí equipos de categorías menores hasta Sub-18. Incluso en la sexta división, con equipos de una escuela de fútbol denominada Sagrada Familia.

— ¿Cómo te animaste a hacerte cargo de un San José que tiene muchos problemas?

— Fui parte del anterior directorio de Iván Ramos, acompañé a la directiva en el cargo de la Secretaría de Deportes, empecé a trabajar con la  escuela de fútbol, pero por una situación que fue casual, porque el anterior entrenador, Mario Ortega, dejó el cargo. Este directorio me pidió que asumiera. Primero,  les pedí a los técnicos de las divisiones juveniles que se hicieran cargo, sin embargo, ninguno se animó; entonces decidí asumir y felizmente las cosas están marchando con el trabajo de todos.

— ¿Lograste cambiar algunas cosas?

— Estoy muy poco tiempo en el cargo. Ahora, lo que más buscamos es zafar de las últimas posiciones, lo estamos logrando, estamos en el octavo lugar y esperamos seguir escalando posiciones. Más adelante buscaremos mejorar en lo futbolístico, en ser un equipo equilibrado y ofensivo. Para lograrlo hemos pedido reforzar el plantel por lo menos con tres jugadores, que serán incorporados para el próximo torneo, en el que queremos ser protagonistas y pelear por obtener un premio a un certamen internacional.

— O sea que en tus planes está seguir…

— Ésa es la idea.

— ¿No te desanima sobre todo la hinchada, que es muy exigente y a veces se mete en todo?

— Evidentemente, es complicado, la hinchada es muy exigente y en muchos casos determinante. El plantel tiene hinchada en todo el país y acá (en Oruro) mucho más, porque la gente es muy querendona de su club y cuando las cosas andan mal se molesta. Desde la hinchada y el periodismo es así.

— ¿Vives tranquilo con todo eso?

— Uno no puede vivir tranquilo, pero de éste y otros aspectos también tomaron conciencia los jugadores, y por supuesto nosotros, es por eso que debemos y tenemos que salir de esta coyuntura, y por el momento dejar de lado la parte económica. Los futbolistas están cumpliendo y ojalá los dirigentes también cumplan con el equipo.

— ¿Cuál es la meta que persigues?

— Lo que quiero es que el equipo sea protagonista y por eso he pedido que se refuerce, necesitamos dos mediocampistas y un delantero, porque el objetivo es pelear arriba, hacer que San José sea un plantel que pueda rendir en todas las canchas y sobre todo trabajar para que acá, en Oruro, los aficionados vuelvan al Jesús Bermúdez. Aparte, no se va a descuidar las divisiones menores, al contrario, debemos aprovechar las dos canchas que tiene el complejo para planificar un buen trabajo que permita la aparición de jugadores orureños.

— ¿Volver al fútbol es algo que querías?

— El fútbol me dejó mucha experiencia, disciplina, amigos; gracias a este deporte pude formar mi familia, y también me dejó un poco de dinero como para tener un capital. Entonces, uno tiene que retribuir de alguna manera. Es lindo el fútbol.

— ¿Es lindo en general, o era más lindo cuando tú jugabas?

— El fútbol de hoy no es igual al de antes; ahora no se ve  lo de antes, el jugador mostraba entrega, era más ambicioso en el sentido de querer mostrarse en un equipo. Era difícil ganarse la titularidad, había demasiada competencia interna en los planteles. Ahora, en cambio, noté que el futbolista es muy conformista, ya no se ve el espíritu deportivo o el hecho de que el jugador pueda sudar la camiseta hasta el final de cada partido, incluso jugar por la camiseta.

— ¿Ése es un avance o un retroceso?

— Depende. Prima más la parte económica, pero también el jugador ahora goza de la protección que le otorga Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol). Por ejemplo, antes la dirigencia te podía echar de un club aduciendo, por decir, bajo rendimiento; ahora es muy difícil que quieran hacer eso. Pero por eso mismo ahora el futbolista se conforma; si juega bien o no, le da igual porque igual sigue cobrando, creo que es la gran diferencia.

Perfil

Nombre: Freddy Cossío.

Nacimiento: Cochabamba, 1 de marzo de 1967.

Familia: Casado con Roxana Murillo. Sus hijos son Freddy y Mackeyla.

Trayectoria: Comenzó a jugar en 1986 en Aurora. Luego pasó a San José, Litoral, The Strongest, Wilstermann. Integró la selección en tres ciclos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia