Fútbol

Juan Manuel Peña: ‘Nuestro fútbol no tiene formación’

Dejó el fútbol el año pasado, después de una brillante carrera desarrollada sobre todo en el fútbol español. Juan Manuel Peña, exzaguero de la selección , ya no juega, pero sigue de cerca lo que pasa en el deporte que por años fue su pasión.

La Razón / Jaime Ayllón / La Paz

00:00 / 21 de mayo de 2012

— ¿A qué te dedicas?

— Estoy radicado en Santa Cruz, tengo algunos negocios, aparte colaboro con clubes nacionales viendo a chicos con el fin de darles una mano. Siempre trato de orientar a los jóvenes que aparecen, hacerles conocer los cuidados que deben tener si su sueño es jugar  en el exterior.

— ¿Por qué no terminaste tu carrera en el país?

— Podía haberlo hecho en Blooming o en Bolívar, que me hablaron en su momento; sin embargo ya no sentía esas ganas, esos deseos, esa alegría que implica ir a entrenar a diario y prepararse con todo para jugar. Medité bastante, ya tenía en la cabeza optar por mi retiro, y no había nada que me hiciera ilusionar o me llenase. No tenía algo en qué sustentar el ir cada jornada a trabajar, ya no sentía la misma alegría.

— ¿Entonces lo de Estados Unidos fue la despedida?

— Yo creo que fue allí en donde perdí esa ilusión y lo dejé. Es que no tiene ningún sentido ir forzado a cumplir un trabajo. Uno debe ir con alegría, con predisposición, y ya no estuve al 100%, sobre todo en lo relacionado a la motivación.

— Muchos jugadores, después de dejar la actividad, se dedican a ser técnicos, ¿ese será tu caso?

— Yo hice el curso en España, donde son tres niveles, vencí el primero, o sea estoy capacitado para trabajar en la formación de niños y jóvenes; pero lo hice por conocer cómo era estar desde el otro lado de la cancha, sentir y entender.

— ¿Es decir que no te animarás a ser entrenador?

— Aún no tengo la ilusión de trabajar o estar metido en algún club, no de momento; quizás más adelante, cuando haya un proyecto serio e interesante, porque a mí me gustan las cosas serias; eso de ir a cobrar un sueldo y no tener ilusiones ni ganas, no tiene sentido.

— ¿Cómo ves al fútbol  boliviano?

— La materia prima, el futbolista, la calidad es indiscutible en nuestro fútbol, eso sin lugar a dudas. Uno va a cualquier barrio, de cualquier ciudad, o a cualquier pueblo de cualquier provincia y ve jugadores con muchas cualidades técnicas; desgraciadamente no tenemos formación, la educación que se le tiene que dar al futbolista desde pequeño no existe, entonces cuando llega a jugar a un nivel más alto como ser en las asociaciones o en el profesionalismo, se nota falencias, cosas muy básicas que un futbolista tiene que saber, y esto es por la falta de formación.

— ¿Por qué será que todos coinciden con ello, pero no hay soluciones?

— Desgraciadamente aquí, en nuestro fútbol, no le brindamos el apoyo a los jóvenes o las divisiones menores, y es que los dirigentes son muy cómodos, porque es muy fácil decir que no hay dinero; sin embargo, si estás en algún cargo lo que tienes que hacer es buscar fondos para trabajar, de lo contrario no tiene sentido que seas dirigente. Es fácil ir y sentarse en una silla, cobrar el sueldo y decir que no hay cosas para hacer, entonces tu trabajo es muy fácil y así todo el mundo cobra. Lo difícil  es lo otro, para ocupar un puesto hay que entregarse a él, buscar recursos, ver maneras para dotar de opciones a los niños y jóvenes.  No es ser dirigente y listo.

¿Cómo ves nuestro fútbol a nivel de clubes?

— Sin duda lo que hizo    Bolívar marca el punto en donde uno está, hizo un buen trabajo. No hay mucho misterio, cuando uno es serio trabajando, responsable y coherente en lo que hace, hay resultados; Bolívar hizo eso y hay que felicitarlo y agradecerle porque es un club que trabaja en forma seria, trabaja en divisiones menores, creo que es de los más profesionales que existen en el país y los demás equipos debían imitar aquello.

¿Es sólo Bolívar?

— Es un ejemplo, pero volvemos a lo de antes, un directivo no tiene sólo que rodearse de gente que quiera estar en ese directorio, todo el mundo quiere estar de dirigente, pero a la hora de la verdad no pasa nada. Si saben que no hay dinero, para qué se meten; de todas formas siempre quieren estar ahí, por ello los clubes lo que tienen que hacer es rodearse de gente que le gusta trabajar y quizá cambiar la mentalidad, porque hay dirigentes que llevan toda una vida metidos en los clubes y están acostumbrados a estar ahí nomás, no a trabajar como debe ser o como se tiene que hacer. No digo que los dirigentes sean malos, sino que están acostumbrados a una forma de trabajo que no se acomoda a los tiempos modernos. Se debe trabajar tipo empresa. Por ello nuestro fútbol a nivel institucional es bastante amateur, no es profesional y así es muy difícil crecer. Si llevamos tantos años con el mismo sistema nada va a cambiar.

— ¿Qué otra cosa está mal en nuestras canchas?

— Veo que hay un gran problema, y es que el arbitraje es horrible. No sé si (los árbitros) no tienen capacidad para trabajar como tales, o no pueden prepararse de la mejor manera. Sé que la labor de un juez es muy difícil, pero desgraciadamente nuestro fútbol está estancado también por el tema arbitraje, y por eso cuando vas a jugar afuera te das cuenta de que los arbitrajes son muy diferentes a lo que estás acostumbrado acá.

— La selección está por volver a la competición, ¿cómo ves su futuro en estas eliminatorias?

— Pienso lo mismo que pensaba cuando jugaba y después de haber jugado: si uno no tiene el tiempo para trabajar, los futbolistas no van a llegar bien formados; es muy difícil que un entrenador de selección pueda hacer una labor descollante porque no tiene el tiempo para trabajar. En cinco días uno no puede mentalizar a los jugadores para que cumplan un rol en la cancha y apliquen un sistema de juego. Como futbolista que fui y ahora como hincha quiero que le vaya bien a la selección, pero si no se le da tiempo para trabajar más, será muy difícil.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia