Fútbol

Juega un buen partido y sólo logra un punto

Cuatro hombres con pasado atigrado consideran que el Tigre fue superior, que el resultado es injusto y el pase se hace cuesta arriba

Tensión. El brasileño Rodrigo Moledo increpa al paraguayo Ernesto Cristaldo.

Tensión. El brasileño Rodrigo Moledo increpa al paraguayo Ernesto Cristaldo.

La Razón / Rafael Sempértegui / La Paz

03:42 / 22 de marzo de 2012

Ocurrió lo contrario a sus dos anteriores partidos de Copa Libertadores cuando The Strongest pasó muchos apuros y ganó; mientras que ayer disputó su mejor cotejo como local en este torneo, mereció sumar tres puntos, sin embargo se tuvo que marchar amargado por el empate, que puede costarle la clasificación. Cuatro atigrados analizaron el juego de ayer en Miraflores, el resultado y las posibilidades del Tigre en el certamen tras el empate de anoche.

Todos coincidieron en que el aurinegro sorprendió con un buen juego en el complemento y fue superior a su rival, pero al final la igualdad lo dejó herido de muerte, porque está obligado a ganar en el exterior, sobre todo en su visita a Chiclayo, Perú, cuando se mida con el Juan Áurich.

“La verdad, me sorprendió cómo se paró el equipo, porque de un primer tiempo equilibrado, en el segundo anotó y pudo marcar un par de goles más. Lástima que no lo hizo y el rival se fue con un premio grande cuando no hizo mucho”, dijo Douglas Ascarrunz, expresidente atigrado. Observó que el ingreso de Nelvin Soliz fue positivo, pero no el de Luis Melgar, que aportó muy poco.

Al exatigrado y actual director del Fondo de Inversión para el Deporte, Tito Montaño, le pareció injusto el resultado, porque The Strongest fue impetuoso y arriesgó; en cambio el rival sólo aprovechó un segundo de distracción defensiva. Para el brasileño Regis de Souza, el Tigre está herido, pero no muerto. “Hoy los muchachos merecían ganar porque fueron mejor que Inter”, dijo el volante, quien añadió que le hubiese gustado estar ahí y ayudar.

Finalmente el aguerrido excapitán de los gualdinegros, Ricardo Fontana, aseveró que sin duda alguna el Tigre jugó mejor que cuando lo hizo ante el Santos y el Áurich, pero las otras opciones de gol que tuvo para definir el partido no las aprovechó. “El segundo gol era de la tranquilidad, pero nunca llegó. Ahora, la verdad, se le hace cuesta arriba y está muy difícil”, agregó el Tano.

La tristeza se apoderó del Siles

Silencio sepulcral

Lo que era una victoria importante y dejaba a los aficionados atigrados con una sonrisa dibujada en el rostro, se borró a falta de dos minutos para el final del cotejo, con el empate del Internacional, que dejó a los gualdinegros dolidos y con un silencio sepulcral en el Hernando Siles.

La esperanza...

La mayoría de los hinchas no tuvo ánimo para hablar, uno de los pocos que lo hizo sostuvo que “cuando las cosas no se hacen bien, se termina así”. Otro, un poco más animado, dijo que “no todo está definido y que se tendrá que pelear todo en Perú” cuando el Tigre visite al Áurich.

Se esperaba más

Los cerca de 15.000 aficionados le dieron una interesante bienvenida al plantel atigrado, pese a ello no fue la asistencia esperada en el estadio Siles, pese a que el costo de las entradas se disminuyó para lograr una buena asistencia y mayor apoyo al equipo.

Felices

Los únicos alegres en las tribunas de Miraflores fueron los más de veinte hinchas de Inter, quienes se apostaron en la zona baja del sector de preferencia y festejaron el empate como una victoria.

Silbidos

Al final del cotejo se escucharon silbidos hacia el plantel. No faltaron los hinchas que esperaron a la salida a los jugadores para insultarlos. No obstante los sinsabores, la hinchada atigrada no falló a su equipo, pues la curva sur estuvo repleta. Las frases

Jugó buen segundo tiempo, pero no supo liquidarlo’ 

Douglas Ascarrunz

Deja gran sabor a tristeza cuando mereció triunfar’ 

Ricardo Fontana

Fueron dos tiempos, el Tigre fue mejor, pero no pudo concretar’  

Tito Montaño

Le faltó instinto asesino - Óscar Dorado Vega

Después de un primer tiempo de oportunidades compartidas, en el que los remates de media distancia erigieron a Muriel como figura y Dagoberto marró un par de llegadas nítidas, lo sustantivo del partido se produjo en el complemento. No sólo que The Strongest pasó a ganar, antes del minuto, gracias al oportunismo (concentración, que le llaman) de Rodrigo Ramallo, sino que durante un largo rato tuvo al borde del desastre a un adversario confundido, desgastado mental y físicamente. En ese tramo el dueño de casa no sólo debió afianzar la victoria, sino que hasta pudo pagar con parecida moneda lo sucedido la semana pasada en el Beira Río.

Es cierto que el portero visitante continuó respondiendo espléndidamente pero no es común ver al Inter tan desteñido, sin recursos para salir del atolladero, peleado con la pelota. Cristaldo y Escobar —de lo mejor del Tigre— fabricaron claras opciones pero Muriel era una muralla. Y cuando no lo fue faltó puntería.

Rondaba en el estadio una sensación extraña. La de presumir que el exagerado perdón a un oponente de semejante envergadura —más allá que jugó de discreto para abajo— podía implicar un riesgo extremadamente peligroso. Así fue. Nei arrastró marcas y le dejó servido el empate a Gilberto. Restaba muy poco y el uno a uno se instaló en definitiva, como un castigo a la impericia aurinegra. Para el equipo rojo un regalo caído del cielo. Pese a la presencia del temible Leandro Damiao y al excepcional todoterreno Tinga, la derrota parecía asumida como un hecho inexorable.

Se hizo trizas el propósito de la campaña ideal en terreno propio y el encuentro dejó más de una lección. El Tigre no supo amarrar el éxito, dejó pasar el tren y el adversario que estaba contra las cuerdas renació en un lapso durante el que Daniel Vaca era poco menos que espectador. Paradojas del fútbol, aunque no casuales.

Óscar Dorado Vega es corresponsal en Bolivia de Fox Sports.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia