Fútbol

La Liga, con más debilidades que fortalezas

La Liga del Fútbol Profesional Boliviano cierra una nueva gestión en los tres pilares  que sustentan su funcionamiento, el administrativo, el técnico y el económico. En el orden administrativo, muestra una solidez con la atención a los 12 clubes.

Dirigentes. Mauricio Méndez (izq.), Carlos Bendeck y Kurt Reinscht dialogan tras una reunión de la Liga en Cochabamba

Dirigentes. Mauricio Méndez (izq.), Carlos Bendeck y Kurt Reinscht dialogan tras una reunión de la Liga en Cochabamba Foto: Fernando Cartagena

La Razón (Edición impresa)

23:58 / 24 de diciembre de 2012

Los recursos económicos que percibe por distintas corrientes le da cierta holgura para atender sus requerimientos, respondiendo a esa independencia que tiene.

La crisis radica en gran parte de los clubes afiliados cuya economía no responde a los compromisos con jugadores y técnicos impagos en sus salarios, cuya agudeza tiene su mejor ejemplo en La Paz FC y que en mayor o menos grado se da en otros clubes.

Montos de sueldo, primas y premios inflacionados están lejos de la realidad, extremo que se repite año tras año, sin encontrar solución y, por el contrario, poniendo en riesgo su patrimonio.

Deportivamente lleva adelante los torneos que, por la pasión propia de este deporte, concentra casi siempre buena cantidad de público, convencidos de que los recursos por esta corriente no alcanzan para cubrir una planilla de sueldos.

Los partidos exponen un nivel técnico discreto con algunas contadas excepciones y que luego se reflejan en las competencias internacionales a las cuales asisten los “mejores”, es obvio referirse a aquellos que quedan en el camino.

Los llamados “refuerzos” sólo tienen ese rótulo, más cantidad que calidad, poco o nada se hace para cualificar  y se convierte en una sangría económica.

El déficit de la Liga y sus clubes radica en sus divisiones menores, a las que no se les presta la atención que merecen, sin reconocer que éstas sus canteras permitirán el recambio.

Son contados los entrenadores en los cuales se puede confiar el trabajo, la inestabilidad laboral en la cual se desarrollan es otra constante; de ahí que la mayoría de los equipos cambian dos y hasta más profesionales.

Otro de los graves problemas en los torneos de la Liga tiene que ver con los árbitros, cuya labor se complica y seriamente porque los futbolistas no asumen su rol de profesionales, lo que se refleja en la cantidad de amonestados y expulsados que se registra en los campeonatos.

Los vacíos de la convocatoria y su reglamento generan polémica, sus ensayos como casuísticas y otros evidencian que hay urgencia de disponer de redacciones claras y evitar conflictos interclubes.

Lo importante, que en los controles de dopaje no se haya registrado ningún caso positivo, rol que debe continuar por la propia salud de los jugadores y del fútbol.

La Columna de Rolando Gamarra  Editor de deportes Opinión

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia