Fútbol

Loayza, ‘paceño y bolivarista’

Cumpleaños El presidente de Bolívar cumple hoy 68 años. El fútbol no lo es  todo en la vida de este exitoso dirigente

Guido Loayza

Guido Loayza

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

00:02 / 26 de marzo de 2012

Guido Loayza Mariaca  nació en el seno de una familia en la que la mayoría de sus integrantes eran stronguistas, pero la influencia de dos tíos suyos, muy ligados a la Academia, hizo que el actual presidente de Bolívar abrace un cariño especial por la camiseta celeste, desde niño. El dirigente e ingeniero en telecomunicaciones está hoy de cumpleaños y cuenta algunas cosas de su vida que mucha gente no conoce.

“Soy paceño y bolivarista, de una familia que tenía muchos stronguistas. Tuve un tío fundador y presidente del club, otro muy conocido pintor, ellos me influenciaron. Somos tres hermanos, dos celestes y uno atigrado, pero nos llevamos muy bien, cada uno con sus sentimientos por su club, como debe ser en una familia paceña”.

Muy poco tiempo de su infancia lo pasó en el país, por eso dice que no conoce a mucha gente de esa época. Dos o tres personas cierran su círculo de amigos íntimos: “prefiero no decir sus nombres para no herir a nadie”. Asegura que cosechó amistades por donde pasó, los cataloga como del Bolívar, del fútbol, del tenis, del colegio de sus hijos y de su profesión.

Su época de universitario la pasó en Argentina, de ella recuerda casi todo. “Fue enormemente fecunda, ha dejado una impronta muy profunda en muchos aspectos de mi vida. Tuve la suerte de vivir en un país que en esa época tenía una excelente universidad, que no se hizo por la espada sino por    el libro, donde se respiraba y se fomentaban todas las expresiones de cultura y los universitarios teníamos facilidades para acceder a ellas.

Fue un privilegio vivir la década prodigiosa de los años 60 juntos y revueltos con grandes cineastas como Godard, Resnais, Truffaut, Antonioni, Fellini, Bergman. Grandes escritores como Cortázar, Borges, García Márquez, Vargas Llosa, Donoso, Fuentes. Deportistas como Pelé, Mohamed Alí, Zubeldía, Verón. Grandes músicos como Los    Beatles, Bob Dylan. Y notables líderes políticos: Cohn Bendit, uno de los artífices del Mayo del 68, en fin, una época de grandes transformaciones donde los jóvenes no sabíamos bien lo que queríamos, pero teníamos claro lo que no queríamos”.

De su vida como dirigente admite que una de las mejores decisiones que tomó como tal fue traer a Xabier Azkargorta para que dirija la selección nacional. “Con seguridad una de las más importantes de las tantas que me tocó tomar. No había mucho tiempo, las eliminatorias estaban encima, no había selección y nadie creía que podría convencer a Xabier habida cuenta de la crítica situación en la que estaba la FBF. Él privilegió el desafío de conducir una selección contra Brasil y Uruguay, en un lindo proyecto que le presenté, al dinero que pudo ganar en otro lado”.

Alguna vez comentó que tuvo que prestarse dinero de su esposa para costear la llegada de Azkargorta. Hoy responde que pudo cobrar ese monto, pero sin intereses. “En realidad eran nuestros ahorros y los tuve que poner para pagar primero el contrato del técnico. Como dicen los americanos put your money where your mouth is (pon tu dinero donde pones tu boca). La FBF no tenía fondos y sí muchas deudas, nadie prestaba un peso, hubo entonces que poner más de $us 150 mil para arrancar con todos los gastos de la selección mayor y las inferiores. Felizmente, gracias a que el proyecto funcionó, pude recuperar el dinero familiar, obviamente sin cobrar un solo peso de intereses”.

Como hombre de fútbol no escapa a la pregunta de quién es el mejor jugador de la historia. Sin duda responde que Diego Maradona. Vio jugar a Pelé y ahora disfruta con Lionel Messi, pero como el Pelusa ninguno       y argumenta su opinión: “Maradona fue un gran jugador. Con Garrincha tienen el honor de haber ganado un Mundial solos.

Lo hicieron en 1962 y 1986 respectivamente. Si en México Diego jugaba para Marruecos, ese era el campeón porque ganaba los partidos solo.Messi está en camino de ser el mejor, pero es dependiente de sus compañeros. Pelé fue un gran futbolista, aunque le faltó jugar en un fútbol más competitivo que el brasileño”.

El tenis, la comida y los libros son parte fundamental en la vida de Guido Loayza. Si por algo tiene debilidad el presidente de la Academia es por las papas a la huancaina, acompañado por un vaso de cerveza, aunque su bebida favorita es el vino. El dirigente asegura que sabe preparar el platillo y que lo hizo muchas veces en su estadía en Argentina.

“En La Plata solía prepararlas con gran éxito entre los compatriotas. Me salían muy bien porque mi madre me regaló el libro La cocina en Bolivia y me daba todos los insumos para llevar”.

Del tenis dice con cierta elegancia que no es bueno. “Cuando preguntas cómo es fulanita y te contestan ‘muy inteligente’ ya sabes de qué se trata. Yo diría que como tenista soy muy inteligente, imaginativo y con mucha sinceridad de estilo. Por no decir malo. Empecé en el tenis cuando los otros deportes me dejaban y puedo decir sin ambages que me divierto mucho jugando con los amigos y agradezco que me saque varias horas a la semana de la rutina y me ayude a escapar del sedentarismo”.

Sus objetos más preciados son sus libros, aunque se lamenta por no tener más tiempo para poder releerlos. Uno de los mejores regalos de cumpleaños sería la clasificación de Bolívar a los octavos de final de la Copa Libertadores.

“Sería feliz si iniciamos otra época. Esta participación debe ser la mejor de muchos años, sumamos 17 puntos entre Bolívar, The Strongest y Real Potosí hasta hoy, eso es bueno y hay que agradecerles a los tres clubes”. Vio de cerca los títulos conseguidos por Estudiantes de La Plata, por eso es hincha del club argentino. “Evidentemente viví las tres primeras y sucesivas Copa Libertadores y la Copa Intercontinental contra el Manchester United, fue una época gloriosa porque Estudiantes era un equipo chico.

Para Bolívar pide que “se consolide como una institución seria, que tenga una infraestructura capaz de asegurarle sin sobresaltos el trabajo de su primer equipo y de todas sus divisiones. Que se haga realidad un proyecto de responsabilidad social  para ayudar a la niñez .Un club para sus socios y más campeonatos nacionales e internacionales vendrán como consecuencia y por gravitación propia”.

Llevó a Bolivia al Mundial de 1994

En la FBF

Fue durante una gestión (1993-1994) presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). En su mandato la selección nacional, dirigida por Xabier Azkargorta, logró clasificarse al Mundial de Estados Unidos 1994.

En Bolívar

Tiene una larga trayectoria como dirigente de la Academia. Fue parte del directorio celeste ocupando varios cargos desde la época de Mario Mercado Vaca Guzmán.

Presidente

Hoy, Loayza encabeza el directorio de Bolívar, a punto de cumplir su primer mandato de cuatro años. Ya tomó la decisión de ir a la reelección para estar otros cuatro, que serían los últimos.

De aquella generación que quería cambiar el mundo

Nació el 26 de marzo de 1944. Está casado con Gilda Minaya y tiene dos hijos: Álvaro y Diego. Uno estudió Filosofía en Madrid, el otro Sociología en Lovaina. “Soy feliz de que hagan cosas distintas a la mía”

En su familia “gustamos de la tertulia y hablamos de los más variados temas, pero con mis hermanos, mis hijos y mi sobrino español, que saben mucho, comentamos todo sobre el fútbol local e internacional y, en compañía de otros amigos muy metidos con los deportes, armamos plateas muy versadas y divertidas para ver fútbol, tenis o la NBA por la televisión”.

Manifiesta que eligió bien la carrera de Ingeniería de Telecomunicaciones porque “es una profesión que pone al individuo un poco más cerca de lo humanístico. Ahora de querer, como el sueño del pibe, hubiera querido ser futbolista”.

Su mayor virtud “debe ser la de actuar en total consecuencia con mi generación, una generación que creía que podía cambiar el mundo. Uno de los lemas del Mayo del 68 era ‘Seamos realistas, hagamos lo imposible’”.

No le gusta hacer más de lo mismo, donde va trata de crear e innovar. “Me gusta dejar mi impronta, en general he tenido éxito en mi vida; sin embargo, algunos proyectos entrañables en los que puse mucha ilusión no se me dieron, pero no me arrepiento de haber dado lo mejor por ellos”.

Loayza reniega porque le cambiaron la ‘i’

Sus hermanos apellidan Loaiza; él, en cambio, Loayza. Explica los motivos: “El apellido de mi familia es con ‘i’, pero cuando me fui a estudiar a Argentina las autoridades me hicieron los documentos con ‘y’. En Buenos Aires no tenía las condiciones para encarar un engorroso trámite para corregir mi pasaporte y así todos mis documentos a partir de ahí devinieron con ‘y’, con los consiguientes problemas.

Décadas después, cuando fui a renovar mi carnet de identidad,  me dijeron que el número que había mantenido durante años lo habían asignado a un ciudadano de Viacha y que yo estaba obligado a cambiarlo. Otro frangente con múltiples daños. Son pruebas y cicatrices del maltrato que muchas veces dan las autoridades al administrado y que uno debe llevarlas por siempre”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia