Fútbol

Mario Ortega - ‘En Bolivia es difícil tener una oportunidad’

Entrenador. Hace años cometió un error que le prohibió el ascenso a Ciclón. Con Aurora ha conseguido tener una revancha

Mario Rolando Ortega

Mario Rolando Ortega

La Razón / Jaime Ayllón / La Paz

02:59 / 23 de abril de 2012

Hace casi tres años le dieron ‘muerte civil’ en Tarija porque, a raíz de un error, hizo jugar a cinco extranjeros al mismo tiempo en Ciclón, contraviniendo la norma, lo que impidió que el cuadro tarijeño ascendiera a la Liga, pese a ganar la final. Ahí pareció que su carrera como entrenador iba a quedar frustrada; sin embargo, como el fútbol da revanchas y oportunidades, las encontró en Cochabamba, donde ahora dirige con acierto y éxito al Aurora, que se puso entre los líderes de la tabla y con chance de pelear el título.

Mario Rolando Ortega fue un destacado delantero de The Strongest en los 80 y como entrenador de fútbol pretende también llegar lejos. Por lo pronto ha logrado que Aurora, sumido antes en una crisis futbolística, se pare y se postule como candidato a la corona del Clausura.

—  ¿Cuál el secreto de Aurora para que sea protagonista del torneo?

— El trabajo del grupo y el hecho de, como entrenador, compartir con los jugadores las ideas que tenemos en el aspecto futbolístico, ésas son las bases para la buena producción que realiza el plantel; además creo que los jugadores se sienten cómodos en las posiciones en las cuales están ubicados en el terreno de juego y no dejamos de trabajar en la parte física y táctica.

— ¿Aurora está para pelear el título o ganar una clasificación internacional?

— Primero interesa que el equipo juegue bien y pueda sumar puntos fecha a fecha, porque yendo paso a paso es que nos daremos cuenta para qué estamos; entre tanto no podemos anticiparnos, porque aún faltan varias fechas, entonces nada está dicho.

— ¿Se ilusiona con ser campeón en este su retorno a la dirección técnica?

— La ilusión que siempre tuve fue dirigir un plantel profesional, se me cumplió y estoy trabajando para llegar lo más lejos posible. Uno siempre sueña con alcanzar objetivos, pero la campaña que realicemos en lo que resta del certamen nos dirá para qué estamos. El final nos dirá para qué estamos. Ojalá podamos llegar lo más lejos posible.

— ¿Es difícil tener la opción de dirigir en Bolivia?

— Es complicado y difícil tener una oportunidad. Yo vengo peleando está posibilidad desde 1997, luego de que me recibí en la Argentina como técnico. El 98 trabajé allá, en los torneos regionales, pero acá es complicado dirigir, mucho más para quienes estudiamos afuera. Incluso los colegas que se prepararon acá tienen el mismo problema porque el mercado es pequeño, pues apenas hay 12 clubes; sería lindo un torneo paralelo a la Liga.

— ¿Dónde egresó y cuándo dirigió?

— Egresé de la Asociación del Fútbol Argentino en 1997, tuve como compañeros de estudio a Ramón Centurión, Jorge Vivaldo, Madelón, quien está dirigiendo a San Lorenzo. Jorge González y Gabriel González, quienes estuvieron vinculados a la selección paraguaya. Empecé a dirigir en el torneo regional al club Pucará que lo promocioné al Nacional B, luego San Cristóbal y otros equipos regionales.

— ¿Cómo quedó lo sucedido en Ciclón de Tarija?

— Bueno, fue casual lo sucedido en 2009, porque en principio yo iba a volver al país como asistente técnico de Julio César Toresani, quien llegó para The Strongest. Regresé, pero las cosas no se dieron como pensamos y cuando retornaba a Argentina me hablaron para hacerme cargo de Ciclón, salimos campeones, incluso jugué la final de la copa AeroSur del Sur, perdimos ante Universitario, disputamos la Copa Simón Bolívar y cuando estábamos jugando el título ante Guabirá tras una gran campaña nos pasó eso. La final no la perdí en cancha, sino en mesa por un tema de los futbolistas extranjeros. Fue un error que asumí y pagué, que nos costó no ascender. Es un tema que asimilé, de manera que me siento con la conciencia tranquila porque no obré de mala fe, pero fue una gran lección.

— ¿El apellido Ortega se extenderá en el fútbol?

— Yo creo que sí, porque tengo a mi sobrino Dimar Ortega que está en Bolívar. Mis hijos, Mario Rolando Ortega que juega de marcador central, tiene 20 años, y Maximiliano que es volante de contención o enganche, tiene 16. Ellos estuvieron jugando en Unión de Santa Fe, en la Argentina. Ambos se entrenan en Aurora, pero sólo entrenan, porque acá en el país es malo que el hijo juegue donde tú diriges, en la Argentina es una bendición que pase eso.

— ¿Cómo se siente en esta nueva función?

— Me siento más tranquilo. De a poco agarro confianza, cuento con la ayuda del grupo de colaboradores, lo que me motiva y aparte mi familia me respalda. Sobre los dirigentes, tengo la confianza de ellos, porque las cosas mejoran y ojalá le demos una satisfacción a Aurora. Tenemos el deseo de mostrar a gente joven porque de a poco daremos paso a los juveniles como Sergio Moruno, Fabián Mendoza, Carlos Vargas y José Cornejo.

— ¿Cree que dirigirá la Copa Sudamericana en el banco de Aurora?

— La experiencia que uno asimila le lleva a ver la diferencia que existe de un torneo a otro, en mi caso, por ejemplo, quemé etapas. Pasé por el torneo asociacionista y el Nacional B que son de otras características, y ahora a nivel profesional es otra cosa, uno tiene que enfocar los partidos bien en la parte táctica y, sobre todo, contar con el apoyo del plantel.      Con relación a dirigir a nivel internacional hay que preocuparse por estudiar al rival, entonces consideramos que si las cosas se dan y el directorio nos respalda, estaremos preparados para asumir también ese reto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia