Fútbol

Mauro Machado: ‘Jugar la final de la Copa es imborrable’

Retiro El golero, subcampeón de la Sudamericana con Bolívar, deja el fútbol para dedicarse a ser preparador de arqueros

Mauro Machado. Foto: Fernando Cartagena-archivo

Mauro Machado. Foto: Fernando Cartagena-archivo

La Razón (Edición Impresa) / Jaime Ayllón

00:00 / 13 de enero de 2014

Mauro Machado, brasileño, jugó en varios equipos bolivianos, y su mayor alegría —sin duda el mejor momento de su carrera— fue cuando con Bolívar disputó en 2004 la final de la Copa Sudamericana ante el argentino Boca Juniors. A pesar de la derrota, fue la mejor participación de la Academia a nivel internacional.

El arquero, que actuó en Aurora el año pasado, acaba de ponerle punto final a su carrera y comenzará otra, dedicándose a la preparación de goleros y a dirigir una escuela para niños y jóvenes que se inclinan por ese puesto en la cancha.

— ¿Por qué tomaste la decisión de dejar el fútbol activo?

— Lo de terminar la carrera venía pensándolo desde hace un tiempo y ahora lo decidí porque se dio la oportunidad de seguir en el club, pero como preparador de arqueros, lo que me pone contento. Esto lo venía planificando y estudiando mucho, es decir ver trabajos y a la vez estudiar la filosofía del esfuerzo.

Desde 2007 vengo trabajando en esta función paralelamente a ser el arquero del equipo. Esta labor ya la desarrollé cuando estuve en La Paz Fútbol Club, en Real Potosí, Wilstermann, en Aurora al principio con Marcelo Nevelef, entonces es algo a lo que estoy acostumbrado. Ahora se suma el tema de la escuela de arqueros, que tampoco es algo nuevo para mí, porque en aquel aspecto también trabajé en Wilstermann. Y tomé esta decisión por mi edad y por lo que sucedió en el anterior campeonato, donde no tuvimos una buena campaña.

— Cuando uno se retira hace un balance rápido, de los buenos y malos momentos. ¿Cuáles recuerdas?

— Sin duda alguna el haber jugador la final de la Copa Sudamericana con Bolívar (2004), eso es imborrable en mi carrera porque  además entré en la historia del club y del balompié boliviano. Y el momento más difícil fue cuando el golero de Universidad de Concepción, de Chile, Nicolás Peric me convirtió un gol de arco a arco, no solo tuve ese error sino también hubo otros, pero que me ayudaron a crecer. En esa Copa le pedí a Dios hacer un buen torneo, pero cuando Dios te quiere dar algo, también te prueba para ver si estás listo, entonces esa fue la prueba que tuve que pasar, ese gol antológico, anecdótico, pero al final se recuerda más que Bolívar haya llegado a la final de ese certamen, aunque lo hayamos perdido.

— ¿Quisiste en algún momento naturalizarte?

— Aquí en Bolivia si no te naturalizas para la selección no sirve de mucho, al contrario, gastas más de $us 1.000 y sigues jugando como extranjero en tu club, entonces no vale la pena; eso no quiere decir que no quiera mucho a esta nación, sé mucho de su historia, hago que los extranjeros respeten esta tierra, sé su himno nacional, en realidad me siento un boliviano más y no cambiaría ese cariño que le tengo a este país.

— ¿En esta etapa notaste que surgieron nuevos arqueros?

— Quizás Carlos Lampe, a quien creo que hay que trabajarlo más en la técnica, ya mirando en mi caso como preparador de arqueros; Romel Quiñónez, que es un golero que me gusta, tiene buenas condiciones; y por último el de Blooming, Marco Vaca. Esa gente surgió en este último tiempo y son los arqueros del futuro para la selección nacional.

— ¿Te fijabas en algún golero como espejo?

— En principio en mi papá, Mario José Machado, porque él me enseñó muchas cosas; y después me gustó mucho Ta-ffarel, a quien conocí personalmente y fue algo increíble porque es mi ídolo.

— ¿No te apresuraste al retirarte de la práctica activa?

— La anterior campaña (con Aurora) no fue muy buena y solamente tenía contrato hasta diciembre, entonces como ahora no puedo ir a otro equipo, tampoco se presentó alguna opción con un equipo del Nacional B; de manera que no puedo estar parado seis meses viendo qué pasa, así que apareció la oportunidad de trabajar desde otra función en Aurora. Pero si hubiese existido la oportunidad para seguir, lo hubiese hecho. Se anticipó la situación y me está gustando bastante la nueva función.

— ¿Qué tiene que hacer un niño o un joven que quiere dedicarse a arquero?

— El puesto de arquero es muy lindo, pero difícil, uno tiene que trabajar con mucha exigencia, debe tener una personalidad fuerte para poder sobrellevar los momentos difíciles, porque cuando nos equivocamos, como que todos nos apuntan con su dedo; sin embargo, cuando evitas un gol, cuando logras atajar mientras la hinchada ya está gritando, te conviertes en figura. Los niños y jóvenes a quienes les gusta esta posición y que lleguen  a mi escuela, más allá de ser buenos goleros, van a ser personas de bien porque yo quiero que el deporte también sirva para integrar a la gente, para respetar a tus compañeros, a tus amigos o tus adversarios; y creo que más allá de enseñar a arquerear queremos transmitir esos principios para ser un hombre de bien.

Está cerca de cumplir 39 años

de 1975 Mauro Machado nació el 22 de enero de 1975, en Porto Alegre. Está próximo a cumplir 39 años. Su novia es Daysi Méndez.voleibolistaLe dedicó 18 años al fútbol. Entre los 15 y 21 años fue enteramente jugador de voleibol. en bolivia En Bolivia jugó en Municipal, Mariscal Braun, Bolívar, La Paz Fútbol Club, Real Potosí, Wilstermann y Aurora.en BrasilDebutó en 1997 en el Torrence brasileño. En su país también actuó en el Bangú y el Ulbra.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia