Fútbol

Miguel A. Portugal: ‘Condiciones hay, falta formación’

Entrenador. El español de Bolívar ya tiene formada una idea de lo que es el fútbol boliviano. Le sorprenden muchas cosas.

El entrenador de la Academia.

El entrenador de la Academia. Foto: archivo Víctor Gutiérrez

La Razón

00:00 / 30 de julio de 2012

Han pasado ya algunas semanas desde que Miguel Ángel Portugal asumió como DT de Bolívar, como para haberse empapado del fútbol boliviano y poder opinar en consecuencia.

— ¿Cómo está tras sus primeras semanas en Bolivia y en el fútbol boliviano?

— Yo estoy bien, no tengo ningún problema. Ahora sólo falta adaptación deportiva, en ella estamos trabajando. Vamos cogiendo el sentido de lo que queremos, conociendo a los rivales y todo eso.

— Del fútbol europeo-español que usted conoce bien al futbol sudamericano-boliviano, me imagino que será un cambio abismal.

— En cuanto a la velocidad y al ritmo sí, a las intensidades de los encuentros no. Lo que yo voy a tratar es que Bolívar adquiera ese ritmo y esa intensidad en los partidos para darle ese sello que concebimos en Europa. Los jugadores lo están interpretando y asimilando bien, quiero que sea un equipo que se identifique con una filosofía de juego y de rendimiento

— ¿Es decir?

— Que mantenga siempre el juego en un ritmo elevado, que mantenga el criterio con el balón de la mejor manera y cuando no lo tenga sepa cómo recuperarlo lo antes posible. Y sobre todo hacer mucho hincapié en lo que son las transiciones defensivas y ofensivas.

— ¿En esa filosofía no existe la pérdida de tiempo o la simulación de lesiones que tanto se dan en el fútbol nuestro?

— Lo dije claramente: quiero que mi equipo juegue al fútbol, que juegue con el balón, no me gusta que nadie pierda tiempo. Esas son armas que se pueden utilizar porque están ahí  y son permitidas, pero en todo caso el que debe interpretar eso es el árbitro y como en toda regla o en todo caso, siempre están las excepciones. Yo no digo que mi equipo no va a tirar el balón en un caso de gravedad, mi equipo lo tirará si ve que es un asunto grave. Pero considero que el fútbol hay que jugarlo el máximo de tiempo posible de los noventa minutos. El otro día, ante Wilstermann, no se jugó al fútbol durante 16 minutos.

— ¿Ya notó a lo que apuntan todos aquí, que es el arbitraje?

— Bueno, yo no voy a tener problemas con los árbitros. Ellos tendrán su manera de interpretar, a mí me gustaría que lo interpretaran correctamente, que defiendan el fútbol y a los que quieren jugar. Ahora, en este deporte, están permitidas las artimañas y el equipo que se aproveche de ellas está en su derecho. Lo único que defiendo es que se juegue, a mí me gusta que se juegue lo máximo posible.

— ¿Le molestó que las sanciones a sus jugadores salieran cuando estaban por subir al avión?

— Considero que no te pueden hacer conocer una sanción a pocas horas de viajar para jugar un partido, aquello no es normal. No me voy a meter en las sanciones, porque para ello hay jurídicos, lo que sí es verdad es que si uno no está seguro de la sanción debe aplicar una cláusula cautelar y hasta que no haya sentencia el jugador pueda actuar, por lo menos en España se estila de esa forma.

— ¿Cómo define al fútbol boliviano ahora que comienza a conocerlo?

— Por lo que veo hay chavales (jóvenes jugadores) que tienen talento, gente con calidad. Quizá lo que más les puede costar (aprender) son los conceptos tácticos, sobre todo cuando los equipos se desarman, tienen un resultado en contra y no mantienen esa estructura con la que empiezan. A veces quieres ganar a bravas, cuando un concepto táctico hay que cumplirlo de principio y luchar por él sin desorganizarse. Eso es lo que más cuesta inculcar al jugador boliviano.

— ¿Físicamente el jugador boliviano está bien?

— Yo creo que el jugador boliviano es un jugador entre comillas, poco liviano, fibroso, veloz, ágil. Lo que le falta es la capacidad de resistir un poco más a los esfuerzos, no sé si será en muchos casos por los sitios en la altura, pero lo que veo es que no es tanta la falta  de condiciones, sino más la falta de formación. A veces el trabajo de este futbolista liviano necesita una labor de fuerza, de resistencia y ello me parece que en las divisiones menores no se les están dando, en ese sentido sería bueno que desde abajo se inculcara esta filosofía.

— ¿El jugador boliviano tiene fortaleza mental?

— Yo creo que en líneas generales hay que reforzarle su estima o su autoestima, porque a veces cuando no le salen bien las cosas tiende a dejarse y no querer superarse. Lo que tratamos es que el jugador sea ambicioso y a través de la ambición se supere y mediante esa superación, que su estado de ánimo siempre sea positivo. Esa es una de las facetas por las que estamos luchando .

— ¿Vio el trabajo de divisiones menores en Bolívar?

— Bueno, también me trajeron para que estuviésemos pendientes de toda la base, de la estructura del club, y de que en divisiones menores adquieran una metodología de trabajo. Yo creo que tanto Óscar Villegas como Rolando Crespo  están haciendo una buena labor, estructurando todo lo referente a la base y vamos a ver si con esa metodología los chicos van adquiriendo mecanismos, argumentos y conceptos para que cuando lleguen arriba no tengan tantas deficiencias.

— ¿Nota que hay talento?

— Hay talento, hay algunos chavalitos que lo tienen; lo que pasa es que hay que cuidarles y educarles porque el fútbol  no solamente es técnica, hay otros componentes que se deben interpretar bien, los complementos tácticos, físicos y mental, todo eso hay que trabajar.

— Usted habló hace un rato de la altura, ¿cómo es dirigir cuando hay que jugar un torneo en altura y llano?

— Lo veremos según las experiencias vayan llegando. Es una liga con muchos contrastes en ese sentido, no es fácil entrenar a un equipo para que juegue en distintos estadios, en distinta climatología, así que lo más sencillo es aceptar el día a día según vayan llegando  los partidos. Para mí es una experiencia de alto grado.

— ¿Es verdad que en Bolivia las canchas no ayudan?

— Bueno, es otro de los factores si acaso buscamos un fútbol rápido. Evidentemente el piso es muy importante, pero noté que acá los campos son más secos, con la yerba más alta, más irregular, entonces es difícil darle velocidad al balón. Pero lo vamos a seguir intentando.

—¿Es usted de los técnicos que no toleran la indisciplina?

— El orden, la disciplina añadida al talento y al compromiso, son las facetas que pueden hacer que un equipo triunfe o que un equipo fracase.

— Ya se sabe que Bolívar es un eterno favorito, ¿qué otros equipos van a pelear el título según usted?

— Los que todos tienen en mente: The Strongest , Oriente, Wilstermann,  Aurora. Creo que por ahí van a ir los derroteros de la Liga.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia