Fútbol

Murió Alcócer, fue campeón sudamericano

‘Tutula’ fue una de las figuras de Bolivia en 1963. Era gran cabeceador

Selección. Alcócer luce la camiseta de Bolivia en 1963.

Selección. Alcócer luce la camiseta de Bolivia en 1963. Foto: Familia Alcócer.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

01:00 / 14 de mayo de 2014

Máximo Alcócer Velásquez falleció el lunes en Carolina del Norte, Estados Unidos, a los 81 años de edad como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio. Más conocido como Tutula Alcócer, fue uno de los grandes jugadores bolivianos —una de las figuras— que en 1963 conquistaron con la selección nacional el Campeonato Sudamericano de fútbol disputado en el país.

Era considerado una de las almas de aquel equipo campeón. Jugó todos los partidos, aunque en el último, ante Brasil, se lesionó muy seriamente (una fuerte falta del brasileño Jorge) y tuvo que ser sustituido. No estuvo en los festejos por la corona lograda, sino en una clínica debido a una doble fractura de tibia y peroné.

Nació en Cochabamba el 15 de abril de 1933. Comenzó su carrera en el fútbol en Unión Maestranza de Viacha (cuando vino a La Paz para hacer el servicio militar), pero su gran equipo fue el valluno Wilstermann.

Era un futbolista con gran esfuerzo, de marcada garra, nunca quería perderse un partido de su equipo, quizás por eso luchó siempre por estar en todos los de Bolivia en ese Sudamericano inolvidable y lo consiguió.

Le llamaban también “Cabecita de oro”, igual que a Serapio Vega. No era para menos, porque tenía un excelente remate de cabeza mediante el cual hizo muchos goles. Además era un magnífico asistidor.

Junto con el capitán Wilfredo Camacho, Alcócer fue goleador boliviano en el Sudamericano con cuatro anotaciones: le marcó uno a Ecuador, dos a Colombia y otro a Brasil en la final, además de sufrir la infracción que el árbitro cobró penal para el quinto gol mediante Víctor Agustín Ugarte, que finalmente fue el del título. “En ese campeonato dimos todo lo mejor y por eso siempre sentí mucha satisfacción de que la corona se quedara en Bolivia”, recordó Alcócer en la última nota que concedió a un medio boliviano, en abril del año pasado a Marcas Plus de La Razón.

No pudo estar en el festejo de aquel campeonato de 1963 y tampoco en las Bodas de Oro, en 2013. Su estado de salud ya no le permitió venir a Bolivia. Máximo Alcócer también pasó a la historia del fútbol boliviano por ser el autor del primer gol de un equipo boliviano en la Copa Libertadores de América, en 1960, cuando jugando para Wilstermann anotó el único tanto de la derrota frente a Peñarol (7-1).

Estuvo en los cuatro primeros torneos en los que jugaron equipos bolivianos: dos con Wilstermann y los otros dos como refuerzo de Municipal de La Paz y Aurora de Cochabamba. También fue parte de la delegación de Always Ready, que en 1961 hizo una gira histórica por 12 países de Europa y jugó 27 partidos durante tres meses.

Reforzó en algunos amistosos a Bolívar y jugó contra el astro Pelé. Hace dos décadas que vivía en Estados Unidos, adonde viajó con toda su familia, su esposa Ana María Heredia y sus hijos  Máximo, Omar Antonio, Tatiana Milena y Brenda Ana María.

Comenzó en Unión maestranza

A los 81 años

Máximo Alcócer Velásquez nació en Cochabamba el 15 de abril de 1933. Falleció en Carolina del Norte, Estados Unidos, el 13 de mayo de 2014. Era un mediocampista creativo, además un buen cabeceador.

De Wilster

Comenzó su carrera en Unión Maestranza de Viacha. Su gran equipo fue Wilstermann. También estuvo en Municipal y Aurora. Además reforzó a otros planteles, entre ellos el Always Ready que en 1961 hizo una gira por Europa.

Goleador

Fue uno de los goleadores de Bolivia en el Campeonato Sudamericano de 1963, con cuatro tantos: uno a Ecuador, dos a Colombia y otro a Brasil. En el último partido sufrió una doble fractura de tibia y peroné.

Ya no están

Con Máximo Alcócer son seis los futbolistas campeones de 1963 que ya no están. Los otros son: Max Ramírez, Eduardo Espinoza, Víctor Agustín Ugarte, Antonio Aguirre y Mario Zabalaga.

Un formidable cabeceador

Rafael Sempértegui

Su esposa y compañera de vida, Ana María Heredia, y el periodista Mario Cucho Vargas, coincidieron en que Máximo Alcócer fue, sino el mejor, uno de los más destacados cabeceadores de las selecciones bolivianas.

“Yo seguí el fútbol desde cuando Máximo jugaba y muchos periodistas de esa época aseguraban y yo también pienso así, que era el mejor cabeceador, nadie lo igualaba. Ahora se fue el mejor cabeceador del fútbol boliviano y uno de los campeones de ese título que ganamos en 1963”, afirmó la señora Heredia, desde Carolina del Norte, Estados Unidos.

Dijo que espera que en Bolivia sea recordado como un deportista que representó bien a su país en todas las ocasiones. “Además que como trabajador también fue un ejemplo, estuvo en el LAB como 31 años; y como padre fue el mejor”, aseguró la viuda de Alcócer.

En La Paz, Cucho Vargas destacó el formidable estilo de cabecear de Alcócer. “Era maestro en el medio, era la válvula de escape, además de sus notables pases para Ugarte, García, Blacut y Aramayo. Y cuando  le tocaba definir, lo hacía como los mejores delanteros”, rememoró el periodista. También dijo que era un “cuatro pulmones” porque andaba sin fatiga por toda la cancha.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia