Fútbol

Néstor Clausen ‘El dinero en el fútbol boliviano no abunda’

Al argentino le toca vivir su peor momento en Bolivia. Aun así, asegura que dirigirá a Blooming hasta el final y que si se lo piden se queda.

Néstor Clausen

Néstor Clausen Foto: Miguel Carrasco

La Razón / Jaime Ayllón / La Paz

00:00 / 08 de abril de 2013

Llegó en 2002 para dirigir a Oriente Petrolero. Luego se hizo cargo de The Strongest —con el que fue campeón nacional—, de Bolívar y ahora está en Blooming. Con el celeste cruceño pasa uno de sus peores momentos por la crisis del club y la falta de resultados deportivos.

— ¿Éste es el momento más complicado que le toca vivir como técnico en Bolivia?

— Bueno, me toca vivir una crisis y al momento podemos decir que estamos en una turbulencia. Y más allá de que no hemos tenido buenos resultados, seguimos ahí, aguantando para salir de esta situación

— ¿A qué se debe eso que usted le llama turbulencia?

— Es una crisis económica. El club se fue endeudando hasta que llegó un momento en el que alguien dijo ‘paremos la pelota porque esto no puede seguir así’. Hoy sabemos que Blooming debe tres millones de dólares, que hay una deuda interesante (con el primer plantel) y sucede que desde que llegué al club nunca estuvo al día (en el pago de salarios).

— ¿Entonces lo económico repercutió en el rendimiento del primer plantel?

— Cuando la crisis es prolongada termina repercutiendo, sin embargo a veces un club puede estar uno o dos meses con los sueldos atrasados y no pasa nada. A pesar de la crisis, al equipo lo veo bien, por lo menos en el último partido que jugamos contra el primero del campeonato íbamos ganando y gracias a un invento del árbitro Bolívar nos empató y ahí agarró confianza como para ganar. Blooming  tuvo buenas aspiraciones  en ese cotejo, pero lamentablemente eso (el arbitraje) nos tiró para atrás.

— ¿El arbitraje es el punto flaco del fútbol boliviano?

— Yo creo que acá  se debe tomar conciencia de que el dinero en el fútbol boliviano no abunda y que los dirigentes hacen grandes esfuerzos. Entonces, molesta demasiado que de repente los árbitros decidan quién gana. Digo decidan porque el referí es un ser humano y se puede equivocar, pero no se puede equivocar cobrando una falta que no existió y mucho menos un penal. Ésos  son errores evidentes que perjudican a un club.

— ¿No le asusta la crisis como para pensar en marcharse?

— No. Voy  a terminar dirigiendo el equipo. Después,  el futuro dependerá de la dirigencia, porque más allá de los resultados creo que hay que tener en cuenta el trabajo que se está realizando y que se está dando paso a los juveniles, que tienen un gran futuro, pero esa decisión se la dejo a los dirigentes.

— ¿Está cómodo?

— Sí, por supuesto. Ya estoy hace algún tiempo acá  y me siento cómodo. Este país es mucho más tranquilo que la Argentina. Además soy un profesional  que vive de esto y mientras me den la oportunidad de trabajar acá, con mucho gusto lo voy a hacer.

— ¿Es verdad que podría darse una chance de dirigir a Independiente de Argentina?

— No se trata de una opción, pero tampoco ocurriría que Independiente me llame y yo salga corriendo para allá. Yo tengo un compromiso con Blooming y es algo que tengo  que acordar con la dirigencia, y si ellos  creen que puedo continuar con el equipo, será bienvenido, y si no, en su momento se tomará una determinación.

— Usted ya tiene trayectoria en el fútbol boliviano, ¿cómo lo ve?

— No ha cambiado mucho, sí noto que los jugadores son más profesionales.

— ¿Aparecen jugadores jóvenes? Es decir, ¿hay la posibilidad de un recambio?

— En Blooming ése es el lado positivo a pesar de este mal momento, y yo no tuve miedo de jugármela por colocar a juveniles, creo que si bien los resultados no fueron los mejores, son jugadores que son el futuro del club.

— Si le preguntan qué le falta al fútbol boliviano, ¿qué responde?

— Es un tema de análisis y para hablar largo, pero creo que la geografía del país también está frenando el crecimiento del fútbol boliviano. De repente hay jugadores de equipos del llano que tienen que ir a jugar a la altura y no pueden  jugar de igual a igual, o vienen (a Santa Cruz) los jugadores de la altura y el calor también les afecta. Un técnico también debe ser realista, ya que no todos los organismos son iguales; tal vez hay aquellos que soportan mejor estos cambios , pero bueno, eso no es para sólo culparle a la altura, el entrenador tiene que ser inteligente  y formar el equipo para jugar donde sea y cualquiera que fuera el clima.

Perfil

Nombre: Néstor Rolando Clausen

Fecha de nacimiento: Argentina, 29 de septiembre de 1962

Fue subcampeón nacional con Oriente Petrolero en su primer trabajo en el país y ganó, con The Strongest, los dos certámenes de 2003. También dirigió a Bolívar y ahora es entrenador de Blooming.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia