Fútbol

Primera victoria y jugando bien

Bolivia tuvo atinado juego colectivo y sus individualidades brillaron frente a Venezuela

Gol. Rodrigo Ramallo (der.) conecta de cabeza y anota el segundo de Bolivia tras el centro de Alejandro Chumacero (izq.). Ni el golero Baroja ni el defensor Ángel pueden evitar la caída.

Gol. Rodrigo Ramallo (der.) conecta de cabeza y anota el segundo de Bolivia tras el centro de Alejandro Chumacero (izq.). Ni el golero Baroja ni el defensor Ángel pueden evitar la caída. Miguel Carrasco.

La Razón (Edición Impresa) / Ramiro Siles / La Paz

03:30 / 13 de noviembre de 2015

Bolivia logró dos cosas ayer: su primera victoria en las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 y jugar bien, y superó a Venezuela con una comodidad inesperada (4-2) en el Hernando Siles de La Paz, por la tercera jornada. No es poca cosa si se toma en cuenta que la Verde volvió a la victoria ante este rival después de 10 años y tras sufrir en ese lapso una derrota y un empate en el mismo escenario. Venezuela creció mucho, pero ayer Bolivia fue superior.

La idea general en el seleccionado de ganar sí o sí le llevó a una actitud positiva muy notoria; aparte hubo momentos de buen fútbol colectivo, que es lo que no había mostrado antes, e individual con jugadores que rayaron a gran nivel, y todo eso fue vital para hacer la diferencia.

La Verde entró a “comerse” a su rival, como que en los primeros cinco minutos ya había atacado tres veces y la tercera fue la más clara, pero el cabezazo de Alejandro Chumacero fue rechazado por el arquero. Sin dejarle hacer nada a Venezuela, que no atinó ni a pararse bien por el aluvión que tenía al frente, la selección nacional abrió la cuenta a los 18 minutos mediante Rodrigo Ramallo, de perfecta definición luego de un buen pase de Rudy Cardozo.

Y uno de sus mayores aciertos fue el de presionar para intentar el segundo de inmediato, que llegó con un penal bien transformado por Juan Carlos Arce a los 22’, aunque dio la sensación de que no hubo falta previa. Un respiro en la intensidad del juego boliviano le dio la chance a Venezuela de salir de su campo y lograr el primer descuento a los 31’ mediante Mario Rondón.

Cuando Bolivia retomó su juego no paró hasta hacer el tercero antes de que concluyera la primera parte: justo a los 45’: Cardozo cruzó la pelota, Chumacero la recibió y con ojos abiertos le dio el pase a Ramallo, quien embistió y adentro.

Al arrancar la segunda, otra vez Bolivia quiso y se lo llevó por delante al adversario, y a los 3 el gran trabajo de Chumacero y su centro le permitieron a Rudy Cardozo fusilar. Ahí la Verde aseguró el partido. Vino un descuento más a los 9 (el sector defensivo fue lo más bajo de Bolivia) a través de Richard Blanco, pero la diferencia ya estaba marcada. Además, fue Bolivia el equipo que más cerca estuvo de anotar el quinto, llegó a merecerlo, aunque el 4-2 final no dejó nada para la discusión.

La figura - Alejandro Chumacero

Corrió de manera incansable en dos funciones: la de quitar la pelota y la de generar juego con ella. Hasta ayudó a marcar goles.

El árbitro - bien

Víctor Carrillo (PER) no miró la jugada del penal como   un cuerpo a cuerpo. En lo demás estuvo bien, incluida la expulsión a Seijas.

Los datos

Bonito gol

El primer tanto de Bolivia fue casi de lujo: un buen pase de Rudy Cardozo y una colocada de Rodrigo Ramallo mandando la pelota por encima del arquero.

¿Penal?

Dio la sensación de que el árbitro se dejó llevar por la caída de Damián Lizio. Más que recibir una falta, lo que pasó es que su rival venezolano le ganó con el cuerpo.

Tapadas

Alaín Baroja, el arquero, evitó que Venezuela recibiera más goles. Fue el mejor del equipo visitante.

La selección nacional atacó con tres puntas

La selección boliviana fue ayer un equipo por demás ofensivo. Atacó con tres hombres de punta: Juan Carlos Arce, por derecha; Rodrigo Ramallo, hombre de área; y Damián Lizio, por izquierda. El dibujo táctico que propuso el entrenador Julio César Baldivieso fue un claro 4-3-3, aunque en las prácticas de fútbol el DT paró el equipo casi siempre con dos líneas de cuatro, un enganche y un delantero; y en otras oportunidades con dos atacantes.

La ofensiva, además, se potenció con las permanentes subidas de Erwin Saavedra por la banda derecha, sobre todo en la segunda parte; y de Leonel Morales, quien en el primer tiempo tuvo mucha movilidad por la izquierda.

Alejandro Chumacero y Rudy Cardozo, dos de los tres mediocampistas, también apoyaron al ataque; igual Wálter Veizaga, el volante más retrasado. Los hombres de la Verde, además, presionaron la salida de Venezuela en tres cuartos de cancha.

Vaca no tuvo mucho trabajo

Atento

El golero Daniel Vaca, pese a que recibió dos goles ayer, tuvo poco trabajo en el primer tiempo, aunque a los 14’ tuvo que esforzarse para alejar con los pies una contra venezolana. Su primera tapada de mérito se produjo a los 17 minutos del segundo tiempo, cuando el partido ya estaba 4-2. Después tuvo varias buenas acciones.

Larga distancia

Al margen del buen juego individual y colectivo de Bolivia, que le permitieron llegar en varias oportunidades hasta el arco del equipo rival, los jugadores de la selección nacional intentaron aumentar la diferencia con remates de larga distancia.

Violentos

Los jugadores venezolanos perdieron el control en la recta final del partido. La impotencia hizo que Alexander González, Tomás Rincón y Luis Seijas —quien fue expulsado por agredir a Jaime Arrascaita— recurrieran al juego violento.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia