Fútbol

A Real le faltó el gol para lograr la hazaña en Río

Flamengo la pasó mal en la segunda parte, pero Ronaldinho liquidó

Superior. El delantero brasileño Ronaldinho controla el balón ante la marca de Ronny Jiménez, de Real.

Superior. El delantero brasileño Ronaldinho controla el balón ante la marca de Ronny Jiménez, de Real.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

02:46 / 02 de febrero de 2012

Real Potosí se despidió —otra vez temprano— de la Copa Libertadores de América al caer anoche en Río de Janeiro ante el Flamengo (2-0), pero dejó la competición luchando, preocupando al rival y habiendo estado muy cerca de la hazaña, si convertía alguna de las pocas opciones de gol de las que dispuso, y si el árbitro, el peruano Víctor Rivera, no “arrugaba” cobrando un tiro libre que en realidad fue penal.

Flamengo, el favorito, pasó a la siguiente instancia con sufrimiento, porque si bien fue superior, por no saber liquidar el partido estuvo al borde del ataque de nervios cuando veía que su rival se acercaba al arco con serias posibilidades de anotar algún gol. Real se defendió toda la primera mitad con una clara intención de mantener el cero a cero, una apuesta demasiado riesgosa a sabiendas de que al Flamengo le bastaba con anotar un gol para ser el clasificado a la próxima fase.

El lila tuvo casi 40 minutos de arco invulnerable, aunque se salvó varias veces y su arquero Lapczyk estuvo muy bien en otras; sin embargo llegó la apertura para el Flamengo a los 39’ —un centro perfecto de Ronaldinho—, con un cabezazo de Leo Moura que saltó sin marca y definición.

Renglón anterior, cuando todavía estaban cero a cero (20’) se registró una jugada polémica, porque Moura —empujado por un rival— cayó al piso y atrapó la pelota con la mano, que es lo que cobró el árbitro, sin embargo la falta fue cometida sobre la línea del área grande y debió ser sancionado un penal, que Rivera lo dejó en tiro libre mal aprovechado por los lilas. Un gol de Real Potosí hubiera obligado al Flamengo a buscar convertir al menos tres para clasificarse, aunque así como se dieron las cosas anoche vaya a saberse si lo hubiera conseguido.

En lo futbolístico no cabe discutir la superioridad, colectiva e individual, del cuadro brasileño; sin embargo en el segundo periodo no pareció que lo fuera tanto, y es que Real Potosí se animó a salir de sus cuarteles —porque no le quedaba otra— y jugó poniendo a ratos contra las cuerdas a su oponente que no entendía lo que estaba sucediendo.

El pecado del conjunto boliviano fue no aprovechar tan pocas ocasiones creadas, más de una vez por definiciones apresuradas cuando cabía la serenidad para hacerle daño al rival. La expulsión de Centurión (78’) por jugada fuerte que mereció la segunda amarilla, no incidió en el rendimiento general del Lila, que siguió metiendo pelotas en el área, luchando en el terreno contrario y causando incluso zozobra entre los brasileños.

También Flamengo pudo liquidar el partido un buen rato antes, hasta que se le dio en el tercer minuto de descuento a través de una genialidad de su mejor hombre, el astro Ronaldinho, que bajó bien la pelota tras un centro, se deshizo con facilidad de la marca de Jiménez y  la colocó lejos del guardameta, firmando una clasificación más difícil de lo que los brasileños habían supuesto.

La figura - Henry Lapczyk

Fue el hombre-barrera que a Flamengo le costó superar, recibió dos goles, pero atajó muchos más y ése es su mérito.

El árbitro - regular

Víctor Rivera cobró una clara mano de Leo Moura, pero según él fue  fuera del área, cuando la falta ocurrió adentro.

Caída, no desastre - Lorenzo Carri

Real Potosí cayó en Río por dos goles de diferencia, pero el resultado no lo dice todo. Superado por Flamengo (aunque con resultado económico) durante la primera parte, hizo un interesante segundo tiempo y mostró  que el rojinegro carioca es un elenco con altibajos y fisuras.

Real  no tuvo un verdadero ataque porque los delanteros Yecerotte y Brittes anduvieron divorciados. Pero esta deficiencia no le quita mérito a un equipo que tuvo una defensa muy firme y un medio campo que resucitó en la segunda mitad.

Con paciencia y algo de suficiencia, Flamengo fue más en el primer periodo, y la mejor prueba está en las seis llegadas con riesgo y varias atajadas de Lapczyk, para aguantar en cero durante casi 40 minutos. En una oportunidad pareció que Real podía sorprender: lucharon Yecerotte y Leonardo Moura, el brasileño cayó y de modo instintivo agarró la pelota y (creí ver) era penal, pero el juez peruano Rivera dijo que era falta fuera del área…

No pasó nada, Flamengo tocó y llegó, hasta que un tiro libre permitió cabecear a Leonardo Moura y el  local pasó a ganar y clasificarse. La segunda etapa mostró el otro lado del partido. Flamengo dejó a un lado la paciencia y la suficiencia, y, por el contrario, apareció la impotencia.

Real Potosí hizo una actuación digna de elogio, sus hombres empezaron a encontrarse y los rojinegros locales tuvieron que correr (y se cansaron), tuvieron que marcar (y golpearon), y si no pasaron situaciones dramáticas fue porque nuestro representante careció de final. Ganó muchas veces hasta tres cuartos de cancha y después (centro ineficaz casi siempre) se diluyó. Incluso tuvo dos grandes ocasiones: un tiro libre que Jiménez elevó mucho, y un cabezazo notable de Brittes que salió desviado por poco.

Fue entonces (33 minutos) cuando Centurión golpeó (estaba amonestado) y su expulsión pareció cerrar el telón. Pero no fue así. Real Potosí siguió preocupando al dueño de casa, y solamente una tardía pero brillante jugada de Ronaldinho (92 minutos) volvió a batir a un Lapczyk que fue figura.

Lorenzo Carri es periodista y estadístico.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia