Fútbol

Ronald Raldes: ‘Luego no culpen a los jugadores’

El zaguero pide superar la crisis ante la cercanía de otra Eliminatoria

Ronald Raldes.

Ronald Raldes.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

03:46 / 28 de agosto de 2015

A poco de jugar un amistoso con Argentina y con el inicio de la Eliminatoria a la vuelta de la esquina, el experimentado zaguero y capitán de la Selección Nacional, Ronald Raldes, expresa su preocupación por la situación que atraviesa el fútbol en el país y pide que de una vez la dirigencia ponga orden en esta etapa complicada. Hace notar que cuando los resultados son negativos en la alta competencia, sea a nivel de clubes o de selección, la afición apunta a los futbolistas como si fueran los únicos responsables.

— ¿Qué opinión le merece todo lo que está ocurriendo en el fútbol boliviano?

— Sin duda, para los jugadores del país es una gran preocupación el que las cosas estén así de enredadas y complejas. El fútbol es la actividad que tiene gran capacidad de unirnos a los bolivianos, pero ahora estamos en estas dificultades que obviamente nos ponen muy mal y más a los jugadores, sabiendo que puede o no puede pasar cualquier cosa. Fabol ya expresó que es una situación un tanto convulsionada. Como se dice por aquí, en Santa Cruz, ahora que ya reventó el puchichi (pus) entonces a los dirigentes qué les corresponde, les toca sanar de una vez  la herida y empezar una etapa positiva para el fútbol en general.

— Fabol dijo que ustedes son víctimas, ¿en qué les complica esta situación a los futbolistas?

— En todo lo que venga: aquí cerca tenemos la Eliminatoria (para el Mundial Rusia 2018) y mire cómo estamos, sin un cuerpo técnico definido, sin una planificación como la tienen las otras selecciones. Tratemos de hacer las cosas bien y evitemos las improvisaciones porque nos cuestan caro cuando se dan los resultados.

— ¿Qué les pide a los dirigentes que ahora quieren tomar las riendas del fútbol nacional?

— Que ya pensemos en el fútbol desde abajo, que mejoren las condiciones de trabajo para los futbolistas, porque luego vienen las exigencias a los equipos y a la Selección, que tienen limitadas condiciones de trabajo. Fabol ya dijo que son muchos los años que estamos trabajando no en las condiciones adecuadas y cuando sufrimos los resultados negativos, la gente y el aficionado se olvida de todo eso y castiga muy duro a los jugadores, siendo la responsabilidad de otros. La gente no recuerda que no hay capacidad de formar y darles competencia a los niños bolivianos, y que luego van en desventaja con relación al resto de países.

— ¿Qué es lo que más le preocupa desde su lugar de futbolista?

— Son muchas cosas. La verdad, yo no quiero meterme en la política dirigencial, no me corresponde, pero tenemos que decirles que ya es hora de pensar en un incentivo y apoyo para formar jugadores, tener semilleros de dónde escoger, que los clubes tengan más fuerza, más competencia, una mejor infraestructura. Son tantos años que uno está en la Selección... y ya sea en La Paz o Santa Cruz, no tenemos un campo propio para entrenar, concentrarnos y menos todavía pensar en pedir calidad de campos de juego; cuando Brasil, Argentina o sin ir más lejos, Ecuador tienen infraestructura propia para su equipo nacional y los clubes también tienen lo suyo.

No es por ver todo lo malo, pero debemos trabajar y mejorar incluso desde la parte administrativa y todo eso es con recursos económicos. Ecuador, Perú, Venezuela y otros países les dan esa fortaleza y por eso mismo cada vez mejoran.

— ¿El fútbol boliviano está muy mal como se pinta?

— Estamos estancados, precarios de recursos y de nivel futbolístico. De verdad, si vamos a hablar con sinceridad, debemos decirnos las cosas sin que se molesten los otros colegas futbolistas, los entrenadores y otros. No estamos bien, quedamos en desventaja. Debemos ponernos las manos al pecho, decirnos la verdad y mejorar de una vez.

—  ¿La carga y la responsabilidad es solo de los dirigentes del fútbol boliviano?

— Seguro que no,  porque en países como Argentina, Brasil y otros muy cerca hay una gran participación en el aspecto de infraestructura del Estado nacional, de sus autoridades provinciales. Sin ir más lejos, Ecuador, a quien enfrentamos en Copa América, antes tenía el mismo nivel nuestro y dificultades que nosotros las vivimos, pero apostó a un proceso largo entre sus autoridades nacionales y Federación y mejoró desde su infraestructura, atiende a su fútbol de base y comienzan a mejorar sus clubes y su selección, y hasta mejoraron en el aspecto económico.

Nosotros lamentablemente no podemos potenciar desde ningún sector, ni desde la Federación, asociaciones o clubes y tampoco desde las gobernaciones; el mismo Estado nacional. No hay una ciudad en Bolivia o un club profesional que tenga una cancha de alto nivel como en otros países. Eso y otras cosas hacen que nuestro fútbol sea lento, a dos o tres toques, que el futbolista llegue a primera con muchas dificultades por falta de una buena formación de base, es decir son muchas cosas que se acumulan. Ni qué decir la parte táctica, donde estamos relegados.

— ¿En lo deportivo qué le espera a la Selección Boliviana?

— Es muy complicado, porque fíjense cómo nos fue en la Copa Sudamericana y ése es un parámetro cercano de nuestro fútbol con el de afuera. Jugamos con tres equipos uruguayos, y nos sacaron de la Copa, y nuestro debut en la Eliminatoria es con Uruguay, y por más altura que se tenga en La Paz si no se dan las condiciones de trabajo será muy difícil.

Estas cosas y muchas otras deben tomarse en cuenta en el balance de un resultado, porque luego la afición, algunos dirigentes, entrenadores y periodistas confunden a la gente y no se acuerdan de estas crisis de hace años que nos afectan. Por eso ahora digo, luego no culpen a los jugadores, quienes vamos a los torneos en las condiciones que nos ponen los que dirigen. Luego piden resultados, victorias y éstas no se logran bajo estas condiciones.

— ¿El jugador tiene alguna responsabilidad en este proceso?

— Lo que pasa es que bajo el análisis que hacemos, no solo de ahora, sino desde hace años, bajo las condiciones en las que trabajamos es muy complicado obtener los resultados que queremos. Después se entra a decir que el jugador no es profesional, que no quiere la camiseta de su país, cuando son otras cosas más fuertes y de fondo las que complican para no lograr un buen resultado en el ámbito deportivo.

Estamos viendo que nosotros no trabajamos con las condiciones adecuadas para encarar la alta competencia, cuando otras selecciones sí las tienen. Casi siempre estamos con el tiempo apretado y corto para trabajar y ésa no es una responsabilidad del jugador. Incluso contando con condiciones normales es difícil enfrentarse a las potencias, con estos otros factores que nos están pasan do en Bolivia, es peor aún.

Siempre estamos apostando a jugar en la altitud de La Paz que es algo válido y es la casa de la Selección, pero eso no debe ser todo, porque no alcanza a compensar nuestras carencias cuando llega la hora de jugar y la afición pide ganarle a Argentina, a Brasil y al resto con jugadores que pasan  esas dificultades, eso es duro. Es como ir a la guerra con soldados mal instruidos y no con todas las armas que tienen los demás.

— ¿Ya pensando en la Eliminatoria, usted va a continuar si es convocado a la Selección?

— Sin duda, uno nunca pierde la ilusión de competir por su Selección, eso me consta y es así por parte de los jugadores bolivianos. Lo único que pedimos es que nos ayuden a prepararnos de la mejor manera e ir a la competencia lo más listos posible.  Si me llaman seguramente voy a estar por el cariño y el apego que le tengo a nuestra Selección y es lo máximo para cualquier jugador boliviano.

— Bajo las actuales condiciones ¿qué opciones hay de pensar en una clasificación?

— Eso hay que diferenciarlo bien, porque si bien tenemos una realidad como de la que hablé y me preocupa, como futbolista y boliviano jamás puedo desahuciar nuestras ilusiones y deseos de pelear en cancha y tener el propósito de ir a un Mundial. Una cosa es que como un jugador de muchos años en esto me preocupe por lo que pasa y hablemos con sinceridad de nuestros problemas, otra es que debemos pensar en pelear en las eliminatorias jueguen quienes jueguen, mentalizarles de que en el fútbol hay cosas posibles así el nivel de los equipos no sea el mismo, eso ya lo demostramos en varios partidos que jugamos en La Paz, donde tenemos que hacernos fuertes y pensar en sumar todo.

— ¿El regreso de Brasil a las eliminatorias complica más las posibilidades de Bolivia?

— Esté quien esté en la Eliminatoria, si Bolivia, con la nueva dirigencia que está ingresando muestra una mayor atención al fútbol, mejora sus condiciones, no dudemos de que las posibilidades de lograr buenos resultados serán mucho mejores. Ahora, cuando uno está convocado a su Selección, toma conciencia de lo que es jugar a ese nivel y qué mejor si ese jugador logra una clasificación a un Mundial, seguro se revaloriza mucho más.

— ¿Desde ya, para el amistoso ante Argentina (4 de septiembre) estamos con gran desventaja?

— Por todo lo que hablamos, por supuesto que estamos en desventaja, porque mientras ellos ya se entrenan y tienen en dónde hacerlo, una cancha triple A como Ezeiza, nosotros estamos complicados. Yo estoy de salida, y peleo por los que vienen y que ellos ojalá puedan tener las condiciones de trabajo y vayamos a un Mundial para alegría de todos nosotros, de todo el país.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia