Fútbol

El Santos no le tuvo ni pizca de miedo a la altura de La Paz

En la segunda parte corrió como si estuviera en casa. Perdonó y se fue derrotado

Henrique. El brasileño saltó de alegría tras la apertura de la cuenta.

Henrique. El brasileño saltó de alegría tras la apertura de la cuenta. Foto: David Guzmán

La Razón / Jorge Asturizaga / La Paz

04:58 / 16 de febrero de 2012

Santos mostró su jerarquía en el estadio Hernando Siles: no le tuvo ningún miedo a la altura y jugó para ganar el partido, pero sus futbolistas fallaron en la puntada final.

El brasileño campeón de América no sólo es Neymar, también apareció Ganso, el conductor del juego del equipo visitante, y de sus pies salieron los pases precisos y algunas gambetas de lujo. Con Elano formaron un trío que hizo pasar más de un apuro a la defensa stronguista.

“El Santos es un equipo para el que la altura no incide, además tiene la virtud de que Neymar juega para el grupo, es uno más en el plantel”, dijo el expresidente Carlos Mesa Gisbert, quien asistió al estadio Siles.

El que no marca goles los recibe, dice un refrán futbolero. A ese equipo plagado de estrellas dotadas de alta calidad técnica que perdonó en por lo menos tres ocasiones en el segundo tiempo se impuso la garra stronguista, gracias al empuje y la fuerza de voluntad de hombres como Jair Torrico, Alejandro Chumacero y Pablo Escobar, bien apoyados por el resto.

Más allá del gol de Henrique, el Santos dispuso de otras ocasiones en el primer tiempo. A los 3 minutos ya había llegado con peligro y Méndez logró salvar; a los 24’ Neymar recibió de espaldas y tiró sin ver, y la pelota se fue desviada; y a los 46’, mediante un contragolpe, Vaca salvó ante la estrella brasileña.

En la segunda parte el Tigre pasó verdaderos apuros, por varios pasajes el Santos lo puso contra las cuerdas con base en la velocidad y habilidad de su gente. El brasileño estuvo cerca de ampliar la diferencia pero se le cerró el arco.

Tuvo varias acciones muy claras, Vaca pasó a convertirse en pieza clave para que el arco gualdinegro no fuera vencido, pero también los jugadores brasileños fallaron de manera increíble. La más clara la tuvo Elano, transcurrían 71 minutos y definió ante Vaca, pero la pelota pegó en el travesaño. Y ya se sabe que el que no lo hace, los recibe.

LOS DATOS

1962 Santos —con Pelé en sus filas— jugó por primera vez en Bolivia por la Libertadores y venció al paceño Municipal 4-3.

2004 Vino a Cochabamba y el brasileño se impuso a Wilstermann por 3-2.

2005 Bolívar fue el primero en ganarle, fue con un apretado 4-3 en el Hernando Siles.

2007 El Santos regresó al país y jugó por primera vez en Santa Cruz, se impuso a Blooming 1-0.

2008 Sufrió su segunda derrota, San José le ganó 2-1 en el Bermúdez.

2012 Santos cayó por tercera vez ayer, The Strongest le ganó en el Siles por 2 a 1.

Si sabrá el Tigre lo que es tenacidad...

A The Strongest no se le podrá negar que porfió de principio a fin. Inclusive en aquellos momentos en los que Santos le escondió la pelota o lo atacó de modo franco. Por esa persistencia y/o convencimiento para entender que el empate podía quebrarse venció. Y lo hizo en su tradicional estilo. Como le gusta a su gente. Disimulando deficiencias de juego con actitud.

Santos pudo ganar tranquilamente y pagó muy cara la impericia en situaciones más que claras. Un par de Neymar (Daniel Vaca se reivindicó ante el astro de la dubitación que le costó el tanto de Henrique)  y sobre todo la de Elano, que solo frente al portero estremeció el travesaño.

Fue una victoria agónica y por eso doblemente celebrada. Enfrente no estaba cualquier rival, sino el último campeón, que además no desaprovechó una gruesa equivocación nacida en una pelota detenida para ponerse rápido en ventaja, cuando era el local el que machacaba al compás de Pablo Escobar, el atrevimiento de Jair Torrico (gran primer tiempo) y el trajinar de Chumacero.

Las lagunas aurinegras quedaron demasiado expuestas. No siempre las marcas fueron correctamente tomadas. En varios pasajes el equipo retrocedió demasiado. Y se repitió en los recursos para exigir a Rafael, que tuvo por delante una zaga que tampoco ofreció seguridad. Aparte, le costó recomponerse — el espíritu pareció tambalear— antes de la igualdad que consiguió Cristaldo.

Y hubo, en el segundo tiempo, un ida y vuelta sintetizado en la búsqueda aurinegra, a veces enceguecida, mediante los disparos de media distancia y la sapiencia del visitante (notable lo de Ganso) en función de encontrar espacios y generar ocasiones.

Hasta que apareció Ramallo, capturó un envío pasado y su zambullida lo decidió todo. Un premio a la tenacidad y constancia. El Tigre no estuvo lejos de la derrota, pero su coraje lo transportó nuevamente a un triunfo de esos que se comentan por buen tiempo. Y con razón.

Óscar Dorado Vega es corresponsal en Bolivia de Fox Sports.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia