Fútbol

Sergio Luna: ‘San Lorenzo sabe que no se debe fiar’

El cuadro argentino tiene un buen juego sobre todo por las bandas. Por tanto, lo que más le conviene al boliviano es llevar el accionar al medio sector y contragolpear

Sergio Luna.

Sergio Luna. Víctor Gutierrez-Archivo.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Asturizaga / La Paz

00:04 / 22 de julio de 2014

El fútbol boliviano lo recuerda por su exitoso transitar por varios clubes nacionales, entre ellos Wilstermann y The Strongest. Pero antes de venir a Bolivia jugó en San Lorenzo de Almagro, el rival de Bolívar en semifinales de la Copa.  Cree que la Academia tiene equipo como para lograr un buen resultado en Buenos Aires.

— ¿Cómo cree que será el partido del miércoles entre San Lorenzo y Bolívar?

— A pesar de que cambiaron un poco las estructuras de los equipos, pienso que va a ser un partido interesante. Si uno se pone a analizar cómo venía la situación por la campaña hecha por ambos, vería con  muchas posibilidades a Bolívar por el equipo que tiene y los buenos resultados que consiguió.Sin embargo, la pausa del Mundial abrió una incógnita que no permite dar una idea más o menos clara de lo que pueda pasar. San Lorenzo, como todos los equipos argentinos, es una incertidumbre porque todavía no ha comenzado el torneo local.

— ¿Tiene usted a la distancia una idea del juego de Bolívar?

— A mi modesto entender, Bolívar intentará ser protagonista. En esta campaña hizo prevalecer su buen juego en casa, pero de visitante mostró también que tiene una buena idea futbolística, lo que le permitió llegar a esta instancia.

— ¿Qué virtudes puede destacar de San Lorenzo?

— Es un equipo que intenta hacer prevalecer un juego con base en el contragolpe, es rápido por los laterales, pero eso hace que por momentos quede descompensado, y le puede costar caro porque Bolívar sabe aprovechar muy bien el contragolpe. Hace unos días jugó por Copa Argentina, le ganó a Almirante Brown 2-0, un equipo muy por debajo de su nivel y por lógica hizo prevalecer la superioridad. Veo que por ahí la dinámica de juego se rompió por la pausa del torneo, los equipos se prepararon en este tiempo pero perdieron un detalle fundamental que es el ritmo de competencia.

— Usted jugó en San Lorenzo, ¿es un equipo que mantiene la filosofía de juego o ha cambiado?

— El fútbol cambió, los enganches desaparecieron; ahora le da más importancia a los carrileros para que tengan una dinámica de juego por las bandas. El juego del “10” casi ya no es tan importante. San Lorenzo tiene jugadores destacados, sin embargo, no encuentro a uno desequilibrante que se haya convertido en la manija del equipo, que por él pase el juego.

La filosofía se transformó y mucho. A los grandes ahora les cuesta ganar y mantener su superioridad es muy complicado. Antes era más fácil porque tenía futbolistas de nivel que marcaban la diferencia.

Hoy por hoy los equipos modificaron su base, los que no son de gran historial son los que tienen mejor reserva y estructura porque mantienen a sus jugadores en sus planteles. Estoy convencido de que, si Bolívar saca un buen resultado aquí, será un serio candidato para llegar a la final porque definirá la serie en casa, con estadio lleno a su favor.

— ¿Cómo es jugar en el estadio Nuevo Gasómetro?

— Yo no jugué ahí a nivel profesional, jugué un partido, el de la inauguración, me invitaron cuando jugaba en Wilstermann. Mi presencia más bien fue como aficionado, para ver jugar a mi hijo (Damián). Su cancha es similar en dimensiones al Hernando Siles y habrá un bonito espectáculo con mucha gente, incluso de Bolívar, en las tribunas

— ¿Pesa esa cancha?

— No creo. Pero sí, San Lorenzo va a querer ganar antes de que empiece el partido, la gente va a presionar, así pasa siempre en las canchas de Argentina. Pero eso también le puede pasar una factura costosa porque la gente se va a desesperar si Bolívar comienza a controlar el juego.

Los futbolistas a veces se desordenan y buscan el gol de cualquier forma. Un gol prematuro puede hacer que cambie la estructura. Desde mi punto de vista, Bolívar no debe esperar, sino jugar de igual a igual, refugiarse en su zona defensiva podría hacer que el arco rival esté muy lejano. Debe plantear el juego en el medio, eso podría ser efectivo para tratar de controlar el fútbol de San Lorenzo.

— ¿Se anima a decir si alguno se pinta como favorito?

— Entiendo que el porcentaje sería del 50-50, está para cualquiera. El fútbol se ha equiparado. San Lorenzo sabe que no enfrentará a un equipo débil, conoce sobremanera los argumentos que tiene Bolívar y lo que hizo en esta edición de la Copa.

— ¿Puede afectar en los jugadores de San Lorenzo esa obsesión por ganar la Libertadores?

— Sí, eso pesa. Aquí, en primera instancia, cuando se jugó la fase de grupos, San Lorenzo no tenía chances de seguir en carrera, pero por los resultados que se dieron está en semifinales. Creció en su juego y eso se notó al eliminar a equipos brasileños que quedaron fuera de competencia en instancias iniciales.

El técnico Edgardo Bauza estaba cuestionado, prácticamente afuera por cómo jugaba el equipo, pero haber llegado a semifinales confirmó una regla del fútbol que dice que “los resultados son los que mandan”. San Lorenzo tiene equipo como para ser finalista, pero sabe que Bolívar no es un rival de fiar y que será complicado sacar una buena diferencia para afrontar la revancha en La Paz.

— ¿Leandro Romagnoli es el jugador desequilibrante que dicen?

— No lo veo así, estuvo muchos partidos fuera por expulsión. Es un jugador muy hábil y puede definir un partido, pero en esta campaña no cumplió ese rol; no jugó partidos completos y las lesiones provocaron que le falte ritmo. Estaba suspendido, pero luego fue liberado y eso hace sospechar que hay intención de favorecer a uno y perjudicar a otro. Cuando a uno lo expulsan debe cumplir al menos un partido de sanción, pero aquí se notó que los intereses no están ocultos, sino que están expuestos como si fuera normal y eso no debería ocurrir.

— ¿Por su pasado en ese club usted es hincha de San Lorenzo?

— No. Fue mi último equipo en el fútbol argentino antes de ir a Bolivia. Cuando era chico simpatizaba con Boca Juniors, pero después, como futbolista, dediqué mi esfuerzo a los equipos donde jugué. Solo tengo gratos recuerdos de mi época en este club.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia