Fútbol

Soria se regala el ascenso rojo

El entrenador celebra hoy 46 años. Cumplió su palabra, devolvió a Wilster a la Liga. Volverá al automovilismo

Familia. Mauricio Soria junto a su esposa Rosario y sus hijos Sergio y Claudia, en Tiquipaya.

Familia. Mauricio Soria junto a su esposa Rosario y sus hijos Sergio y Claudia, en Tiquipaya.

La Razón / Jaime Ayllón / La Paz

01:16 / 01 de junio de 2012

Decidido, frontal, carismático y con algunos excesos, el técnico Mauricio Soria vivirá hoy un día particular, porque celebrará 46 años y lo hará en familia, pero sobre todo con el gusto especial de haber logrado el ascenso de Wilstermann al seno del fútbol profesional.

En su estilo, asegura que nada lo liga al plantel aviador, que se tomará otro descanso y que volverá a su otra pasión, que es el automovilismo. Su auto ya está listo para competir en la carrera de Cotapache.

“Gracias a Dios, después de muchos años, vamos a poder estar en casa todos juntos festejando un cumpleaños. La verdad siempre me tocó estar en alguna concentración o partido, sin poder compartir con la familia. Así que como todo terminó con Wilstermann, estamos tranquilos”, expresó ayer el entrenador.

Considera que dejando en un lugar especial a su familia, sin duda que el principal regalo que tendrá este año es haber logrado el ascenso del equipo más popular de Cochabamba, Wilstermann, al que dirigió durante los partidos del indirecto. En un cotejo de desempate en Sucre, el cuadro aviador superó a Guabirá el miércoles.

“No fue algo exclusivo de Soria, sino el esfuerzo de todos los jugadores y mi cuerpo técnico, al que quiero agradecer. Los chicos se empeñaron, crecieron, aprendieron y superaron sus temores y dubitaciones”, afirmó el entrenador cochabambino.

Cuenta que fue bastante estrés el que se vivió en las semanas de preparación y ni qué decir en los partidos, por ello espera superar el dolor de espalda que lo aqueja. El técnico considera que su transitar por el fútbol profesional boliviano es altamente positivo, debido a que dirigió pocas temporadas y le tocó lograr más victorias que derrotas. El cochabambino asegura que condujo en cinco temporadas y logró tres títulos y un ascenso a la Liga.

“Sí fue un buen año en el calendario deportivo, lo que pasa es que nosotros no alcanzamos muchos títulos  porque no hemos dirigido tanto en la Liga; hemos trabajado en cinco torneos, ganamos tres y ahora logramos el ascenso del aviador, por lo que estamos contentos”, sostuvo Soria.

Soria piensa que el ascenso que logró con Wilstermann fue para él, en lo personal, haber saldado una cuenta pendiente, ya que el club, en la presidencia de Eduardo Pereira, fue el primero en darle la oportunidad de dirigir a nivel profesional, y por eso se sentía en deuda.

“Lo hicimos después de año y medio. Me siento tranquilo, ya pasó el estrés, solamente quiero que el malestar que siento en la espalda pase para estar al cien por ciento. Sólo puedo decir que los wilstermannistas lo celebren y no dejen de apoyar a su plantel”, exhortó el entrenador.

Los datos

En familia

Soria contó que compartirá con sus padres, hermanos, esposa, hijos y algunos amigos cercanos a la familia.

A Sergio

Contó que quien le animó a dirigir nuevamente fue su hijo Sergio, fue por ello que el ascenso se lo dedicó a él por el respaldo que le dio.

A Otoniel

Comentó que gran parte de los jugadores dedicaron el ascenso al desaparecido Otoniel Novillo, histórico kinesiólogo del club.

Apoteósico recibimiento a Wilster en Cochabamba

Una banda de músicos, decenas de banderas y por lo menos un centenar de aficionados dieron la bienvenida a Wilstermann ayer en el aeropuerto de Cochabamba. El plantel valluno logró el miércoles por la noche el ascenso a la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, luego de que superó a Guabirá por 1-0.

El avión que trasladó al plantel aterrizó en la terminal aérea cerca del mediodía, y allí fueron recibidos entre vítores, felicitaciones y abrazos de los hinchas. Sin embargo, el recibimiento se extendió por las diversas calles de la ciudad, por donde pasó el bus que trasladó al cuadro aviador.

 En el trayecto se observó a algunos grupos que se reunieron con gigantescas banderas, trompetas y bombos, quienes saludaron el paso de los rojos. El capitán del plantel, Marcelo  Carballo, expresó su alegría por el ascenso y más porque los aficionado estén contentos y celebren la posibilidad de jugar nuevamente a nivel profesional.

“Nos sentimos contentos y felices por haberle devuelto a Cochabamba su sitial en el fútbol profesional; creo que este logro no es solamente de los dirigentes, cuerpo técnico y jugadores, sino fundamentalmente de la hinchada que apoyó constantemente al plantel; volvimos a la Liga y esto hay que festejarlo porque se dio con la participación de todos”, comento el jugador.

La zona central de Cochabamba vivió ayer una jornada especial  porque los aficionados wilstermannistas no se cansaron de celebrar el ascenso. Ayer por la tarde, los jugadores fueron licenciados hasta nueva convocatoria.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia