Fútbol

Tavani y la historia de cómo nace el ‘Rey de América’

La nominación tomó gran trascendencia, a tal punto que es asumida como oficial. Cada año, El País da a conocer el nombre de la figura del continente

Tavani en la intimidad de su hogar en el barrio Cerrito de la Victoria, en Montevideo.

Tavani en la intimidad de su hogar en el barrio Cerrito de la Victoria, en Montevideo. Foto: Rafael Sempértegui

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

00:00 / 19 de mayo de 2014

De una tertulia en un bar de Costa Rica, entre copa y copa entre periodistas deportivos surgió la idea de elegir al mejor jugador del año en el continente, el denominado “Rey de América”, evento que anualmente organiza el diario uruguayo El País y cuya nominación tiene trascendencia internacional con la participación mediante su voto de comunicadores de varias partes del mundo.

En Montevideo, Marcas Plus habló con el ideólogo y organizador de la prestigiosa y afamada distinción que el matutino uruguayo instituyó en 1986.

Con el trabajo tesonero de Raúl Tavani, El País da a conocer cada fin de año el nombre del mejor jugador de la temporada en América, así como de otros destacados elegidos por unos 500 periodistas de todas partes.

“Fui a mediados de los 80 a San José, a cubrir una gira de Nacional, y como ya llevaba años en esto de viajar y cubrir en todos lados, recibiendo siempre la cooperación del periodismo local, entonces, luego del trabajo, en una charla amena con los colegas costarricenses en una cantina, surgió la idea de elegir al mejor futbolista del continente, pero con la participación de los colegas de cada país, para que fuera integrador entre el periodismo y el destaque tuviera esa trascendencia”, recuerda Tavani en su casa de Montevideo.

Dice que al inicio costó porque antes las consultas se las hacía por teléfono con los jefes de las áreas deportivas de los diarios referentes de cada país, que a veces respondían con demora y Tavani tenía que llamar y llamar.

De acuerdo con el proyecto, se le dio un periodo de vida de cinco años y su futuro dependería de su credibilidad. Al tercer año la figura cambió, pues entonces eran los periodistas referentes de cada país de medios escritos quienes llamaban a la redacción de El País para sumarse al voto continental.

Tomó mayor vigor cuando Europa se sumó a la votación mediante sus corresponsales en la región y ellos rebotaron y destacaron la nominación del “Rey de América”, que se ha convertido en oficial, pues es reconocida por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

“Cuidamos mucho la seriedad y credibilidad de la nominación. Al inicio durante 24 años la hicimos con exclusivamente medios escritos, donde está gente ya grande y con experiencia, pero luego vinculamos a referentes del periodismo televisivo y radial que nos pareció correcto”.

Sin embargo no solo se elegía al “Rey”, sino al mejor entrenador de América y al once ideal, al margen de otras dos consultas locales por cada país: como su mejor jugador y equipo del año.

Tavani sostiene que la encuesta siempre fue la parte fácil, porque lo complicado es organizar la gala, contactar al “Rey”, llevarlo a Montevideo como también a los otros nominados.

“¡Lo que costó traer a Romario! Un personaje. Primero costó llegar a él, tenía oficinas, tres secretarias y cuando hablamos, nos dijo que venía con diez amigos; cuando comuniqué eso al diario, qué cara que pusieron (los ejecutivos). ¡Pagar diez pasajes, estadías y todo de Brasil a Uruguay, ida y vuelta! Ni modo, aceptaron”, rememora Tavani.

Ya en Montevideo, Romario llegó con dos amigas más, pidió limosinas para ir a pasear, y el día que tenía que volverse, chocó con el auto de un turista, “así que  se armó lío bárbaro, casi fue llevado preso y se tuvo que mover todo para zafarlo” del asunto.

Ocurrió todo lo contrario con el argentino Damián D’Alessandro, a quien cuando le dijeron que todo estaba arreglado para su viaje en avión, él pidió llegar en barco, que abarataba costos. “Qué muchacho más sencillo, qué categoría”, dice. 

Otra anécdota se registró con el también brasileño Bebeto, pues cuando el fotógrafo del diario pidió tomarle fotos distintas en la plaza Independencia en Montevideo, “ni bien lo vieron allí haciendo jueguito, lo volvieron loco porque apareció una multitud y nunca paraban las fotos, autógrafos y saludos. Lo tuvimos que rescatar con ayuda”.

Entre tantas anécdotas, el periodista uruguayo recuerda que en una de ellas el boliviano Marco Etcheverry estuvo cerca de ser nominado “Rey de América”, pero el colombiano Carlos El Pibe Valderrama le ganó por poco. “Luego, algunos del once ideal como Óscar Ruggeri, Branco y Nolberto Solano me pidieron salir de la finura y lujo de la gala e ir a comer a un lugar popular, y entonces ahí el Diablo dijo que lo lleváramos. Todos lo conocían bien, era símbolo de Bolivia”.

Cinco variables en la votación

Consulta

El mejor jugador de América, el mejor director técnico, el once ideal de América, son parte de la encuesta del país, que también pregunta por el mejor equipo y el mejor jugador de cada país.

De 30 a 500

Al inicio los redactores votantes del continente no superaban los 30, hasta que la encuesta creció hasta medio millar de periodistas que dan su voto.

Alzamendi, el primero, fue a buscar su premio

Un par de semanas después de haber nominado al primer “Rey de América” en 1986, que recayó en el uruguayo Antonio Alzamendi, éste se apareció en el diario El País y dijo que había llegado a recoger su premio. No se había previsto nada y la dirección tuvo que crear un trofeo especial, lo que desde entonces hace cada año.Raúl Tavani cuenta que en esa ocasión él estaba de viaje en una cobertura en Colombia y a su regreso ya lo recibieron con la idea de crear un trofeo.

“Es un trofeo de diseño exclusivo, valioso y costoso. Se lo hizo para darle jerarquía material a la elección y se creó otro para el técnico elegido. Además se entregan medallas especiales para los once del equipo ideal”.

Desde 1987, pese al gran costo económico que significaban los traslados, El País uruguayo asumió el gran desafío de efectuar una espectacular gala para la entrega del premio con mucho lujo en Montevideo, donde cada año llegan “el rey y su corte”.

En el transcurso de los años, los actos se han efectuado en hoteles no solo de la capital uruguaya, también en varias oportunidades las hubo en el balneario de Punta del Este.

Así que cada fin de año o principios del siguiente, por el diario y por la capital uruguaya desfilan las figuras más descollantes del fútbol del continente, jugadores sudamericanos que por su categoría han recibido el voto del periodismo internacional.

Un referente del periodismo uruguayo

Raúl Tavani es uno de los referentes del periodismo escrito en Uruguay, donde ejerce desde hace poco más de cuatro décadas, de las cuales 32 las dedicó a su labor en el diario El País, de Montevideo, donde 26 veces organizó la afamada encuesta para elegir al futbolista “Rey de América”, hasta que fue jubilado hace dos años.

Dice que es periodista de la época de las máquinas de escribir e integrante del “Clan 10” —una afamada agrupación radial— con Jorge Toto da Silveira, Alberto Kezman, Víctor Hugo Morales, Carlos Muñoz y Humberto García, entre otros, quienes conformaron una gran organización para la transmisión de los partidos.

“Fuimos soñadores, empeñados en el oficio y la vida nos hizo crecer”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia