Fútbol

Tiempos de garra y éxitos del tricampeón

Los vientos soplan a favor de The Strongest, que luego de casi dos lustros es nuevamente “el más fuerte” del fútbol boliviano, es el mejor equipo de la Liga y no es subjetivo; por el contrario, los hechos, las cifras y los registros así lo demuestran, por eso la institución saborea la miel del éxito.

Aurinegro. The Strongest festeja su consagración en el fútbol boliviano. Es el primer tricampeón de la era liguera.

Aurinegro. The Strongest festeja su consagración en el fútbol boliviano. Es el primer tricampeón de la era liguera. Foto: Ángel Illanes

La Razón (Edición impresa) / Rafael Sempértegui

00:00 / 24 de diciembre de 2012

De todo eso basta un ejemplo, es el primer tricampeón de la Liga, así algunos le busquen el pelo en la sopa y expresen sus peros, cuando lo positivo es rescatar los factores positivos y copiarlos para beneficio del fútbol.

Desde la cabeza, los atigrados cuentan con una directiva que apostó a un proceso, por eso no fue casual que al inicio de la actual gestión se firmaron contratos de 18 meses, no cambió técnicos como pañuelo, sólo tuvo dos, y mantuvo un plantel sólido, unido y que hizo un grupo fuera y dentro de la cancha.

Estos tiempos de éxitos y garra del Tigre son el resultado final de una mezcla de planificación, convicción, trabajo y una gran fortaleza mental de superarse e imponerse ante cualquier adversidad, no por nada el significado de su nombre: “el más fuerte”. Podrá perder y podrá ganar, pero nadie le puede criticar que se rindió o desmayó ante la adversidad.

Desde este 2012 y un poco atrás los atigrados están victoriosos, así como lo estuvieron los seguidores de Bolívar cuando el viento soplaba a su favor entre los 80 y 90 con ídolos como Carlos López, Jorge Hirano, Erwin Sánchez, Marco Etcheverry o Julio Baldivieso.

Ahora son tiempos —aunque algunos no lo vean así— de Daniel Vaca, Alejandro Chumacero, Sacha Lima, Jair Torrico, Nelvin Soliz, Harold Reina y de un inteligente caudillo, que mientras es más humilde, más grande se hace, Pablo Escobar: “No se gana con el mejor jugador, se gana con el mejor equipo”, arengó todo el año el ‘10’ del Tigre a sus compañeros, reafirmando que es un obrero más. Con un capitán así, que no se mareó con los elogios y la popularidad, quién no puede salir a comerse la cancha.

El Tigre fue un bicampeón sorpresivo en la primera mitad del año, porque logró un título inesperado. Mauricio Soria dejó al equipo abajo en la tabla, vino Eduardo Villegas y con su sello y trabajo hizo una gran campaña y llegó a la última fecha a pelear el título, que lo logró con esa garra que le caracteriza y una ayuda de la diosa fortuna.

En el segundo certamen del año, el plantel hizo que los vientos de garra y éxito continúen y se consagre como un justo campeón por donde se lo vea, logrando un histórico ¡tricampeonato! a falta de una fecha.

Por ello, lo saludable para quien gusta del fútbol y quiere a su equipo es ver en el Tigre tricampeón un ejemplo de muchos factores que se pueden repetir para bien del balompie.

The Strongest, al mando de Kurt Reintsch, logró lo que parecía imposible, no relajarse y seguir la senda del éxito o lo que dijo Escobar: “Somos un Tigre de tres huevos, porque ganamos tres títulos seguidos”.

Ahora se verá si estos tiempos atigrados siguen con el tetra y con una gran actuación en la Copa Libertadores.

La columna de Rafael Sempértegui  Periodista de Marcas La Razón

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia