Fútbol

Un Tigre que hace respetar su territorio

La Razón / Óscar Dorado VegaLa Raz

04:56 / 24 de febrero de 2012

Otra vez debió sobreponerse a la desventaja (lo que seguramente aporta ingredientes adicionales de mérito a su victoria). Y está líder en el grupo, al trasluz de una hasta ahora perfecta andadura en casa, lo que todo equipo con pretensiones no puede dejar de cumplir como obligación perentoria, más aún si existe el antecedente histórico de lo que les cuesta a nuestros equipos cosechar en el exterior.

The Strongest ganó a un Juan Áurich que a momentos se erigió como rival duro, aunque en realidad perdió a raíz de su tibieza e incapacidad para ser más punzante en ataque, porque durante los primeros veinte minutos del periodo final controló el juego, pero —iluso— se enamoró del empate y, como suele suceder, éste terminó despedazado a raíz de una inspiración personal de Pablo Escobar, que después de un gran primer tiempo (al igual que el de Nelvin Soliz) dejó de ser —hasta el gol, por cierto— gravitante, quizás porque soportó una marca férrea y la pelota no le llegó ni limpia ni constante.

Mauricio Soria apostó a un esquema audaz. No sólo transcurrió en función de reemplazar a Melgar (González reencontró el gol en un momento clave), sino de preocupar al adversario con Escobar y Ramallo, lo que frenó la proyección de los zagueros laterales y también de más de un volante.

Por eso es que la sorprendente apertura de Valencia surgió de uno de esos accidentes que el fútbol depara ocasionalmente. Y lo sufrió Vaca, que después —hay que anotarlo— se rehabilitó mediante un par de tapadas importantes.

Sin embargo, volvió el Tigre a exhibir problemas de cobertura entre defensa y medio campo. No de otra manera pueden entenderse llegadas del elenco de Chiclayo en las que los zagueros locales reaccionaron mirando el número de los oponentes. Asimismo, quedó la sensación que algunos recursos de ataque se reiteraron, lo que a su vez achicó la dosis de sorpresa. Si los rojos no aprovecharon estas fallas es harina de otro costal.

Tiene altibajos el equipo aurinegro, pero a la postre logra imponer sus atributos. Y eso no deja de ser destacable. No es casualidad que los cuatro tantos que marcó en la campaña lleven firmas diferentes. Es el argumento individual que, a su vez, refuerza el concepto de conjunto. Porque cuando hay variantes un contraste parcial no condena. Y para muestra, dos cotejos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia