Fútbol

El Tigre logra seis de seis en el ‘infierno’ cruceño

En cuatro días se impuso primero a Sport Boys en Warnes y ayer a Guabirá en Montero. Ahora está segundo, debajo de Bolívar y encima de San José

El atigrado Wálter Veizaga va al piso para sacar la pelota de la zona de peligro en el área del cuadro visitante.

El atigrado Wálter Veizaga va al piso para sacar la pelota de la zona de peligro en el área del cuadro visitante. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / Montero

02:13 / 02 de diciembre de 2013

Seis de seis. Cartón lleno. Como para que la punta del Apertura hierva como nunca. Todo eso por obra y gracia de The Strongest, que en apenas cuatro días demostró en Santa Cruz de lo que es capaz, y ahora es un amenazante segundo de la tabla —detrás de Bolívar y encima de San José—, decidido a pelear hasta lo último por el título.

En dos verdaderos hornos —en Warnes el jueves, ante Sport Boys (1-2) y ayer en Montero, frente a Guabirá (3-5), jugando a temperaturas de entre 35°C y 40°C, lejos de quemarse amasó valiosas unidades para poner más nerviosos a los más favoritos, celestes y santos.

El Tigre volvió a guapear en el “infierno” y lo hizo con astucia, como el mejor de los felinos, moviendo la pelota, haciendo que sus jugadores corrieran menos, lo justo y necesario, y sobre todo —gran mérito— teniendo una magnífica capacidad de definición.

Guabirá quiso imponer ímpetu y fuerza, además volvió el eterno goleador, José Alfredo Castillo, pero sus dos goles se volvieron cenizas después de errar un penal que pudo darle siquiera el empate, y arruinarle la tarde al stronguismo.

The Strongest abrió la cuenta a los 23’ con un disparo de su capitán, Pablo Escobar. La pelota había dado en el exatigrado Delio Ojeda.

El azucarero respondió mejor de lo esperado y dio vuelta el marcador: a los 25’, Darwin Ríos aprovechó un error en la zaga; y a los 31, Castillo hizo honor a cómo le llaman —Pícaro—.

Los aurinegros no estaban dispuestos a perder la batalla y Raúl Castro respondió a los 32’.

Guabirá se fue en pos de otro tanto y se descuidó atrás, ahí vino el gol de Luis Melgar (42’) antes del final de la primera etapa.

En el segundo período, el Tigre mantuvo su propuesta y su gran capitán forcejeó en una jugada (22’) para volver a anotar.

Parecía partido liquidado. Pero Castillo volvió a derrotar a Vaca (27’), aunque en una jugada clave, la del penal, José Alfredo se equivocó y disparó afuera.

The Strongest no podía dejar pasar la oportunidad y liquidó mediante Marcos Paz (46’), aún con diez jugadores, porque rato antes Escobar se había ido expulsado, igual que Pablo Zeballos.

El calor ‘mató’ a Castro y obligó a parar el juego para refrescarse

El calor volvió a pegar fuerte ayer a los stronguistas y en esta ocasión dejó malparado al volante Raúl Castro, quien sintió fatiga extrema y ya no volvió al terreno para el segundo tiempo.

Los 36°C de temperatura —igual que el jueves en Warnes— debilitaron a varios jugadores de The Strongest, y éstos lograron que en determinado momento el partido se parara para que pudieran refrescarse e hidratarse.

Castro, autor del segundo gol, salió de la cancha no sólo empapado; también desconcertado y tuvo que pedir ayuda de uno de sus compañeros, Gabriel Ríos, para no desvanecerse.

En el vestuario fue revisado por el médico Guillermo Aranda y tras el informe que brindó éste, el entrenador, Eduardo Villegas, optó por el cambio. Hasta ahí, el mediocampista había jugado un magnífico primer tiempo.

El abrasador calor también obligó a que a los 25’ del segundo periodo el encuentro fuese detenido por un par de minutos a pedido de los atigrados. Los jugadores tomaron grandes cantidades de agua.

Previamente, tanto el veedor como el árbitro dudaron. Tuvo que ser Pablo Escobar quien convenciera al otro capitán, Delio Ojeda, para que juntos volvieran a hacer la solicitud, que fue finalmente aceptada.

A Oruro, a ganar, no hay otra

Jorge Asturizaga - La Paz

Bolívar piensa ahora en sacarse de encima a San José, el próximo domingo en Oruro, y de esa forma dar un paso determinante —casi definitivo— hacia la obtención del título.

Los celestes saben que sólo la victoria les va a garantizar mantenerse en el primer lugar de la tabla de posiciones; porque empatar o caer en ese cotejo podría ocasionarles la pérdida de la punta, incluso descender al tercer lugar, si a su vez The Strongest —que jugará como local ante Wilster— gana en el Siles.

La Academia conserva el primer lugar con 37 puntos, el Tigre está segundo con 36 y San José ha quedado relegado al tercer puesto (35), cuando faltan tres jornadas para que concluya el torneo Apertura. Entre esos tres está el futuro campeón.

A Bolívar le queda por jugar frente a San José, recibir a Blooming y visitar a Nacional.

The Strongest, aparte de ser local ante Wilster, visitará a Oriente y cerrará en casa frente a Real Potosí.

Mientras San José, tras la “final adelantada” con Bolívar rivalizará en cancha de Aurora y cerrará como local ante Guabirá.

“Como está el campeonato no podemos equivocarnos. Los anatistas son los encargados de decir quién tiene mejor panorama. Nosotros tenemos que hacer en Oruro el partido que nos convenga, que es ganar, para dejar a uno más fuera del camino”, afirmó el lateral Lorgio Álvarez.

La barra celebró empate en Sucre

Interés

Bolívar hacía en la cancha lo suyo y en las tribunas el hincha seguía atento lo que pasaba en Sucre y Montero.

Silbidos

Mientras la Academia ganaba 1-0 y el Santo y el atigrado hacían lo mismo, hubo reproches para el juego celeste.

Alegría

El gol de Ezequiel Gaviglio para el empate de la “U” ante San José fue festejado en las tribunas, pues dejó a Bolívar como único líder.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia