Fútbol

William FERREIRA: ‘Han sido los mejores años de mi carrera’

Goleador. Ningún delantero extranjero tuvo tanta efectividad como él en sus primeras tres temporadas en Bolivia

Ferreira en lo íntimo

Ferreira en lo íntimo

La Razón

05:21 / 07 de mayo de 2012

La continuidad de William Ferreira en Bolívar es por ahora una incógnita. Su contrato terminará el 30 de junio y de ahí en más no se sabe nada acerca de su futuro.

Tiene los sentimientos encontrados: por una parte le gustaría quedarse en la Academia donde ha vivido “los mejores años” de su carrera; por otra, como a todo profesional, lo ilusiona la idea de tomar nuevos rumbos.

Pase lo que pase, la evaluación que hace de los  tres años y algo más como jugador celeste es altamente positiva. “Han sido tres años espectaculares, los mejores de mi carrera. Si me toca irme, me voy a llevar los mejores recuerdos por la oportunidad que aquí me dieron, por la confianza y el cariño que me brindaron”.

Ningún delantero extranjero que vino tuvo tanta efectividad en sus primeras temporadas como Ferreira. Máximo goleador entre 2009 y 2011 lleva 85 tantos en la Liga y también ha convertido tres en Copa Libertadores.

Para comparar: Juan Carlos Sánchez,  segundo goleador histórico de la Liga, marcó 72 goles en sus tres primeras temporadas.Y Raúl Horacio Baldessari llegó a 82 goles en sus tres primeras temporadas completas.

Ferreira tiene palabras de agradecimiento hacia sus compañeros, sin ellos —dice— que no hubiera podido convertir tantos goles. “Ellos son los artífices para que haya podido ser el goleador en esas tres temporadas. Tuve la suerte de tener grandes asistidores”. Con el riesgo de olvidarse de alguno, cita a Charles Da Silva, quien además es su gran amigo; y a Anderson Gonzaga, “con quien hicimos buena dupla”. Además, del Bolívar actual a Damián Lizio y Jhasmani Campos.

Por los buenos jugadores que pasaron por Bolívar, se le hace difícil elegir el mejor equipo que le ha tocado integrar; aunque cree que el modelo 2012 le saca ventaja al resto por grupo y “por el trabajo que realiza el profesor (Guillermo) Hoyos, quien ha cambiado la mentalidad del plantel”. La producción del equipo en Copa Libertadores es una muestra de ello, pues después de 12 años un equipo boliviano logró acceder a una tercera fase. “Esperemos confirmar todo lo bueno que se ha hecho hasta ahora en el partido de vuelta con el Santos, poder sacar un resultado que nos permita pasar a la siguiente fase, que es el objetivo de todos. Tengo fe en que los compañeros van a hacer lo mejor”.

Y es que él no podrá estar debido a una lesión. Sin embargo, si el equipo avanza a cuartos de final cree que podrá jugar. “No sé si el primer partido; pero al segundo, seguro”.

Si Bolívar logra eliminar a Santos, Ferreira cree que es posible soñar con llegar a cuartos o incluso a semifinales, y por qué no pensar en una final. “Mi contrato para entonces ya habrá concluido; pero yo me quedo a jugar gratis si avanzamos”.

En el momento del balance no se olvida de los técnicos que han pasado por Bolívar: Gustavo Quinteros, quien fue el que lo trajo; Santiago Escobar, Néstor Clausen y Hoyos. De cada uno rescata algo, “porque siempre queda una enseñanza de todos; pero creo que con el profe Hoyos, todos hemos aprendido muchísimo, es una persona que más allá de lo futbolístico, siempre trata de que la persona o el ser humano esté en primer lugar, entonces creo que aparte del fútbol, también en lo humano hemos crecido”.

Marcó goles de todas las formas y gustos; aunque  considera que los que hizo en la Libertadores de este año han sido “los más importantes”, sobre todo al Junior en Barranquilla, porque “fue el que nos dio la victoria allá”. También fue una revancha “por el gol increíble que fallé aquí (en La Paz, frente a Unión Española)”, cuando sin arquero remató desviado.Ese día (21 de febrero) Bolívar perdió 1-3 ante el equipo chileno y le abrió un gran signo de interrogación a su clasificación a la siguiente fase. “Casi todo el mundo nos daba por muertos, por eso ese gol al Junior fue importantísimo”.

Los que convirtió en clásicos frente a The Strongest  “también han sido muy importantes, van a quedar marcados, porque la gente los vive de otra manera”.

No se olvida de los cinco que le hizo a San José, primero, y a Guabirá después, en diferentes torneos. “Marcar esa cantidad de goles no es fácil”.

Este año no ha tenido la efectividad de otros campeonatos. Sólo convirtió uno y no existe la posibilidad de aumentar su cuota, porque —por el desgarro del que se recupera—ha quedado descartado para el resto del Clausura.

El tema de las lesiones, que lo persiguieron en estos primeros meses del año, es la principal razón para que haya bajado su cuota goleadora. La más grave fue el desgarro que lo dejó fuera de varios partidos, y, además, le jugó una mala pasada en el encuentro de ida frente al Santos (25 de abril). Volvió sin estar al cien por ciento y tuvo que salir antes de finalizar el primer tiempo. Ese, quizás, si Bolívar no avanza en la Copa y no existe renovación de su contrato, haya sido su último partido con la camiseta celeste.

El hecho de encarar la Libertadores y el torneo local de manera paralela fue otro motivo por el que la pólvora estuvo mojada, pues “por ahí el profe optaba por otro equipo, además he jugado mucho menos partidos que otros años. Está claro que no he convertido tantos goles, pero siempre que he jugado he intentado aportar. He ayudado en la marca y también en generar alguna oportunidad para otros compañeros”.

Su llegada a Bolivia, lo reconoce sin ningún problema, le ha permitido adquirir un nombre y una mayor proyección internacional.

Antes de la Academia había jugado solamente en equipos de su país. “Sin duda que mi llegada a Bolívar me ha permitido ser un jugador más conocido, por eso soy un agradecido a la institución, a Bolivia, porque me han abierto las puertas y me han tratado de la mejor manera. Siempre he intentado hacer lo mejor. A veces las cosas te salen bien y a veces te salen mal; pero sin duda que si me conocen un poco más, es en gran parte al Bolívar, y si tengo la posibilidad de ir a jugar a algún otro lado también será gracias a Bolívar”.

Si se va, extrañará la ciudad a la que ya está acostumbrado, porque “es totalmente tranquila, eso es lo que más rescato. Todo este tiempo he pasado muy bien con mi familia. Siempre salimos a caminar un rato para no estar tanto dentro de la casa”.

Le gusta la geografía, su variedad. Apunta que es muy diferente su barrio, Calacoto, de  Tembladerani o El Alto. “Vivo aquí y lo disfruto”.

También le agrada el clima, porque “en Uruguay el invierno es muy frío y el calor es insoportable, en cambio aquí todo el año es casi siempre igual. Te pones una campera (chamarra) como decimos en Uruguay, y ya está. Al principio me costó un poco adaptarme a la altura; pero después estuve bien. Cuando voy a Uruguay o a Santa Cruz, y vuelvo, no me afecta en nada”.

Mientras se decide su futuro, ya se hace a la idea de que serán muchas cosas de La Paz y de Bolívar que va a extrañar:  “en todo este tiempo siempre he estado a gusto, siempre”.

Nunca será jugador atigrado

Siempre se ilusionó con jugar en la selección de  Uruguay, aunque ya está convencido de que ese es un sueño imposible.

Reconoce que es “muy difícil” que pueda ser llamado “porque en mi país hay muchos y grandes futbolistas en esa posición, delanteros que están jugando en las mejores ligas del mundo y que convierten en todos los partidos”.

La talla de jugadores como Edinson Cavani, en el Nápoles, o Diego Forlán, en el Inter, es suficiente para desecharlo: “sería algo irreal pensar que exista alguna posibilidad, así que no pienso más en eso”.

Por decisión propia tampoco vestiría la camiseta de  The Strongest, porque es un hincha acérrimo de Bolívar. “La otra vez salió eso y yo dije que agradecía el deseo de su presidente (Kurt Reintsch) porque le tengo mucho respeto a The Strongest; pero obviamente no jugaría en el Tigre. En realidad aquí (en Bolivia) me veo sólo con la camiseta de Bolívar”.

Sin importar su preferencia por la Academia tiene muy buena impresión del fútbol y también del jugador boliviano. “Los años que he tenido en el club todos mis compañeros han sido profesionales, sin duda que este año y con este cuerpo técnico hemos sido más profesionales que nunca”.

Además de su respeto por The Strongest y la rivalidad de siempre, apunta que los equipos más complicados que le ha tocado enfrentar han sido San José, Oriente y también Real Potosí.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia