Fútbol

Una agresión a la sociedad

El origen de la tremenda agresión que escandalizó la semana pasada ha sido la falta de respeto a los valores y normas de las personas y de la sociedad

La Razón (Edición Impresa) / La Paz

02:00 / 27 de octubre de 2014

La pelea entre dos integrantes de un plantel del fútbol boliviano, cuyas consecuencias excedieron varios límites, fue un hecho tan grave que en otra sociedad distinta a la nuestra ya estaría siendo investigada de oficio en las instancias correspondientes, lo mismo que en la justicia deportiva, dado que sucedió dentro de un escenario donde estaba por jugarse un partido del campeonato oficial del cual los involucrados son protagonistas.

Sin medir la gravedad del hecho, de paso las sanciones emitidas por su club son excesivamente benévolas, con tres partidos de suspensión —o sea menos de diez días— y el 60% del salario dividido en tres cómodas cuotas para el principal agresor y el 10% para el que —también habiendo tenido responsabilidad— llevó la peor parte.

Ya se sabe que la justicia en Bolivia no es precisamente ejemplar en sus distintos ámbitos, sino bastante cuestionada por sus decisiones o por no tomar las adecuadas, y dejar pasar semejante episodio público así lo ratifica.

Cuando vivía, Mario Mercado Vaca Guzmán despidió de su club a un jugador por agredir de hecho a un periodista, en un incidente bastante menor al ocurrido el otro día. Es que eran otros tiempos en que la ética y la moral no tenían contemplaciones ante las más mínimas apariciones de irrespeto tanto a las personas como a las entidades.

El origen de la tremenda agresión que escandalizó la semana pasada ha sido la falta de respeto a los valores y normas de las personas y de la sociedad, o sea se ha incumplido con lo más noble que debería tener un sujeto, su conducta.

La sociedad en general en el país falta a las normas básicas de moralidad, y en particular la del fútbol no está al margen de ello, porque es un ámbito en el que se puede ver cómo la gente en las tribunas es capaz de aplaudir y celebrar los insultos que se vociferan contra las personas, o en un vestuario están permitidas las bromas subidas de tono entre propios compañeros, sin que haya la más mínima intención de ponerle freno a semejantes acciones —y a muchas otras— reñidas con la ética.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia