Fútbol

El amor por la camiseta ya no es el de antes

Fidelidad Jugadores y técnicos admiten que es cosa del pasado, hoy cada quien elige la mejor oferta económica

El volante Pablo Escobar es un incondicional hincha y  referente de The Strongest.

El volante Pablo Escobar es un incondicional hincha y referente de The Strongest.

La Razón / Rafael Sempértegui

01:21 / 05 de noviembre de 2012

Se pueden contar con los dedos de una mano los casos de verdadero amor por la camiseta en estos tiempos de fútbol, en los que pesa más una mejor oferta económica que el sentimiento por un club.

“Amo a The Strongest”, decía la semana pasada el director técnico atigrado Eduardo Villegas, quien en su carrera también dirigió a otros equipos, es el caso de Universitario y Wilstermann, y ni qué decir cuando fue futbolista, pues aparte de la camiseta atigrada defendió varias más.

Mauricio Soria confesó hace poco que tomó el mando de Wilstermann este año y lo ascendió por el cariño que le tiene al club, porque en sus planes no estaba dirigir después de haberse marchado de The Strongest.

Hace meses Pablo Escobar descartó jugar en Bolívar porque se hizo hincha del Tigre y afirmó que no se sentiría bien luciendo la camiseta celeste.

“Es una decisión personal. Yo estoy muy identificado con el Tigre, soy hincha del club y me siento bien en él. No me veo con otra camiseta”, dijo Escobar en alusión a la celeste.

Hace años, Vladimir Soria  afirmó de manera contundente que no jugaría nunca en The Strongest ni dirigiría jamás al Tigre, por su identificación plena con Bolívar. El actual asistente técnico de Bolívar y la selección nacional cree, sin embargo, que hoy en día pesa más el deseo de los jugadores por asegurar su futuro, por más cariño que tengan a determinado club. Y lo encuentra razonable desde el punto de vista profesional.

“Ahora se viven otros tiempos. Antes uno estaba más de diez años en un club y le llegaba a tener cariño, pero ahora se cambia de equipo como si nada. En estos tiempos ya no se escucha de alguien que juegue por un club con un gran compromiso”.

En tanto, Mauricio Soria admitió que el amor por una casaca es cosa del pasado, sin embargo, él todavía cree que respeta el cariño que le tiene a un club en particular. “Luego del Tigre yo no iba a dirigir por buen tiempo, pero hubo tantas llamadas y mi propio cariño al club hicieron que vuelva a Wilster”.

Luis Galarza, que jugó 17 años como arquero del Tigre, afirmó que en su época sí había ese amor, pero ahora es casi imposible. “Hoy el jugador tiene que asegurar su futuro”, opinó.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia