Fútbol

La Razón

04:42 / 03 de septiembre de 2012

Reconozco, sin remordimientos, que tuve y tengo algunos fanatismos futbolísticos y lo saben aquellos con los cuales comparto confidencias. Uno de ellos es el jugador español Andrés Iniesta. Verlo jugar es para mí un día feriado, y no me importa el resultado ni lo que haga o deje de hacer el Barcelona.

Pienso que es un solista de los que no hay muchos, incorporado a dos orquestas famosas (su equipo y la selección) siempre “prudente y silencioso, nunca tuvo una palabra ni un mal gesto” como lo describía un artículo del diario AS.Ya saben cómo me sentí el viernes pasado, cuando Michel Platini le entregó el trofeo al mejor jugador    de Europa.

▶▶▶

Don Xabier Azkargorta lanzó la semana pasada una frase de esas que suelen pasar inadvertidas porque no provocan jaleos ni sirven para titular:“Árbitros, técnicos, jugadores, todos debiéramos contribuir a mantener el ritmo de juego. Es decir: no tantas interrupciones, no tantas faltas, ni simulaciones… Jugar, jugar y jugar”.

A una buena cantidad de los encargados de sostener ese ideal le debió importar un rábano lo que dijo el entrenador del seleccionado. Se miran el ombligo. Afirman que el equipo jugó bien mientras varios centenares de aficionados —de los que pagan sus entradas— deciden no volver a los estadios; convierten los encuentros en un rosario de infracciones (algunas “técnicas o tácticas” pero igualmente desagradables y punibles) y protestan, alzan la voz, hacen gestos de desprecio, injurian y no faltan los dirigentes que simplifican: “Todo es culpa del arbitraje que tenemos…

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia