Fútbol

Una asfixia futbolística

La derrota de Bolívar comenzó a labrarse con un dudoso penal sancionado por el paraguayo Julio Quintana.

La Razón (Edición Impresa) / Óscar Dorado Vega / La Paz

02:34 / 13 de agosto de 2015

Bolívar perdió tres a cero en su visita al estadio Luis Franzini y aun así su valor más rescatable estuvo en el arco. No es un dato menor que Romel Quiñónez merezca esta catalogación, en un equipo boliviano que tuvo varios rendimientos individuales muy por debajo de los antecedentes.

El uruguayo Defensor Sporting planteó el partido —correspondiente a la ida de la primera fase de la Copa Sudamericana— con la clara intención de llevarse por delante al adversario. A fuerza de agresividad, despliegue físico y pelotazos cruzados, la mayor parte a espaldas de los zagueros. Así logró que el retroceso celeste diera lugar a una anemia creativa que generó, a lo largo de todo el trámite, apenas sí una oportunidad de gol, la que en el primer lapso protagonizó el defensor paraguayo Nelson Cabrera.

La derrota de Bolívar comenzó a labrarse con un dudoso penal sancionado por el paraguayo Julio Quintana. Quiñónez atajó el disparo de Olivera pero no hubo reacción de la defensa para despejar de inmediato y Rabuñal capitalizó la pasividad.

Pareció mejorar el visitante en el arranque del complemento, pero Olivera —luego de que el portero, con el pie, evitara en primera instancia la ampliación del marcador— recogió el balón sin oposición de la defensa para mandarlo adentro. Y en el tercero un largo cuanto previsible centro encontró el empalme de Lozano con Rodríguez apenas sí observando...

Para colmo la Academia quedó en inferioridad luego de la expulsión de Damir Miranda y consumó una noche inconexa por donde se la vea.  Eduardo Villegas no atinó a ningún cambio y —esa decisión del director técnico de la Academia— no dejó de ser otro aspecto llamativo en el balance final.

Es verdad que el local se acomodó mejor al mal estado del campo y a la pésima iluminación (al fin de cuentas es el escenario donde siempre juega como local), pero la esencia del resultado involucra otros aspectos, ligados íntimamente a los problemas de un cuadro, el boliviano, que no termina de encontrar identidad.

Bolívar tiene por delante la vara muy alta (necesita ganar por cuatro goles). Está obligado a una hazaña, que antes siquiera de pensar en el rival exige correctivos de urgencia. ¿Habrá tiempo para aplicarlos? Es apenas una de las interrogantes que dejó la pálida actuación de anoche en Montevideo.

Óscar Dorado Vega es periodista

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia