Fútbol

El clásico se salda con el resultado más justo

Hubo, hasta por ahí, un buen espectáculo, sobre todo en el primer tiempo. No emociones a raudales, aunque algunas dejó en la retina el clásico paceño —y nacional— número 183 en la historia de la Liga, que terminó igualado a un tanto, resultado justo si se trata de medir la producción que tanto The Strongest como Bolívar exhibieron ayer en Miraflores.

La Razón / Ramiro Siles / La Paz

04:46 / 12 de marzo de 2012

No había caso de pedirles más: los celestes venían con algo de cansancio —más allá de la rebosante alegría por su triunfo del jueves ante Junior en Colombia— y dieron lo que las fuerzas les permitieron; los atigrados, que mañana tienen un encuentro también por la Libertadores en Brasil, optaron por medirse para no tener un desgaste mayor que les pudiera complicar su existencia en el siguiente encuentro copero. Aún así, unos y otros pusieron de su parte para que —salvo algunos pasajes del segundo período— no fuera un clásico desabrido.

Renglón aparte: Desde ayer, este partido mayor del fútbol nacional ya tiene 500 goles. Eran 498 —tema anticipado por Marcas el pasado viernes— hasta el encuentro 182 jugado en diciembre pasado, y tanto Pablo Escobar, autor de la apertura de la cuenta para el Tigre, de penal a los 31 minutos; como Edemir Rodríguez, de Bolívar, finalmente el autor de ese significativo tanto (1-1 a los 48’, de cabeza), contribuyeron para que llegara el medio millar de dianas.

Pudieron ser más de dos goles de no haber sido por los palos en un par de ocasiones, una para cada uno; por los arqueros que tuvieron su cuota aparte y respondieron bien; o finalmente porque en la resolución también hubo aplazo de los ejecutantes.

Fue mejor el primer período: de ida y vuelta, de arduo trabajo para las defensas y los arqueros, de muchas ocasiones de gol por el volumen ofensivo generado, de algún penal no cobrado (mano de Méndez) y del gol de Escobar bien resuelto.

En la segunda parte el nivel futbolístico decayó, Rodríguez empató temprano con un certero cabezazo tras un centro de Cardozo, y después hubo mucho menos que en la primera parte. De manera inconsciente, atigrados y celestes se dieron la mano.

De Troncone a Rodríguez

Jaime Ayllón 

Transcurrían tres minutos del segundo tiempo (48’ del partido): Rudy Cardozo tomó la pelota, miró y mandó un centro perfecto, Edemir Rodríguez se elevó solo y cabeceó con comodidad despachando la redonda lejos del alcance del golero Daniel Vaca. Fue el empate 1-1 en el clásico 183 en la “era liguera” y el gol número 500 en la historia de estos partidos entre atigrados y celestes.

Ese condimento especial tuvo el encuentro mayor del fútbol nacional celebrado ante unos 35 mil espectadores que colmaron las graderías del estadio Hernando Siles.En ese mismo escenario, hace 34 años (domingo 15 de enero de 1978), Ricardo Troncone, también zaguero de Bolívar —como Edemir—, convirtió el primero, de penal.

Ayer (Cadena Pratel) lo rememoró desde Buenos Aires: “Venga el gol que venga, tengo el orgullo de haber hecho el primero en los clásicos”.

Edemir Rodríguez, al término del encuentro de ayer, admitió que “no sabía que era el gol 500, pero lo marqué y es importante por eso de las estadísticas. Felizmente pudo ingresar después de un buen frentazo. Creo que el arquero se sorprendió porque no atinó a reaccionar, fue un lindo gol, además no merecíamos perder, por el contrario”.

Ninguno regaló nada, los dos se prodigaron

Jorge Asturizaga 

Clásico es clásico y los protagonistas así lo entendieron. Los técnicos pusieron lo mejor que tenían a disposición y ninguno se regaló.

La Academia llegó horas antes del inicio de las acciones desde Colombia y varios de los que estuvieron en Barranquilla dijeron presente en el choque 183 de la historia de la Liga. Por el lado atigrado, Mauricio Soria también se decidió por su habitual elemento a 48 horas de su compromiso por Copa Libertadores de América.

Hubo dos goles, y además muchas emociones. Los minutos finales fueron jugados a todo vapor, como en el boxeo dieron y recibieron.

La primera parte fue del Tigre, al margen del gol tuvo situaciones para aumentar la cuenta. Escobar hizo estrellar la pelota en el poste, a los 22 minutos mandó un derechazo que sorprendió a Quiñónez. Luego el capitán puso en ventaja con un remate bien colocado en el penal que provocó Frontini.

A Jhasmani Campos se le ha cerrado el arco. Desde que llegó a Bolívar todavía no ha hecho goles en partidos oficiales. El mediocampista estuvo ayer lo más cerca de anotar.

En el minuto 27, su remate fue devuelto por el palo derecho de Vaca, quien lucía vencido.  

La balanza la equilibró Bolívar en la segunda parte. Se animó y fue al frente en procura del empate. Edemir Rodríguez se redimió de los desaciertos de la primera parte. Se soltó y subió a campo adversario hasta llegar al gol con un cabezazo a un costado de Vaca después de un centro preciso de Cardozo, 48’.  

Otro que buscó toda la tarde fue William Ferreira, el goleador estuvo con la pólvora mojada. Cerca del final (84’) mandó un cabezazo de posición incómoda y Marchesini impidió que la pelota ingresara al arco, evitando el desnivel en el marcador.

Unas 40.000 personas dijeron presente

Jorge Asturizaga

Hubo cerca de 40.000 espectadores en el estadio Hernando Siles, aunque el informe oficial de The Strongest fue otro, distinto de lo que se vio. De acuerdo con el club, se vendieron  29.552 entradas, 3.237 personas ingresaron con su tarjeta Tigre de Oro y 2.012 lo hicieron de manera libre, haciendo un total de 34.801 espectadores.Se recaudó un total de 996.890 bolivianos. Al cambio oficial, algo así como 143.231 dólares americanos.

Una hora antes del inicio del juego las boleterías de la curva sur del principal escenario deportivo del país estaban cerradas. Mucho antes las localidades de ese sector se habían agotado y eran muy pocas las disponibles para las otras tribunas.

 Sólo hubo espacio en la parte baja de la tribuna de preferencia. Al final las parcialidades de ambos salieron satisfechas. Entendieron que en un clásico es mejor empatar que perder frente al tradicional rival.

Fueron más los bolivaristas en el clásico 183 de la ‘era liguera’, el celeste dominó claramente sobre el amarillo y negro en las tribunas.

Los Tigres celebraron en la primera parte con la buena resolución de Escobar, la curva sur se hizo sentir, pero su alegría no pudo ampliarse hasta el final de las acciones.Los celestes también celebraron la conquista de Rodríguez, que puso tablas a una fiesta deportiva en Miraflores. Al final hubo satisfacción por el resultado de un choque intenso.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia