Fútbol

Fue emotivo el aliento del Jugador N° 12

El aficionado bolivarista jugó su propio partido en las tribunas. Un mar de papel y globos dio la bienvenida al equipo. Mucha gente derramó lágrimas en Miraflores

Euforia. La alegría no tuvo límites para los hinchas de la Academia.

Euforia. La alegría no tuvo límites para los hinchas de la Academia. Pedro Laguna.

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

04:57 / 16 de mayo de 2014

El público bolivarista jugó su propio partido ayer, puso de su parte y salió airoso, empezando por un recibimiento conmovedor y espectacular que le dio al equipo, hasta festejar la clasificación que a mucha gente la llevó hasta las lágrimas de emoción, igual que les pasó a algunos jugadores. No faltó el que se quedó sin voz de tanto gritar, cantar y alentar en el estadio de Miraflores.

“Olé, olé, olé, soy celeste” se escuchó durante gran parte del partido, como también el “Bo-Bo-Bo, lí-lí-lí, var-var-var”, una adecuación del tradicional aliento a la selección boliviana.

Cuando el equipo ingresó al campo de juego, una impresionante cantidad de papel picado explotó en el aire desde los cuatro sectores del estadio, eran unas 14 toneladas que formaron por unos instantes una nube. A ello se sumaron los miles de globos de color celeste y blanco que fueron lanzados al aire, mientras fueron arrojadas cientas de enormes cintas también de papel.

“Qué sorprendente. No habíamos visto este recibimiento ni siquiera con la selección boliviana. La verdad, Bolívar es el más grande de Bolivia”, comentó Sergio Krule, de radio Mélody, en Lanús, en el sur de Buenos Aires.

Como ocurrió al inicio, en el final la fiesta fue mayor, sobre todo a partir del gol de Juan Carlos Arce. El Hernando Siles tembló de verdad en sus estructuras por el salto de los aficionados.  No fue un festejo improvisado, por el contrario, entre la organización de la misma barra, el club y algunas empresas privadas ayer  apareció con gran fuerza el tradicional Jugador N° 12.

Tras el pitazo final del ecuatoriano Roddy Zambrano, surgió otra explosión de alegría y durante un buen rato la gente siguió en su lugar, festejando, haciéndolo con los jugadores que les ofrecían la clasificación obtenida.

“A quién le dicen papá, al gran Bolívar. De quien es mi corazón, del gran Bolívar. Por quién vibran de emoción, por mi Bolívar...”, coreaba la gente en las tribunas. Entre los jugadores, Wálter Flores era el más emocionado, incluso se trepó en la malla olímpica.

El estadio estuvo repleto, dada la gran expectativa que generó el cotejo. BAISA SRL, la empresa que administra a la Academia, confirmó que volteó taquilla. En total, entre entradas vendidas, socios y libres, hubo casi 40.000 personas.

A falta de dos horas para el inicio del encuentro, más de la mitad del estadio ya estaba lleno y a una hora el escenario presentaba un imponente marco.

La fiesta continuó en las afueras del estadio, donde decenas de hinchas cantaron en el sector de las banderas y no les importó esperar más de una hora la salida del equipo para corear los nombres de los jugadores y volver a cantar las canciones del equipo.

En El Prado, en pleno centro paceño, continuó la celebración. Centenares de personas se concentraron alrededor de la fuente para celebrar la victoria, al mismo tiempo que decenas de conductores tocaban las bocinas de sus autos saludando la clasificación.  Similar festejo se produjo en El Prado cochabambino, donde el club más popular de Bolivia cuenta con miles de seguidores.

Un viaje que duró  24 horas

Valió la pena

Un grupo de tres amigos tarijeños se marchó contento de Miraflores. Ellos aseguraron que valió la pena un viaje por más de 24 horas en bus desde Caraparí hasta la sede de gobierno. “Tenemos que volver para la semifinal”, anticipó Juan José Domínguez, un chapaco bolivarista.

En Buenos Aires

Decenas de aficionados bolivianos que radican en Buenos Aires salieron a las calles del barrio Flores, lanzaron petardos y festejaron la clasificación de Bolívar. Fue la otra cara de la medalla, pues los hinchas de Lanús por el sector no querían saber nada.

Calificación

El veedor del partido, el brasileño Hildo Nejar, anticipó que presentará un informe favorable, porque afirmó que “hubo buena seguridad, buen comportamiento del público, fue un partido normal”, según el directivo de la Conmebol.

Cuidado

El presentador argentino Marcelo Tinelli es vicepresidente de San Lorenzo, el próximo rival de Bolívar. “Nos vamos a la altura, cuidado que los bolivianos juegan bien”, dijo anoche en su programa.

Más de la alegría en el lado celeste

‘Es algo inolvidable’: Damir Miranda, volante

“Para nosotros es motivo de orgullo, es algo inolvidable que un equipo boliviano llegue a una semifinal por primera vez. Es una instancia que nos hace soñar con ir más lejos”.

‘Es el fruto del trabajo’: Luis Gutiérrez, zaguero

“Nos sentimos contentos porque lo que alcanzamos es el fruto del trabajo, pero no debe quedar ahí, se debe luchar más para conseguir otros logros a nivel internacional”.

‘No debe quedar ahí’: Romel Quiñónez, arquero

“Valió la pena tanto esfuerzo   y sacrificio que se compensa con este tipo de alegrías. No debe quedar ahí, podemos buscar hacer mucho más para llegar a la final de la Copa”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia