Fútbol

La escuelas de fútbol, un fenómeno que se expande

Hasta hace cinco años había máximo una docena, sin embargo, en la actualidad     —si bien es difícil cuantificar— se calcula que hay unas 200 entre La Paz y El Alto

La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz

03:17 / 14 de marzo de 2014

Las escuelas de fútbol en La Paz hasta hace un lustro no pasaban de una docena, eran contadas; en cambio, ahora se ha dado una “explosión” multiplicadora con la aparición de muchas en el mismo rubro que intentan ser formadoras de pequeños y jóvenes talentos, y aunque es complicado cuantificarlas se calcula que ya son unas 200.

Por un lado está la positiva idea de la práctica del deporte; por el otro, la falta de una verdadera formación que genere la aparición de talentos.La práctica del fútbol ha ganado más espacio a través de la creación de academias o escuelas, grandes o pequeñas, conocidas o que se mantienen en el anonimato.

Solo a cargo del gobierno municipal hay unas 120 escuelas, de fútbol y otras disciplinas. Son muchos los barrios que tienen una.

A eso se suman las que van surgiendo a iniciativa, por ejemplo, de los clubes zonales, de las ligas deportivas de barrio o se conforman nuevas entidades.No tiene ni una semana la Escuela de Fútbol Paz García, del exfutbolista, quien para la inauguración trajo como invitado al exseleccionador nacional y ahora DT de Bolívar, Xabier Azkargorta. Como él son muchos los “ex” que están dedicados a una.

Entre la diversidad de escuelas, están las que nacieron con cierta solvencia económica o respaldo incluso internacional como la de la Fundación Real Madrid; otras son por emprendimientos empresariales, algunas ONG también están, pero la gran mayoría son iniciativas personales de entrenadores de fútbol, profesores de educación física y —lo anotado— exjugadores. No faltan las cobijadas en entidades públicas como las escuelas deportivas municipales y las estatales, aunque éstas funcionan en la vacación.

“Todo entrenador no deja de ser formador; en mi caso, junto con un grupo de profesores decidimos trabajar con los chicos, primero para que jueguen fútbol, que sea parte de su formación integral, y después para avanzar a la competición. Estamos comenzando y vamos a ir paso a paso”,  explicó Paz García.

Leonardo Luna, secretario general de la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP), admite que hay un efecto multiplicador.

“En estos años de fútbol organizado escuché y vi que surgieron escuelas, pero también que desaparecieron muchas de ellas. Sucede que se juntaron una serie de factores, desde el interés de los padres porque sus hijos hagan deporte, hasta quienes deciden abrir una escuela en un barrio. Ahora, otra cosa es que las condiciones de la mayoría de las que son nuevas no son buenas. Si bien se ganó en la masificación, falta bastante calidad en el trabajo”.

El profesor Max Vela, entrenador de fútbol que trabaja hace años con las divisiones menores, entre ellas la de la prestigiosa ABB (Academia del Balompié Boliviano), manifestó que hay expansión natural del fútbol porque la población ha crecido. “Así como los colegios se triplicaron porque esa es la demanda, en el deporte y en el fútbol pasa lo mismo. En los torneos de menores de la AFLP competimos con el doble de equipos de antes y sé de muchos otros torneos de niños en otros lados”.

Las diferencias son muchas, varían de acuerdo con el contenido de trabajo que se desarrolla. En el caso de las escuelas afiliadas a la AFLP, éstas cuentan con mejores condiciones y están bajo la fiscalización de la entidad a la que están afiliadas; en tanto hay otras sometidas a observaciones por la situación en la que funcionan, sobre todo por el contenido de la enseñanza, que no está acorde con lo que debería ser. Es que en algunos casos se impone la idea de lucrar antes que la de ofrecer un buen servicio.

“En las escuelas de hace años como ABB, Ramiro Castillo y las de clubes, y en otras hay condiciones, pero en el resto tenemos dudas, desconocemos cómo realmente trabajan, y surge una gran pregunta: ¿qué se enseña y quiénes enseñan?, porque no es decir ‘voy a trabajar con niños’ y punto. Hay que tomar en cuenta que los entrenamientos son específicos, una cosa es trabajar con equipos de 8 años, otro distinto con los de 12 y también es diferente con los de 16”, aseguró Félix Berdeja, presidente de la Federación de Entrenadores de Fútbol de Bolivia.

María del Carmen Crespo, directora de la Escuela de Fútbol Antonio Asbún, del Club The Strongest, consideró positivo el surgimiento de las escuelas, pero advirtió que debe cuidarse la metodología y la pedagogía. “En el Tigre tenemos técnicos con gran formación, trayectoria y a ello se le añade su sacrificio”.

Los datos

AntiguaUna de las escuelas de fútbol que cuenta con mayor antigüedad y con un buen trabajo es la del club Bolívar, impulsada por los desaparecidos dirigentes Mario Mercado y Germán Jordán.  AbbLa Academia del Balompie Boliviano (ABB), que desde hace años compite en la Primera A del fútbol paceño y ahora es un club, tiene reconocida trayectoria en la formación.Nuevas

Exjugadores y entrenadores abrieron sus propios centros en diversos puntos: Ramiro Blacut, Lorgio Álvarez, Miguel Gariazú, Nery Quintana y Paul Uribe, o los hermanos Castillo, entre otros.

Unas cobran por mes, otras son gratuitas

Hay las recreacionales, como también las dedicadas a competirParte de las escuelas de fútbol cobra matrícula y mensualidad, que sirve para su sostenimiento; en cambio, otras como las que lleva adelante la Dirección Municipal del Deporte, dependiente del gobierno edil, tienen un carácter gratuito porque cuentan con un presupuesto y tratan de llegar a la mayor cantidad de zonas y barrios de la ciudad.

“En nuestro caso es un gran esfuerzo en dar a nuestra comunidad escuelas gratis en dos niveles, el inicial y el de talentos. En gran parte de los centros barriales está el primero y si se detecta un gran deportista, y después lo llevamos al Luis Lastra para trabajar su talento”, aseguró Jannet Ferrufino, directora municipal de Deportes.

La autoridad considera que hay que tener cuidado con diferenciar las características de las nuevas escuelas que van surgiendo, porque mientras las municipales tienen un contenido y objetivo eminentemente recreacional y formativo, las otras son competitivas.

“Al gobierno municipal le interesa incentivar la actividad física como parte de su labor con la niñez y juventud, por eso mismo tenemos profesores que nosotros pagamos, y abrimos espacios a los niños porque es mejor que estén en cancha, que en otras situaciones”.

Las escuelas de clubes o aquellas que nacen por iniciativa privada o emprendimientos personales cobran costos que sirven para su mantenimiento.María del Carmen Crespo, de The Strongest, sostiene que en realidad son costos bajos que ayudan al mismo funcionamiento de la escuela, como el mantenimiento del campo deportivo y el pago de salarios a los profesores esencialmente.

En esa escuela el costo es de 70 bolivianos mensuales y se cuenta con unos 300 alumnos, en la sede de la calle Frías cerca de 200 y en Achumani el resto.Bolívar ha logrado abrir varias filiales al margen de la central que funciona en Tembladerani, pues está en El Alto, Llojeta, San Antonio y Alto Irpavi.

La escuela Eva Perón, que está a cargo de Alberto Maldonado, cobra mensualidades mínimas, de unos 30 bolivianos, y se da otros modos para funcionar, por ejemplo, apela a la solidaridad de gente que regala balones. La entidad tiene varios equipos infantiles en la AFLP desde hace una década.

Las de la AFLP ofrecen garantía

Funcionan como clubes y participan en los torneos localesPrecisar cuántas escuelas de fútbol existen entre La Paz y El Alto es improbable en este momento, pues no existe un censo y tampoco un control sobre la apertura, menos sobre las condiciones de trabajo.

A decir de dirigentes y entrenadores de fútbol, en la AFLP hay excelentes escuelas que  funcionan como clubes —por instrucción de la FIFA ya no se utiliza el término de escuela o academia— y son:  ABB, Bolívar, The Strongest, Santos La Paz, Eva Perón, Magallanes, LDV Copacabana,  Teniente Andrade, Hydabeh, San Pablo y Centro Cervecero, entre otras.

“Sabemos que esos dan condiciones de trabajo, competencia y proyección, porque de aquí salen las selecciones paceñas y se puede aspirar a la nacional. La AFLP les exige condiciones, logística y gente preparada”, expresó Wálter Torrico, presidente de la asociación centenaria.

Real Madrid, Lorgio Álvarez, Paz García y otros, si bien trabajan, aún no tienen competencia en la AFLP.

No hay una entidad que regulePor su cuenta

En Santa Cruz, las propias escuelas o academias formaron una entidad que las regula y organiza; en La Paz no existe una instancia de ese tipo, por más intentos que hubo para conformar una que las aglutine. Calidad

Tampoco es posible velar por la calidad que ofrecen en su instrucción las escuelas. La AFLP ha logrado tener un control con base en la organización de torneos, aunque no es parte de su responsabilidad.   CEFAR

Hace un par de años, con el objetivo de mejorar la calidad de instrucción con los menores, los entrenadores de los clubes Magallanes, Santos y San Simón de Ayacucho crearon el Cefar (Centro de Formación de Alto Rendimiento) para niños y adolescentes.ArquerosGuante Arqueros es una escuela que está lista para preparar exclusivamente a niños para que sean guardametas. La entidad es dirigida por Paul Uribe y Nery Quintana. La escuela Paz García también cuenta con un entrenador de arqueros, el exgolero Hamlet Barrientos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia