Fútbol

Ricardo Fontana: ‘Es un buen negocio ser presidente de la FBF’

El exfutbolista lanzó duras críticas a la dirigencia, afirma que el nivel del fútbol profesional es bajo y que las asociaciones no existen. También se refirió a Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol).

Ricardo Fontana, notable exfutbolista que jugó en Always Ready, Litoral, The Strongest, Bolívar y Oriente Petrolero. Foto: Luis Gandarillas

Ricardo Fontana, notable exfutbolista que jugó en Always Ready, Litoral, The Strongest, Bolívar y Oriente Petrolero. Foto: Luis Gandarillas

La Razón Digital / Jorge Asturizaga / La Paz

11:27 / 01 de noviembre de 2017

Picante. Sin pelos en la lengua y directo es Ricardo Fontana, voz autorizada para hablar de nuestro fútbol.

Lo dice con conocimiento de causa, lanza duras críticas a la dirigencia, afirma que el nivel del fútbol profesional es bajo y que las asociaciones no existen. También se refiere a Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), entidad de la que forma parte como director, aunque admite que está solo como imagen por lo que hizo en su época; igual la defiende y dice que si cuando él era jugador hubiera existido, habría cobrado todo.

De quienes más habló fue de los dirigentes, les dio con todo. Comenzó con un “ya no hay gente de la talla de don Rafael Mendoza y Mario Mercado, así como otros de su época en el interior”.

“Terminamos en penúltimo lugar en las eliminatorias, la misma posición de siempre, y es porque los dirigentes se pelean por hacerse cargo de la FBF, por llegar a la Liga y por viajar, es lo mismo de siempre. Desgraciadamente en algún momento detuvieron a algunas personas, uno jamás se alegra de eso, pero creo que podían continuar con unos cuantos más”.

No tiene pruebas para asegurar que robaron, pero dice que ha desaparecido un dinero grande “y aquí sigue siendo lo mismo, no tenemos una cancha, un lugar de trabajo para la selección absoluta, menos para los juveniles, seguimos como hace 30 años con la única diferencia de que ahora hay más dinero”. 

Se sorprende al enumerar que esta gestión en la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) lleva cinco presidentes.

“Cuántos dirigentes han pasado en este tiempo y no hicieron nada. Es un gran negocio ser presidente de la Federación, claro que sí, lo digo porque estoy en Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) y sabemos que el presidente recibe 20.000 dólares de sueldo de la Conmebol. Yo me quedaría. Por eso no quieren que haya elecciones, porque mientras no haya, el que está sigue ganando esa plata. Dime si eso no es un gran negocio”,

Cuenta que jugó 10 Copa Libertadores de América y en todas ellas la historia dirigencial siempre fue la misma.

“Llegábamos al hotel y los directivos dejaban sus maletines y chau, no los veías más hasta el momento del partido y luego al regreso con sus paquetes de cosas para su familia, es que tenían viáticos”.

También se le viene a la mente un episodio de 1989, cuando estuvo en la selección. Aquí su relato: “Jugábamos la Copa América en Brasil, nos tocó la ciudad de Goiás y como hacía tanto calor, Jorge Habegger, el entonces director técnico de la Verde, nos hacía levantar a las seis de la mañana y luego del desayuno todos a entrenar en la cancha del hotel. Los dirigentes llegaban a esa hora. Decían que iban a ver nuestro trabajo, eran como 10, se sentaban y al rato se dormían cabeza con cabeza, ese era el nivel de los dirigentes”.

  • El "Tano" (der.) junto a Luis Cristaldo (izq.) y Tito Montaño en el triunfo de Bolivia sobre Perú en Lima en 1989. Foto: Archivo La Razón

Errores en el trabajo dirigencial afectan en el plano futbolístico y por eso no tiene reparos en decir que el nivel del fútbol de Liga es bajo y el de asociaciones no existe.

“Antes era un sueño jugar la Libertadores y a puro pulmón de los dirigentes de la época se reforzaba el equipo o venía algún técnico más o menos. Ahora hay españoles, argentinos, peruanos, venezolanos y ganan mucho dinero, quizá lo merecen y es problema de los que les pagan, pero no veo que haya subido el nivel, se juega con poca gente, pero hay más plata que antes. En mi época se jugaba sin bonos ni auspiciadores y si avanzábamos era igual”.

Llega el turno de las asociaciones. “En La Paz es Always Ready y Ramiro Castillo y no hay más, no hay jugadores, no existe. Cuántos técnicos cambió Always: después de tres partidos lo botan a su entrenador y tampoco hay jugadores; se traen colombianos, brasileños, argentinos y no ganan. Yo no me meto con su plata, pero no veo que hagan algo bueno”.

Soria no hará milagros

Ricardo Fontana admite que no conoce el trabajo que realiza Mauricio Soria en la selección, por eso no dice si lo hace bien o mal, pero de lo que está convencido es de que el DT no podrá hacer milagros por mejorar el nivel de nuestro fútbol.

Desde su punto de vista, para que la Verde sea imbatible en La Paz hay que formar dos selecciones, la que sea local tendría que estar conformada por jugadores de altitud y concentrada a orillas del lago Titicaca; y la plantilla para los partidos de visitante se debería formar con los futbolistas cruceños y los que llegan del extranjero.

“Yo jugué las eliminatorias a los 39 años y en ese plantel había gente grande y dimos pelea hasta el último, no llegamos al Mundial de Italia por gol diferencia, es que estábamos bien preparaditos; cuando estás bien entrenado, difícil que te ganen. Si no hay eso, no esperen que Soria haga milagros”.

Si me pidieran un consejo, diría a los dirigentes que soliciten apoyo al Gobierno para que la selección tenga canchas. “Hay que aprovechar la labor de formación que hacen Óscar Villegas y Sergio Luna, ellos saben trabajar con chicos”.

‘Sin Fabol no se cobraría  nunca’

Ricardo Fontana es miembro del directorio de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), pero de inmediato dice que no hace nada y que su presencia es por imagen del balompié paceño. Solo algún rato apoya con actividades.

“Si Fabol no estuviera o no interviniera, no se cobraría nunca. Ojalá hubiera existido una agremiación en mi tiempo, esa vez el dirigente te sacaba del club y te dejaba colgado junto a tu familia, no sabías qué hacer. Siempre quedaron debiendo plata; hoy no pasa eso y, claro, los dirigentes no saben qué hacer”, enfatiza Fontana.

También afirma que no está de acuerdo con algunas situaciones que se dan como aquellos jugadores que incumplen contratos por indisciplina o que no rinden, pero igual se benefician si meten demanda.

Cuenta que hace poco habló con David Paniagua, secretario ejecutivo de la agremiación, y le consultó el tiempo de duración de esta gestión; su respuesta fue hasta 2018, por tanto al año habrá elecciones.

“Si a uno le parece que fue gestión mala, votará por otro. Pero no es fácil, no es para cualquiera. Paniagua es abogado, sabe de leyes, habla idiomas, tiene contactos a nivel mundial. De los exjugadores la gran mayoría somos unos burros y cualquiera no puede hacerse cargo”, sostiene.

Asegura que cuando un futbolista cobra su dinero, Fabol no se queda con ningún porcentaje.

“El aporte es por cuotas mensuales del salario, no sé cuánto, nunca me fijé, nunca pregunté, yo no hago nada ahí”.

A los 67 años juega en tres ligas de barrio

A sus 67 años, los cumplió el 17 de octubre, el Tano Fontana mantiene su idilio con la pelota, y juega en tres ligas zonales de La Paz: Villa San Antonio, Villa Copacabana y Aranjuez. En ellas despliega su talento y asegura que después de los partidos se queda a compartir con sus compañeros de equipo, aunque aclara que “eso es solo por unos minutos”.

“Serían cuatro torneos, pero mi equipo Díaz Romero que juega en el estadio Obrero está suspendido un año”.

En Aranjuez juega en canchas de pasto sintético y califica los campeonatos como duros. “No es fácil, todos te quieren ganar, van al choque”.

Estudiantes de San Antonio es su equipo de ese barrio y dice que está segundo en su categoría de seniors; Mapes es de Villa Copacabana, donde también le va bien.

Afirma que tiene cuerda para jugar en su categoría. “Claro que me da el físico, voy al gimnasio y estoy bien parado. Ahí no hace falta correr tanto, juego parado. En seniors es desde 38 años y te enfrentas con gente de 40 o 45 y a veces cuesta”, reconoce.

No cobra por prestar sus servicios en esos barrios. “Me pagan el radiotaxi de ida y vuelta, juego, los saludo, estoy un momento con ellos y me voy”.

En algún rato le toca compartir con sus compañeros de equipo: “Tomo unas cervezas y luego me retiro, sé que tengo un límite y ellos saben que no soy de quedarme hasta la noche o prolongar la reunión”.

Cuenta que en su época de Liga tampoco era muy amigo de salir después de un partido. “Uno escuchaba en el vestuario los programas porque al día siguiente era libre, pero yo estaba casado y me quedaba en mi casa con mis hijos y mi esposa tomando mate”.

De lo que se lamenta es que en su tiempo no se pagaba como ahora. “Quisiera estar un mes en cualquier equipo, que me paguen un sueldo y luego me boten”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia