Fútbol

¿Y si juegan limpio?

La Razón (Edición Impresa)

00:42 / 08 de septiembre de 2014

La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) tiene en Cochabamba un lindo edificio —que a la dirigencia hace 20 años le costó mucho terminar y después otra sudó la gota gorda para no perderlo por las deudas— y, sin embargo, hoy lo tiene tirado a un lado: el presidente no “vive” en él, casi ni va de visita, y cuando hay un evento del tamaño de un Congreso Ordinario, los hombres estos deciden irse a Trinidad, a un lugar alquilado.

Como nadie dijo no,  consumaron esta especie de “ninguneada” a la casa del fútbol nacional.

Si por lo menos hubieran respetado su techo se habrían evitado los bochornosos sucesos de hace una semana. Difícil que alguien les hubiera lanzado bombas de humo —el pretexto para que luego apareciera la Policía asegurando que había el riesgo de bomba— y con seguridad que no habrían terminado en El Prado votando y reeligiendo al candidato con mayor apoyo de parte de la dirigencia como lo hicieron en una plaza de Trinidad.

Más allá de eso —que fue un desatino total—, lo otro tiene que ver con la poca imaginación que la minoría, que decidió convertirse en oposición ha exhibido tratando de derrocar al mandamás.

Las elecciones se ganan seduciendo con proyectos debidamente trabajados con tiempo, con campañas bien elaboradas, yendo de un lugar a otro para hablar con la gente que vota, ofreciendo planes y escuchando sugerencias que ayuden a producir el cambio. No poniendo candidatos a última hora, de paso a sabiendas que no los van a dejar participar porque no cumplen los mínimos requisitos.

Ningún fútbol merece grupos de choque, bombas de humo, inventos de bomba, gases lacrimógenos o pimienta, insultos, agresiones, etcétera.

Es cuestión de que jueguen limpio, por ahí se pueden encausar las cosas y logran sentarse alrededor de una misma mesa para hablar de objetivos serios. Que los dirigentes dejen de actuar afuera como lo hacen en las tribunas de los estadios, donde le meten sus tragos, se rodean de chiquillos que insultan a los árbitros o a los rivales, van a las reuniones, se exaltan y retan a puñetes al de enfrente, o simplemente en pleno palco le pegan una patada al aficionado del equipo contrario que grita con gusto un gol. Esto es fútbol, señores.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia